PELICULEROS

lunes, 3 de junio de 2013

Adiós al cine de Jota, hola a mi planeta ...


Esta fue la imagen con la que abrí 'EL CINE DE JOTA' en diciembre de 2007. Yo era estudiante de Comunicación Audiovisual en Málaga, empezaba a rodar cortos y mi cabeza estaba peligrosamente llena de pájaros que se negaban a irse.

'EL CINE DE JOTA' ha sido, durante seis años, un cajón desordenado y absurdo donde a veces contaba historias de ficción, otras mi propia vida, en algunos momentos hablaba de cine y a ratos me intentaba hacer el crítico pedante de cine comentando las películas que había visto. Como si a alguien le importara lo más mínimo ....

Hace sólo cuatro días todo cambió sin previo aviso ... y ese ha sido el mejor indicador de que hay que decirle adiós a 'EL CINE DE JOTA', hacer las maletas, dejar sus seis años de anécdotas guardados allí y mudarse a 'PLANETA JOTA' que espera ser un lugar un poco más adulto, más absurdo si cabe que el anterior y un poco más yo.

Bienvenidos a esta locura de viaje, bienvenidos a mi planeta ...

Adiós a este blog. 

martes, 9 de abril de 2013

Diez meses ...


Como casi todo lo que tiene algo de importancia en mi vida, en esta ocasión el cine también jugó un papel clave en lo que pasó. Bueno, si a eso se le puede llamar cine ... porque el 'origen' de todo, el desencadenante de los soplos en la nuca, la tuvo mi peor trabajo detrás de las cámaras, 'Placer'. El cortometraje del que más me avergüenzo fue, sin embargo, el causante de un mail en mi bandeja de entrada que venía a decir algo así: 'he visto tu trabajo y me ha gustado mucho, me ha removido. Enhorabuena'. Nada especial pero uno siempre tiene curiosidad, mal llamado eufemismo para un ego de mercadillo y saldo, por saber cómo una persona acaba dándose de bruces con tu trabajo y me armé de valor para preguntarle al chico de la barba que por qué había visto mi corto y no cualquiera del trillón que inundan internet con muestras mucho mejor que mi fracasada obra. La respuesta fue, cuanto menos, curiosa: uno de los actores de 'Placer' era su vecino y comprador habitual de la tienda donde trabajaba. Un día entablaron conversación y el actor le dijo que era .... pues eso, actor, así que el dependiente llegó a su casa dispuesto a buscar trabajos del cliente reconvertido ahora en misterioso hombre de las mil caras y así, tecleando su nombre en internet, llegó a mi historia. El nombre, y el póster con tres cuerpos desnudos follando, hicieron el resto ... eso era más que suficiente para activar un mínimo interés y poder dotar al cliente no sólo de cara y cualidades interpretativas sino también de cuerpo, atributos masculinos y sexualidad sudorosa.

Y en lugar de escribirle al actor, o comentárselo al día siguiente entre cobro y cobro de leche y condones, el chico de la barba y los ojos bonitos decidió escribirle al director, a mí, para decir que el corto le había gustado y le había removido.



Nueve meses después de aquel mail, yo me asomé al balcón de mi casa de Madrid. Mi perro, Pumba, se colaba entre mis piernas para intentar ver algo, me notaba nervioso y él se ponía aún más hiperactivo de lo que suele ser. Empezó a ladrarle a un Peugeot blanco, viejo, que estaba mal aparcado sobre la acerca un par de bloques a la derecha del mío. Fuera del coche, apoyado en la puerta, estaba el chico de los ojos bonitos pero sin barba, afeitado por completo, luciendo una camiseta de la novia de Frankenstein. Lo primero que pensé fue que se la había puesto para impresionarme, rollo 'a éste le gusta el cine, pues yo me planto encima la prenda más cinéfila que tenga para dejarle KO'. Me dio cosilla, me entraron ganas de decirle que sólo hay una cosa que me de más pereza que los monstruos de la Universal: las camisetas prefabricadas del Pull and Bear. Y él llevaba ambas cosas en una sola ...

Le saludé con la mano pero no me vio, le grité y no me conseguía localizar a pesar de que era de madrugada y un perro junto a un rubio histérico y chillón en un balcón de Lavapiés no pasan demasiado desapercibidos. Así que bajé corriendo, salté las escaleras de tres en tres y me planté delante del chico que acababa de empezar sus vacaciones y se iba de mochileo durante dos semanas por España. La primera parada era Madrid, sólo un par de días para coger fuerzas y dejar que su barba le creciera de nuevo porque en su trabajo le prohibían llevarla. Nos saludamos ...

Siete días después, su barba picaba un poco. Pero era un picor agradable, terapéutico, curativo ... Aunque mi cama era diminuta, nunca había sido capaz de dormir con alguien tan bien como con él. El sexo nunca había sido tan bueno, los silencios jamás habían resultado tan cómodos ni una respiración en la nunca tan especial. La barba seguía creciendo y el chico de la camiseta de la novia del monstruo aún no había iniciado su viaje por España.

Diez meses después seguimos escribiendo el guión de esta historia ...

lunes, 1 de abril de 2013

Botines que aprietan ...


Cuando Paco se mudó de Málaga a Madrid me llamó para contarme que había encontrado piso justo al lado de donde Leo Macías no podía quitarse los botines que le apretaban el corazón. Su nueva casa, y su nueva vida, estaban junto a la plaza de arriba y yo automáticamente me imaginé que el día en que Paco le tuviera que decir a alguien '¿existe alguna posibilidad, por pequeña que sea, de salvar lo nuestro?' podría salir corriendo de su piso y sentarse en esa fuente de agua sucia para pedirle a un yonki que le ayude a quitarse los botines porque le oprimen demasiado el corazón. Me hacía mucha gracia esa situación porque Paco es también el nombre del marido de Leo, el culpable de que la guerra que se vive en casa sea mucho peor que el conflicto de Bosnia donde él huye para no tener que enfrentarse a su mujer.


Al cabo de medio año de aquella llamada, yo acabé viviendo ahí también. No fue nada premeditado, fue pura casualidad. Un día paseaba a mi perro por la zona y acabé sentándome en esa fuente, a mí no me apretaban los botines, muy al contrario, todo había llegado a un equilibrio placentero que nunca creí que lograría. Pero fue sentarme en aquel lugar y sentir la falta de aire de Leo y de cualquier persona a la que abandonan, ese patetismo de salir a la calle y tener ganas de gritarle a todo el mundo porqué sonríe cuando tus tripas están reducidas a escombros. Y te enfadas porque hace sol y porque el mundo no se ha parado a pesar de que tu eje ya no gira ...


Leo Macías le pide a un yonki, que acaba resultando ser el hijo de una de sus mejores amigas, que le quite los botines que su marido le regaló porque ella sola no puede. Paco y yo pasamos el sábado por aquella plaza y él me la señaló, me preguntó si quería que me ayudara a quitarme los zapatos y poder respirar. Curiosamente, ese día yo llevaba unas zapatillas chulísimas Adidas de mi hermano que me regaló, me las pongo poco porque son medio número más pequeño que el mío y me aprietan un poco. Un dolor pequeño, casi imperceptible, que yo siempre tolero por la absurdez de lo bien que me quedan .... pero que, al pasar por delante de aquella fuente, creció hasta volverse insoportable. Y me sentí como Leo, con ganas de entrar al primer bar cañí del barrio para pedir un carajillo mientras Chavela Vargas canta en la televisión la desoladora 'En el último trago'. Y tuve que pedirle a Paco que sí, que me ayudara a quitarme los zapatos ...

A Paco no tuve que pagarle 5.000 pesetas por hacerlo, como Leo hace con el yonki. A Paco nunca tengo que darle nada a pesar de que él me lo da todo. Un poco más tarde, cuando los zapatos ya no apretaban, me tumbe en su sofá y le dije, 'Paquito, tú y yo somos como dos personajes de una peli de Almodóvar'. Él me miró, mientras tecleaba en su smartphone, y me dijo 'eso tú, yo estoy más entre uno de Julio Medem y de Bigas Luna'. Y nos reímos .... y el eje volvió a girar.

viernes, 22 de marzo de 2013

Españistán .....


España apesta. Toda ella, enterita, casi sin excepción. Apestan los políticos, apesta la corrupción, apesta la familia real toda ella, apesta la puta del rey, apesta el cuerpo de seguridad y apesta la cutrez y la pasividad que se respira en el aire. Y ante esto podemos hacer dos cosas, echarnos a llorar o a reír. Y el cine y el teatro siempre nos han enseñado que es mejor la carcajada en la ficción para hablar de temas tan deprimentes y desoladores. Porque hay cosas, y situaciones, que sólo el esperpento más absurdo puede emular ... y aún así pocas veces se acercará al ridículo de la realidad.

Con este panorama no es extraño que '¡Qué nadie se mueva!' se haya convertido en uno de los grandes sleepers de la cartelera teatral en Madrid. La razón es muy sencilla: cuatro cuerpos diferentes del estado (un ertzaina, un mosso d'Esquadra, un guardia civil y un policía nacional) se enfrentan a la misteriosa aparición de un fiambre con sangre azul ... y los cuatro intentarán resolver el crimen para agenciarse el mérito en una España dividida pero vergonzosamente parecida entre sus diferentes (y polémicas) partes.


'¡Qué nadie se mueva!' es lo suficientemente inteligente como para provocar la carcajada ante situaciones que en la vida cotidiana de este país han dejado de tener la más mínima gracia. Su director, Esteban Roel, sólo necesita un fiambre y cuatro actores en estado de gracia (atención al punto exacto de comedia de todos ellos, impecable desde que empieza la obra hasta que acaba) para hacer una radiografía cruel y desoladora de un país y una sociedad que hace aguas por todos lados. La comedia para hablar del drama ... hay que ser muy listo, y tener mucho talento, para hacer eso y el resultado final es de un esperpento digno de Valle Inclán .... aunque lo más triste es que ni así supera a la ridícula Españistán en que vivimos.

Recomendadísima .... en el pase en que yo estuve, el público se entregó de tal manera a la comedia que los aplausos tardaron mucho, mucho tiempo en terminar. Y atención a dos descubrimientos: un Carles Cuevas arrollador y divertidísimo y un Sergio Lombardía que hace lo más difícil que se puede hacer en comedia: interpretar a un lerdo y meterse al público en el bolsillo. Pero es que hasta el muerto lo hace bien ....

Pinchando aquí accedéis a toda la información de la obra. Prohibido perdérsela.


domingo, 10 de marzo de 2013

Come hear the music play


'El musical está matando al verdadero cabaret' dice uno de los azafatos de 'Los amantes pasajeros' en uno de los momentos álgidos de la película. Yo como soy muy bruto, y muy burro y rubio, no sé si eso es cierto o no pero de serlo hay que matizar que hay ahora mismo hay una gran resistencia en Madrid dispuesta a que el cabaret no muera. Y están resistiendo muy pero que muy bien ... porque 'La mirilla' es uno de los mejores shows que uno puede disfrutar ahora mismo en el teatro madrileño, casi dos horas de puro goce, disfrute y desvergüenza sin renunciar al sentido del espectáculo más ... pues eso, 'espectacular' en todos los sentidos de la palabra.


Siete chicas, un maestro de ceremonias y un teatro, el Garaje Lumiére, (una de las mejores salas alternativas de la capital, todo hay que decirlo) reconvertido en una sala de fiestas donde uno se imagina que en cualquier momento podría salir Liza a cantar 'Maybe this time'. 'La mirilla' es todo eso pero también es música, una banda que toca en directo, voces femeninas espectaculares, bailes, ausencia total de prejuicios, libertad explosiva, erotismo muy bien entendido y sexualidad apabullante. No hay censura alguna en este espectáculo, ni en lo que se dice ni en lo que se muestra. Es como entrar en un reservado especial en estos tiempos de mierda y oscuridad que nos ha tocado vivir ... lo que venía a decir el maestro de ceremonias de 'Cabaret': que hay un lugar donde los problemas se dejan en la puerta. Pues ese sitio ahora está en el barrio de Delicias y se llama 'La mirilla'.


Y nada sería de este show sin esas siete bellezas que se dejan el talento, el alma y el cuerpo (literalmente, hacen de su físico una herramienta más de su interpretación) en siete números individuales y tres grupales que hacen que la sonrisa (entre divertida y picarona) del espectador no se borre ni por un solo momento de su cara. Impecable y arrolladora está Maggie Civantos (a la que tengo la suerte de llamar amiga y musa) como esa desquiciada bailarina rusa de ballet que esconde una mala pécora debajo de su aparente candidez e inocencia. Atención a su baile en puntas que da hasta casi dolor sólo de verlo. Y luego está Celia de Molina ... ains, Celia de Molina. Qué gran descubrimiento, qué presencia, qué divertida, qué inolvidable está doña Celia como esa italiana en perpetuo estado de nervios, carnalidad y sentimiento puro y duro. Y yo salí enamoradito hasta las trancas de Natalia de Molina, una lolita como hacía tiempo que no veía en una obra, arrolladora en su carisma y naturalidad. Atención a Natalia que me da a mí que vamos a oír su nombre en muchísimas ocasiones.

Habrá muy pocas ocasiones para disfrutar en Madrid de un espectáculo tan hipnótico, divertido y sugerente como 'La mirilla'. Así que pinchando aquí podéis ver horarios, funciones y entrar en este cabaret donde no existen los problemas ni la crisis .... aquí todo es felicidad, sexo y espectáculo.

Un pequeño adelanto:

la mirilla cabaret-burlesque-teatro from Sergio Candel on Vimeo.

viernes, 8 de marzo de 2013

I´m so excited Almodóvar!


Ya está aquí la polémica habitual cada dos o tres años. Y es que ya ha llegado a nuestras pantallas la nueva película de Pedro Almodóvar y, como es habitual, las hienas de la cinematografía patria (y parte de los espectadores roñosos de este país) ya esperan con las garras sacadas y el veneno a puntito para recibir lo que probablemente sea el film español que más se vea a lo largo de todo el mundo en este 2013. No importa que no la hayan visto, no importa que pertenezca al género que más se agradece en tiempos de crisis, la comedia, y no importa que en nuestro cine se critique día sí y día también que nadie sabe promocionar como es debido pero luego se olvida fácilmente que Almodóvar es un maestro en eso. Lo que parece ser que importa cuando una nueva película del manchego se estrena en Españistán es intentar llevarle la contraria a la historia del cine y tirar por los suelos a uno de los directores más importantes del planeta, como si aquí fuéramos los únicos capaces de ver que él es una mamarracha y no un genio. Menos mal que la forma de rodar del de Calzada de Calatrava ya está por encima de esos aspectos extracinematográficos que, por desgracia, tanto definen su trayectoria en su propio país.

Hoy estrena la disparatada, zafia, bruta, divertidísima y maravillosa 'Los amantes pasajeros' y el gran problema ahora va a estar en el ojo del espectador y no en la propia película. Porque Almodóvar lo ha dicho por activa y por pasiva: es esta una historia ligera, casi underground, un disfrute sin complejos y hecho desde la más absoluta libertad. Un capricho de alguien que se lo puede permitir. Y eso, después de alcanzar la cima del melodrama y la tragedia, parece que se no le está permitido. Quizás sea por eso que 'Los amantes pasajeros' es una jugada maestra después de una obra cumbre como fue 'La piel que habito'. Si ésta última fue un salto al vacío (aunque no dejara de ser 100% almodovariana), mucho más lo es regresar justo después de aquella mezcla de drama y terror a 1980 (porque estos amantes tienen infinitamente más que ver con Peli, Luci y Bom que con las mujeres y el gazpacho con somníferos) para saltarse todas las barreras de la corrección política con una película que difícilmente se hubiera atrevido a rodar otro director ahora mismo. 


'Los amantes pasajeros' no es ni más ni menos que una celebración de la comedia almodovariana, llena de sus burradas, sus salidas de tono, sus coqueteos con el ridículo y sus personajes extremos e imposibles, sólo reconocibles en el particular universo del manchego. Pretendidamente ligera aunque inevitablemente profunda (el reflejo de nuestro país es sencillamente demoledor), la película es un mosaico de relaciones humanas y protagonistas delirantes pero imposibles de olvidar. Y, le duela a quien le duela, deja para el cine español tres personajes icónicos como son esos tres azafatos que deberían colmar de premios a Javier Cámara, Raúl Arévalo y un Carlos Areces que se lleva la película de calle ... bueno, él y su rebelde flequillo.

Pero el mayor premio de 'Los amantes pasajeros' es la libertad de estar rodada por un genio del cine tal y como a él le ha dado la gana. Y ya se sabe lo que pasa con las cosas hechas desde la libertad, que en este país no gustan nada.

El tráiler:

sábado, 2 de marzo de 2013

El must del momento, 'Cuando fuimos dos' o el final del amor.


Sería curioso (y sumamente masoquista) hacer un programa doble con la obra de teatro 'Cuando fuimos dos' y la película 'Blue Valentine'. Ambas historias son un viaje profundo y doloroso al inicio de una relación (con todo lo bueno que eso supone) y al final de la misma (con todo aquello positivo convertido en odio, rencor y veneno). Y no creo que sea el único que piense eso porque anoche, durante la representación  de 'Cuando fuimos dos' en 'El Sol de York', en mi fila estábamos todos con un nudo en la garganta (y alguna que otra musa mía bañadita en lágrimas) y nos costó arrancar a hablar después de los aplausos finales. Porque es muy fácil identificarte, al igual que sucedía en aquel matrimonio destrozado de 'Blue Valentine', con cualquiera de los dos protagonistas de esta magnífica pieza teatral que ofrece hora y media de intimidad, amor, odio y realidad. Y este último aspecto, la realidad, acaba siendo el espejo más doloroso en el que mirarse cuando asistes al fin de la relación entre César (un superlativo David Tortosa) y Eloy (Felipe Andrés con un personaje complicado como pocos).


'Cuando fuimos dos' no inventa nada nuevo. De hecho, iba con bastantes reservas porque uno empieza a estar ya hasta el moño de esas historias que usan un montaje paralelo para contar el principio, el desgaste y el 'adiós, hasta siempre' del amor. Pero hay algo en esta obra de teatro que te desarma, que te atrapa y que hace que finalmente asistas como voyeur a una historia que todos hemos vivido, en cualquiera de esos papeles o en cualquiera de esas situaciones (el abandono del piso común, por ejemplo, era tan parecido a lo que yo viví hace un año y medio que creí que me desplomaba en la sala y mi ayudante de dirección, sentadita a mi lado, me tendría que traer sales para reanimarme).

