PELICULEROS

miércoles, 21 de marzo de 2012

Recomendaciones del día: el musical 'Tick, Tick ... Boom' y la comedia 'Cuatro estaciones y un día'.

La cosa va de recomendaciones hoy. Pero hechas desde el corazón y con la esperanza de que los pocos lectores que este vuestro blog pueda tener me hagáis caso y vayáis corriendo a la taquilla (o a internet para los que sois tan vagos como yo) y reservéis ya vuestras entradas porque estas dos obras de teatro merecen mucho, mucho, muchísimo la pena. Porque si las grandes historias son aquellas que emocionan, tanto 'Tick, tick ..Boom' como 'Cuatro estaciones y un día' son enormes.

Ayer estuvimos en el Teatro Arlequín, justo al lado del Lope de Vega, para ver a nuestro venerado David Tortosa en 'Tick, tick ...Boom', musical del creador de 'Rent' que es una bomba emocional contada a través de los ojos de Jon, un veinteañero al que le queda una semana para cumplir los temidos 30 y que malvive como camarero a la espera de poder convertir su proyecto de musical en un éxito de Broadway. Su novia Susan, que persigue una vida normal, y su mejor amigo Michael, un actor que renunció a las tablas por un brillante trabajo de ejecutivo de publicidad, le acompañan en unos días en que su vida dará un vuelco total ... o quizás no. Vale que yo me sentí identificado hasta el terror absoluto ya en los primeros cinco minutos de la obra (el prota es un aspirante a artista que se muere de hambre y que siente pánico ante el inminente adiós de los veintitantos, tal como yo ahora mismo que estoy a escasos meses de decir que tengo treinta tacos) pero la historia te lleva mucho más allá de eso. Amor, sexo, amistad, personajes que se chocan constantemente con el cristal que les separa de sus sueños, decepción, fracaso, éxito ... y muerte. Todos esos conceptos se manejan brillantemente en un libreto que equilibra con precisión la comedia y el drama a través de unas canciones que se te clavan y te hacen vibrar en el asiento.

'Tick, tick ... Boom' acaba siendo un desolador pero a la vez esperanzador himno generacional, una hermosísima carta de amor a los sueños que cumplimos, a los que dejamos escapar y por los que luchamos constantemente sin saber si tendrán un buen final. Y todo eso se lo debe el musical a sus extraordinarios tres protagonistas: un Jorge Gonzalo que es todo carisma y luz como Jon, una Laura Castrillón que llena de matices a su complicada Susan, y un David Tortosa (al que muy pronto veréis enfrentándose a Macarena Gómez en mi corto 'Ratas') que pasa de la comedia al drama con la facilidad con la que sólo lo pueden hacer los grandes. El Michael de Tortosa no es un personaje fácil porque elige la opción más discutible de todas, optar por lo fácil (brillante ese momentazo en que le preguntan '¿echas de menos ser actor?' y él contesta 'no echo de menos pasar hambre') pero hacernos comprender porqué lo hizo.

Recomendadísimo musical. No sé que hacéis que aún no lo habéis visto. Están en el Teatro Arlequín todos los miércoles, a las 20:00, y los domingos a las 21:30. Podéis consultar las entradas pinchando aquí.

Y muy cerca, en el tan de moda Microteatro por dinero, os podéis encontrar con otra sorpresa, la comedia 'Cuatro estaciones y un día' que se representa en la sala grande los lunes y los martes a las 21:00. Mi querido Sergio Mur (protagonista de nuestro cortito '3,2 lo que hacen las novias'), Alicia Rubio y Sara Martín son los tres vértices de un triángulo amoroso y sexual que reflexiona sin pudor pero con mucho sarcasmo e inteligencia sobre las modernas relaciones de pareja y lo complicado e imprevisible que es el amor ... y lo infinitamente superiores que siempre serán las mujeres en relación a los hombres.

'Cuatro estaciones y un día' esconde, bajo su aparente tono de comedia ligera de enredos, una mala baba muy aguda y una disección acojonante sobre los mecanismos absurdos del ser humano enamorado. Todo es ilógico cuando el corazón (y el pene) mandan pero todo se vuelve perturbadoramente lógico cuando se deja de lado lo que la normalidad exige y se deja que manden los sentimientos. Y todo esto se cuenta en apenas una hora y gracias a unos diálogos llenos de chispa, rápidos, sarcásticos, inteligentísimos y que hacen que el público interrumpa varias veces la función con aplausos espontáneos.

Pero claro, unos diálogos sin unos actores que les den verdad no son nada. Afortunadamente no es este el caso. A Sergio Mur lo vemos en un registro cómico insospechado en él pero que resulta que domina a la perfección, convirtiéndose en un atolondrado semental sobre el que recaen los mejores y más aplaudidos golpes de risa de la historia. No es nada fácil ser un buen actor de comedia ... pues el señor Mur demuestra aquí ser un GRAN actor cómico, a ver si le vemos más por ese género porque merece mucho la pena. Alicia Rubio me enamoró, pocas veces me pasa eso de ver por primera vez a un actor/actriz y decir 'me muero por trabajar con él/ella' pero en el caso de Alicia tuve esa sensación desde que entra en escena. Impecable su trabajo y la verdad que transmite diga lo que diga. Y Sara Martín completa este peculiar triángulo con un personaje aparentemente duro e insensible al que poco a poco va desnudando de capas hasta dejarla expuesta por completo. Muy buen trabajo el de Sara, equilibra a la perfección el trabajo de sus compañeros y le da un último sentido a la historia que se cuenta.

No os quedéis sin verla, os recuerdo que la tenéis en Microteatro. Podéis consultar toda la información pinchando aquí.

Pues eso ... ¡¡¡qué corráis a verlas!!!

No hay comentarios: