PELICULEROS

jueves, 5 de abril de 2012

Películas imprescindibles para afrontar el armageddon del cine español

Hace días que en redes sociales, blogs de cine, páginas especializadas y demás se anuncia a bombo y platillo el armageddon del cine español. Que si el (abusivo e impresentable) recorte de las subvenciones es más una vendetta personal del PP contra la gente del cine que una medida para ahorrar. Que si Tele 5 ha cancelado todos sus rodajes debido al panorama desolador que se presenta para los próximos meses/años. Que si hay más de un 50% de rodajes menos que el año anterior por estas fechas. Lo peor es que yo no soy de los optimistas; ojalá pensara que todo esto es un camino hacia el cambio, hacia algo mejor, hacia la tan cacareada limpieza de dinosaurios y aprovechados para dejar sólo a los verdaderos talentos. Pero no, yo sólo pienso lo que dije ya en varias entrevistas a lo largo del año pasado: el fraude era ya tan descarado y evidente que era sólo cuestión de tiempo que la burbuja estallara y nos fuéramos todos a tomar viento. Y dudo mucho que salgamos en breve de la cloaca asqueroso donde estamos metidos ahora mismo.

Por eso es bueno recurrir a las películas imprescindibles de la vida de uno ante semejante horizonte de mierda. Y yo ayer recuperé el DVD de 'El Sur' de Víctor Erice, una de esas historias que ocupan un lugar destacadísimo en mi memoria cinéfila. Viendo maravillas como ésta, uno siente que el futuro tiene el mismo color MarrónOscuroCasiMierda pero al menos se siente con más ganas para afrontarlo.

Descubrí a Víctor Erice cuando yo tenía catorce años y por culpa de Alejandro Amenábar. Me explico: el joven talento (una pena que su carrera ahora esté más centrada en ganar muchos premios que en hacer historias sacadas de sus entrañas) estrenaba 'Tesis' y todos los medios hablaban de Ana Torrent y de su mirada, esos impresionantes ojos negros descubiertos hace años por Víctor Erice en 'El espíritu de la colmena'. Me picó la curiosidad y localicé tanto ésa como 'El Sur', no sé si esperando ver un 'Tesis' de los años ochenta o qué pero el caso es que me las puse y no entendí mucho, me parecieron lentas, sin historia y un pelín somníferas ... pero me gustaron, no sabía porqué pero no se me iban de la cabeza. Fuí creciendo y las dos películas me acompañaron, cada vez que las revisaba era como volver a verlas, siempre con detalles y matices nuevos. Y claro, me hice adulto y entonces se abrieron ante mí todos los secretos de 'El espíritu de la colmena' y de 'El Sur' ... y supe porqué no se me iban de la cabeza cuando era un niñatillo, simplemente porque esas películas eran lo que yo hoy considero CINE y son el tipo de historias que yo quería contar antes incluso de que supiera que me iba a esclavizar a una cámara de cine.

Tengo que reconocer que tengo especial debilidad por 'El Sur', probablemente una de las películas que mejor, y de manera más hermosa, ha sabido plasmar el paso de la infancia a la madurez. Víctor Erice cuida cada plano con un sentido del detalle asombroso, unido todo ello a una fotografía mágica y única de José Luis Alcaine que refuerza cada sentimiento del guión de una manera que hace que sobren las palabras. Y lo mejor de todo es que uno no se da cuenta en ningún momento de que la cámara está ahí, cada encuadre es invisible pero de una belleza abrumadora e inolvidable.

'El Sur'
es un viaje hacia la ternura y la inocencia del mundo de los niños. Pero también es un trayecto hacia las decepciones, las mentiras, los engaños y las oportunidades perdidas de los adultos. Es un bellísimo poema sobre la felicidad, los sueños, la soledad y el final de una persona. Es una obra imprescindible que habla con sencillez de algo tan complejo como es la vida.

Puede que el cine español esté muriendo pero uno se siente con ganas de cambiar las cosas después de ver escenas como la de Rafaela Aparicio explicándole a la niña Sonsoles Aranguren el concepto de buenos y malos casi como si fuera un cuento. O el impecable y desolador monólogo de una Icíar Bollaín llena de verdad en el restaurante, frente a su padre.

Menos mal que existen películas como 'El Sur' que te recuerdan porqué no hay que tirar la toalla.

'Crecí como suelen hacerlo casi todos, acostumbrándome a la soledad y evitando pensar en la felicidad'.

1 comentario:

Bea Cepeda dijo...

Tengo que ver El Sur.