Y es David Tortosa quien aguanta sobre su antipático (al principio) pero vulnerable y muerto de miedo (al final) personaje de César los mejores momentos de la obra. Convertido en una bestia parda sobre el escenario, Tortosa desaparece como actor y sólo deja ver a César, con algún momento tan desgarrador y visceral (¡esas patadas a las cajas!) que por un momento pensé que el público se iba a arrancar a aplaudir en mitad de la función. Cuando no hay rastro del actor, cuando sólo puedes ver al personaje, es cuando sabes la materia prima de la que está hecho un actor ... y vaya actor.

Lo peor de 'Cuando fuimos dos' es marginarla a una historia gay. Lo es pero sólo porque lo que ocurre es entre dos chicos, todo lo demás es tan universal como la primera mirada con alguien que sabes que te cambiará la vida y la última mirada antes de decirle adiós para siempre.

Imprescindible. Pinchar aquí para ver horarios y demás. Un must en toda regla.

jueves, 28 de febrero de 2013

Y llegó la peli de terror inteligente y ORIGINAL de la década ...


Hacía tiempo que le seguía la pista a 'The cabin in the woods' por las excelentes críticas que ha tenido a lo largo y ancho de todos los festivales de género que han proyectado esta cult movie instantánea. Pero, por otro lado, el tráiler tampoco es que me apasionara y no veía en él más allá de lo que prometía ser otro slasher adolescente del montón ... Gran error, hace sólo unas horas que he visto 'The cabin in the woods' y ya puedo decir, casi sin miedo a equivocarme, que es uno de los ejercicios de terror más rabiosamente libres y ORIGINALES (sí, original a rabiar) que he visto nunca.


Esta especie de 'El show de Truman' meets 'Posesión infernal' no sólo es divertidísima y entretenidísima sino que supone el mejor reformulamiento de las claves propias del género de terror desde 'Scream' en 1996. Porque 'The cabin in the woods' no acaba siendo otra cosa que un ejercicio de estilo sobre los mecanismos del slasher adolescente, de los monstruos que lo pueblan (desde psycokillers enmascarados a hombres lobo, zombies o incluso payasos asesinos) a la vez que un sincero y honesto slasher al uso.

Puede que lo que hayas visto en esta película te suene de antes pero puedo asegurar que nunca lo han contado así. Todo es tópico en 'The cabin in the woods' pero sólo para poder permitir reírse de esos clichés (impagable lo de la puta, el deportista, el listo, el tonto y la virgen) y hacer volar por los aires todas las convenciones del género y las expectativas del espectador. Yo hubo un par de momentos en el metraje que de verdad no sabía ni tenía la más remota idea de por donde iba a tirar el guión y su juego de las sorpresas ... ¿Y cuántas veces podemos decir eso en el cine de terror?

Y ese cameo final ¡¡¡¡¡Ese cameo final!!!!!

No la dejéis escapar. Quizás sea demasiado inteligente para el espectador medio de este tipo de películas, y su aparente look inicial puede jugar en su contra haciendo que el público adulto se aleje de ella. Pero es una joya inteligente a rabiar que hay que descubrir.

El tráiler:



miércoles, 27 de febrero de 2013

Las ventajas de hacer un peliculón ...


A veces me da la sensación de que hay una regla no escrita en el cine que hace que las historias protagonizadas por gente joven parezcan un subgénero menor, menos importante, sólo hechas y disfrutables para los que están en la misma edad que los protagonistas. Es como si me dijeran que 'Amour' sólo es entendible para los ancianos o 'Beautiful Girls' para los treinteañeros. Pero ya tenemos 'Las ventajas de ser un marginado' para romper estereotipos, tabús y falsos prejuicios sobre el cine que habla de adolescentes perdidos y asustados ... porque esta historia tan universal como las ganas que tenemos, sea nuestra edad la que sea, de sentirnos 'INFINITOS'.


Me da que muchas veces en nuestra vida volveremos a esa ya mítica escena en que Emma Watson (absolutamente irresistible, encantadora, carismática y excelente actriz) se sube sobre una camioneta para sentirse infinita al ritmo de 'Heroes' de David Bowie. Porque es de esos momentos que justifica por sí solo que exista una película, porque emociona sin coartadas y porque está lleno de vida.

'Las ventajas de ser un marginado' empieza como una historia entrañablmente naïf sobre el paso de la adolescencia a la madurez pero acaba convertida en un viaje doloroso, duro y a la vez esperanzador hacia un futuro lleno de dudas pero con las cicatrices ya cerradas. Es una película que funciona como una preciosa radiografía de los adolescentes pero también como un complejo mapa de sentimientos humanos, de esos que son buenos pero también de los malos y de los peores.

Yo perdí la cuenta durante todo el metraje de las veces que se me puso el pelo de punta. Puede que lo que cuente 'Las ventajas de ser un marginado' ya se nos haya contado antes, quizás a veces hasta de mejor manera, y seguro que se nos volverá a contar muchas más veces en más películas. Pero dudo que pocas lleguen a provocar tal cantidad de emoción como ésta .... porque a todos nos han puesto la zancadilla en el instituto y todos hemos querido buscar desesperados ese lugar en el que encajar.

