PELICULEROS

lunes, 2 de enero de 2012

Año nuevo, trío nuevo en internet.

Hace un año empezó la distribución de '3,2 (lo que hacen las novias)' y yo estaba, literalmente, cagado de miedo. Muchos amigos me preguntaron qué esperaba con este corto y yo fuí muy sincero y muy tajante: que este trabajo me diera una señal de que todo esto iba a algún sitio. Si no la recibía (qué místico todo ¿verdad? si es que los cinéfilos sufrimos mucho por estas cosas) colgaba el tema del cine por un tiempo largo.

La distribución empezó floja, por no decir que de manera catastrófica. Los festivales no parecían muy interesados en '3,2 (lo que hacen las novias)' y no tardó mucho en que la polémica empezara a acompañar a las proyecciones. 'Que si es demasiado atrevido, que si hay mucho sexo, que si el personaje de ella es una hija de puta, que si el momento de la paja es demasiado incómodo, que si es el mismo cine español de siempre lleno de tetas y culos' son cosas que escuchamos ojipláticos. De hecho, nos llegamos a preguntar si nos habíamos equivocado a la hora de contar en imágenes el guión porque no nos planteamos nunca el corto como algo polémico sino como una historia de sentimientos con el amor y el desamor como telón de fondo.

Pero entonces empezaron a seleccionarnos en festivales y se acabó la sequía. Y el corto empezó a verse y a llegar al público, que era lo que queríamos todos los implicados en él. A día de hoy, medio centenar de festivales en todo el mundo (desde España a EEUU, pasando por Japón, Bélgica, Francia, Portugal, Chile, México o Argentina) lo han proyectado y ha sido premiado en diez ocasiones. Ha suscitado todo tipo de críticas, tanto buenas como malas, desde especialistas que han alabado su sugestión hasta otros que lo han acusado de explícito y excesivamente sexual. Cosa rara esto del cine.

Yo me quedo con todas las cosas que '3,2 (lo que hacen las novias)' me ha dado. Durante el rodaje conocí a gente que hoy ya son amigos. Cumplí el sueño de trabajar con Marta Hazas y Sergio Mur y de repetir con Juan Caballero. Pude verlo proyectado en la pantalla del cine más mítico de España, el Capitol. Me ha permitido viajar, conocer gente estupenda, compartir festivales con auténticos cortazos y con profesionales que te enseñan que los mejores son los más autoexigentes y los que ponen más corazón en sus trabajos. Y el miedo sí que se fue un poco porque hubo señales de que esto empieza a encaminarse hacia algún sitio.

Y ha llegado el momento en que '3,2 (lo que hacen las novias)' se lance al vacío y sin red. Es decir, ya esta disponible a un solo click en mi página de Vimeo. Lo que voy a decir es muy manido pero el corto ya no nos pertenece al equipo sino al espectador que va a decidir si lo que hicimos fue un buen trabajo o no. Así que disfrutadlo y, si os gusta, compartidlo por vuestros facebooks, twitters, blogs, páginas personales y demás sitios molones de nuestra generación.

Aquí está '3,2 (lo que hacen las novias)':

3,2 (lo que hacen las novias) from Jota Linares on Vimeo.

3 comentarios:

Irene L. Navarro dijo...

Miedo 0, este corto, su guión, sus planos, su forma de contar, las interpretaciones...todo en él lo hace único y francamente maravilloso.Sólo hay q tener dos ojos en la cara y un minimo de inteligencia para valorar positivamente este corto tan fantástico...quien no lo haga...como diria mi abu alicantina "puta envidia, nena". Suerte Jota xq te lo mereces

Alfins dijo...

Pues como "copropietario" del corto que soy, contarte que mi parte de la promoción no puede estar saliendo mejor.
La mitad de la gente a la que "he obligado" a verlo han terminado pidiéndome que te diga que: cojonudoenlagarganta.
La otra mitad, preguntada por qué tal vuestro trabajo, solo pudo responder... MARAVILLORO.

P.d. Sácanos de dudas (hay apuesta en juego), la manera de aparecer el título en los créditos iniciales es cosa: de Roberto, tuya o de ESTE: http://www.youtube.com/watch?v=JLhLCfnMpOs

Jota dijo...

Alfins, gracias mil por tus palabras que no sabes cómo se agradecen, :)

Fue idea mía, por cierto. Me pareció curioso que al principio no les viéramos las caras, incluso durante los primeros segundos te crees que son sólo dos personas. Pijadas de estas modernas, ya ves.