Bienvenida a mi vida, vas a ser una película indispensable para entenderme durante mucho, mucho, mucho tiempo.

El tráiler:

jueves, 31 de enero de 2013

¿Qué es un genio y qué películas hace?


Yo soy muy burro y a veces no me entero de nada. Pero sí hay algo que he aprendido a base de ver mucho cine, e intentar leer sobre él todo lo que puedo para después quedarme con lo que me interesa, es que los auténticos genios y maestros de este negocio son aquellos que son capaces de rodar, escribir y dirigir con absoluta libertad, sin ponerse límites y saltando al vacío constantemente sin red. No voy a sorprender a nadie si digo ahora que uno de los maestros de mi educación cinematográfica siempre ha sido Almodóvar, capaz de moldear, hasta convertirlo en oro, un material que en manos de otro hubiera caído en el ridículo más espantoso. El cine del manchego es tremendo, inclasificable, mezcla de mil películas antes vistas pero donde todo es nuevo y libre. Pues bien, recordaréis que hace ya unos cuantos años Almodóvar presentó un Oscar (mejor película extranjera) junto a Quentin Tarantino. El vídeo:



Fue una pareja extraña pero absolutamente lógica. Tarantino y Almodóvar son como las dos caras de un espejo que refleja una misma realidad: la del cineasta libre, sin prejuicios, que ha aprendido a hacer películas a base de ver mucho cine y ser capaz de usar sus referentes para dar forma a un universo propio completamente nuevo. Y ahora llega Tarantino con 'Django desencadenado' para refutar que nadie como él para hacer lo que Almodóvar lleva haciendo ya años: coger un género y hacer que el espectador ya no sea capaz de ver las convenciones propias del western sino que todo se transforme en 'tarantiniano'.


'Django desencadenado' es puro disfrute sin complejos pero a la vez una magnífica y soberbia lección de buen cine y una mejor dirección cinematográfica. Todo encaja a la perfección en un puzzle que mezcla grosería, desvergüenza, sangre, comedia, lecciones de historia, emoción, una historia de amor y unos personajes antológicos. Y nada de eso desentona, el resultado final es una sucesión de secuencias memorables hilvanadas por la mirada libre y transgresora de un Tarantino que no puede evitar impregnar de pasión cada plano que rueda.

Quentin en estado puro, con un reparto entregadísimo a unos papeles que saben que son de los que marcan carreras. Leonardo DiCaprio ya está por encima de premios y ninguneos varios en los Oscar, su villano Calvin Candie es una de las mejores creaciones de los últimos años, todo un delirio de maldad y diversión que muy pocos actores hubieran podido hacer. Y un diez para un tremebundo Samuel L. Jackson (TERRORÍFICO en toda la complejidad de su personaje) y un Christoph Waltz pasándoselo bomba a pesar de que guarda mucho de los tics de su anterior colaboración con Tarantino, aquel Hans Landa que le valió el Oscar.

'Django desencadenado' es muchas cosas pero, sobre todo, es CINE. El tráiler:




lunes, 14 de enero de 2013

El viaje emocional del cine.


Hay veces en que nos encanta analizar, despotricar, destripar, poner del derecho y del revés o revisar con lupa cada aspecto de una película para poder decir, dándonos golpecitos en el pecho, si ésta es buena o mala. Y se nos olvida demasiado a menudo que el cine no es cerebral sino visceral, que todo se reduce a si una historia te pone los pelos de punta o no, si es capaz de tenerte sentado cinco minutos después de que sobre la pantalla desfile el último título de crédito, si es capaz de provocarte ese hormigueo por todo el cuerpo que tan complicado es de explicar. Y ya está, sólo eso ... al final todas las películas se reducen a las que lo consiguen o las que no. Pues 'Bestias del sur salvaje' es de las que te embarca en un viaje emocional tan profundo y tan especial que todo lo demás, incluidos sus numerosos fallos, da igual. Lo que queda es el corazón encogido una vez que ha terminado la historia de Hushpuppy y su padre.


'Bestias del sur salvaje' es una película bellísima dentro de su fealdad, conmovedora a pesar de su frialdad, compleja en su sencillez, extraña en su hiperrealista universo. Pero sobre todo es una de las mejores y más arrebatadoras miradas que el cine ha dado del mundo de los adultos visto a través de la imaginación y la lógica de una niña (de otro mundo es lo que hace Quvenzhané Wallis, arrebatadora protagonista que es emoción pura y dura).

Se puede hablar mucho de esta película pero es una de esas historias hechas para sentirlas, vivirlas y guardarlas muy dentro. Ojalá arrase en los Oscar de este año.

El tráiler:





domingo, 13 de enero de 2013

'The Paperboy' o lo que Almodóvar iba a rodar y cayó en manos de Lee Daniels.


Tenía muchísima curiosidad por ver 'The Paperboy' por varias, y bizarras, razones: por el odio con el que la recibió la crítica especializada en Cannes (no hay nada que me guste más que una película a la que los snobs ponen a parir); porque la anterior cinta de Lee Daniels, 'Precious', me demostró que era un gran director de actores; por Nicole Kidman y porque esta historia iba a ser durante mucho tiempo el cacareado debut de Pedro Almodóvar en Hollywood.

Inédita en nuestro país (y vete tú a saber si se estrena en Españistán), esta mañana he podido ver 'The Paperboy' y la sensación que me ha quedado después de los títulos de crédito (aparte de darme inmediatamente una ducha, impregnado del asco y la suciedad que la película te transmite) ha sido la de imaginar que hubiera hecho Almodóvar con semejante material ... pues eso, tan almodovariano. Porque 'The Paperboy' es una historia donde el amor y el sufrimiento se mezclan y se complementan con una trama imposible de asesinatos, sexo, coitos en la cárcel sólo con la mirada (impagables Nicole Kidman y John Cusack follándose cerdamente sólo con los gestos) y situaciones delirantes que uno no llega a saber nunca si son cómicas voluntaria o involuntariamente (todos los fans de 'Friends' aplaudiremos ese momento en la playa que implica a una medusa y al modo en que hay que actuar si un bicho así te pica).


Este cóctel imposible de elementos es algo que sólo un director con un universo único e inimitable podría manejar con éxito. Y es una pena que Lee Daniels no pertenezca a ese grupo. Así que todo queda en un esforzado ejercicio de estilo que se empeña en ser sucio, asqueroso (en el sentido estético) y desagradable. El director no sabe qué hacer con la cámara y subordina la historia (que es potente) a su recreación de un universo podrido y repugnante. Uno se pierde entre tanto movimiento de cámara, tanta mugre y tanto cuerpo sudado y abandona así por completo el interés en lo que podía haber sido una muestra impecable de nuevo cine negro.

Eso sí, el reparto está (casi) perfecto en su desesperado intento de aferrarse a unos personajes que requerían mucha más atención del director. La función se la lleva de calle Nicole Kidman, divertidísima y patética en su recreación de la quintaesencia de la 'basura blanca' americana. Y toda una sorpresa Zac Efron, protagonista absoluto, que lucha durante todo el metraje por intentar demostrar que es un buen actor a pesar del único empeño de Lee Daniels en retratarle como un actor porno gay para fantasías pajilleras. El resto (un desconcertante pero entregadísimo Matthew McConaughey, un pasadísimo de vueltas John Cusack, o un sobrio Scott Glenn) se ajustan como pueden a una historia que podía haber dado tanto de sí que casi da rabia que terminara cayendo en las manos de Lee Daniels.

Oh Pedro, la de alegrías que nos hubieras dado tú con este repartidor de periódicos.

El tráiler:

viernes, 4 de enero de 2013

Lo mejor del 2012 ... y mis 10 imprescindibles.

Pues aquí está, como viene siendo habitual, mi 'inútil' lista de lo que para mí ha sido lo mejor del año. El 2012 ha sido flojito pero nos ha dejado algunas perlas y pocos pero brillantes momentazos. Allá vamos ...

-Mejor película: 'Shame' de Steve McQueen. Desolador y demoledor drama sobre las adicciones y el monstruo que vive en todos nosotros, por muy pulido y brillante que sea nuestro exterior. Es imposible sacarse esta película de la cabeza una vez que se ha visto ... porque todos somos un poco ese Brandon perdido y 'hambriento'. 


-Mejor director: Alexander Payne por 'Los descendientes'. Porque siempre sabe cómo mover la cámara sin hacer ruido pero componiendo el plano perfecto para hurgar en los sentimientos, siempre tragicómicos, de unos personajes grandes en su apabullante normalidad.

-Mejor actor: Michael Fassbender por 'Shame'. No podía ser otro, pocos actores como él se abren en canal por un personaje tan antipático pero suculento como Brandon. Y no, no haré bromas sobre su otra, y enorme, 'cualidad'.


-Mejor actriz: Leticia Dolera por '[REC]3. Génesis'. Icono desde el mismo momento en que coge la motosierra, el personaje de Clara sólo lo podía haber hecho una actriz libre de prejuicios como es la Dolera, auténtica batidora de mezclar emociones sin miedo a saltar de un género de a otro.


-Mejor actor secundario: Ben Kingsley por 'La invención de Hugo'. No sólo da vida al padre del cine sino que es capaz de encarnar a esa pasión absurda, incontrolable e inexplicable que una pantalla blanca despierta.

-Mejor actriz secundaria: Anne Hathaway por 'Los Miserables'. Impecable lo que hace la Hathaway: que su recuerdo sobrevuele una película de casi tres horas a pesar de que su personaje apenas aparece en los primeros treinta minutos. Su desgarrador 'I dreamed a dream' promete ser revisionado durante mucho tiempo.

-Mejor actriz revelación: Carmina Barrios por 'Carmina o revienta'. Se come la pantalla, se come al espectador, se come a la historia, se come una bandeja entera de yogures del día ... y se queda como uno de los grandes personajes de la historia del cine español.


-Mejor actor revelación: Ernst Unmhauer por 'En la casa'. Uno de los personajes estrellas del año, perverso ¿o no tanto?


-Mejor guión: 'Un mundo cuadrado' de Miguel Ángel Carmona y Álvaro Begines. Originalidad es la palabra clave de este dúo de guionistas que este año nos han dejado una de las mejores películas españolas de 2012.

-Mejor banda sonora: Harry Scott por 'Shame'. ¿Para qué decir nada si se puede disfrutar (o sufrir, porque casi duele) esta maravilla?:



-Mejor frase del año: 'La vida es tan bonita que parece de verdad' de 'Carmina o revienta'.

-Momentazo del año: un plano fijo, una canción y un subtexto que dice más que 120 páginas de diálogo:



Y como se han quedado muchos fuera, esta es mi lista de mis 10 imprescindibles del año:

-'Shame' de Steve McQueen.
-'Carmina o revienta' de Paco León.
-'Los descendientes' de Alexander Payne.
-'En la casa' de François Ozon.
-'Los hombres que no amaban a las mujeres' de David Fincher.
-'Promoción fantasma' de Javier Ruiz Caldera.
-'Argo' de Ben Affleck.
-'Un mundo cuadrado' de Álvaro Begines.
-'La invención de Hugo' de Martin Scorsese.
-'Blancanieves' de Pablo Berger.

¿Y cómo ha sido vuestro año 2012 en las salas de cine?


jueves, 3 de enero de 2013

I dreamed a dream ...


No se han necesitado más que dos años para desmantelar el supuesto boom de aquel engaño titulado el 'El discurso del rey', una de esas películas diseñadas exclusivamente para adquirir un prestigio efímero de quita y pon y ganar un Oscar. Tom Hooper arrasó (injustamente) en la temporada de premios con una obra vacía, caduca, llena de planos imposibles que lo único que hacían eran intentar ocultar un uso totalmente equivocado de la narrativa cinematográfica. 'El discurso del rey' y su responsable se convirtieron momentáneamente en las citas cinéfilas de prestigio del año porque sí, porque tenían esa etiqueta y no se les podía quitar. Dos años después, es imposible que filme y director resistan las comparaciones con verdaderos ejercicios impecables de aquel 2010 como fueron 'La red social' (que, al contrario que la película de Hooper, no deja de engrandecerse con el tiempo), 'Cisne negro' o la maravillosa 'Toy Story 3'.   Quizás por eso estaba tan escéptico ante el estreno de 'Los Miserables', la nueva incursión de Tom Hooper en el cine de prestigio acapara-premios ... sólo que esta vez me ha callado la boca.


Bueno, sería más justo decir que me la ha callado el extraordinario reparto de la película, uno de los mejores y más acertados cásting de los últimos años. Es más, me atrevería a decir que 'Los Miserables' es una magnífica película no gracias a Tom Hooper sino a pesar de contar con él como director, con esos planos rebuscados y 'modernos' en el peor sentido de la palabra, su cámara en mano innecesaria que no permite ver muchas veces qué está ocurriendo en pantalla, y su empeño por imitar al peor Tim Burton en una estética que no viene al caso en un musical como éste.

Pero ni el empeño de Tom Hooper en ser el más 'moderno' del lugar consigue echar por tierra el poderoso melodrama que se esconde detrás de cada canción de 'Los Miserables'. La historia de estos marginados sin suerte en una Francia convulsa y, valga la redundancia, miserable está por encima de la labor del director y acaba convirtiendo la película en un viaje emocional tremendo, emotivo y conmovedor sobre una época que podemos reconocer sin ningún tipo de problemas en la actualidad.


Para el recuerdo se queda una Anne Hathaway APOTEÓSICA cantando el 'I dreamed a dream', un Hugh Jackman en carne viva, el descubrimiento de la carismática Samantha Barks (los pelos como escarpias con su 'On my own') y el buen sabor de boca que dejan todos lo actores de la película lanzándose sin problemas a los brazos del drama más desgarrador (qué bien lloran todos, aunque sea en esos primeros planos criminales e innecesarios del señor Hooper).

No es la gran película del año pero volveremos muchas veces a ella en el futuro ...

El tráiler: