PELICULEROS

sábado, 23 de julio de 2011

Cómo hacer una foto de dos chicos besándose en la puerta del local más facha de España.

La idea surgió cuando conducíamos la semana pasada rumbo a Madrid desde Málaga. Ali, Edu y yo íbamos en la Manoli (sí, el coche de Ali tiene nombre) cuando pasamos Despeñaperros y fuímos deslumbrados por los colores amarillos y rojos de "Casa Pepe", probablemente el local más facha, y por ello más famoso, del país. Por si alguien ha estado fuera del planeta Tierra durante los últimos años, "Casa Pepe" presenta, como podéis ver en la foto de arriba, una decoración que haría las delicias de cualquier defensor de los derechos humanos y civiles. Aquello parece un zoo con tanta águila repartida por todo el local.

Ali propuso parar para hacernos una foto delante de la venta pero íbamos pillados de tiempo y decidimos hacerlo a la vuelta. Así que dos días después, y con la resaca del estreno de "3,2 (lo que hacen las novias)" en el Capitol, volvíamos a casa y cogimos el desvío que hay justo antes de Despeñaperros para entrar en los oscuros dominios de "Casa Pepe".

Llegamos, dejamos el coche abierto por si necesitábamos escapar a toda prisa y Ali cogió su cámara de fotos para inmortalizar este momento entre Edu y yo:

La verdad es que durante un momento aquello me recordó a "La matanza de Texas": un caserón perdido en medio de la montaña, unos jóvenes haciendo el capullo y unos dueños de la casa completamente locos / fachas / nazis que de repente aparecen y nos pinchan las ruedas del coche para que no escapemos y poder darnos nuestro merecido. Ya me veía al dueño de "Casa Pepe" saliendo corriendo de la venta con una motosierra en la mano y vestido con un delantal de los que vende en el interior (pinchar aquí porque la imagen es completamente real, lo que hace que de aún más miedo). Y nosotros acabábamos atrapados en "Casa Pepe" y descubríamos un sótano donde el dueño acumulaba los cuerpos de invertidos, de hippies, de socialistas, de mujeres que se piensan que son iguales que los hombres, todos ellos culpables de haberse perdido antes de llegar a Despeñaperros y de entrar a pedir ayuda en "Casa Pepe". Pero lo peor llegaría cuando consiguiéramos internarnos en la casa particular del dueño y encontraríamos el cadáver de Franco embalsamado y vestido con su traje de militar, sentado en una mesa en la que se acumulan los restos de las víctimas a modo de cena falangista.

Todo eso pasó por mi cabeza mientras Ali nos hacía la foto pero la verdad es que conseguimos salir de allí sanos y salvos. Aunque creo que al dueño de "Casa Pepe" no le va a hacer ni puta gracia encontrarse con este blog.

domingo, 17 de julio de 2011

Crónica de una noche de estreno que acaba con una serenata debajo del balcón de Alaska y Mario.

Así de este rollo, en plan Thelma y Louise, salimos el miércoles pasado desde Málaga rumbo a Madrid con parada nocturna en Granada. Pañuelos en la cabeza, gafas de sol molonas, una pistola en el bolso por si algún camionera intentaba violarnos en el camino, condones por si nos encontrábamos a Brad Pitt con sombrero de cowboy y muchos nervios para cubrir todos los kilómetros que nos separaban de la capital. Pasamos de avión, tren y bus, preferimos montarnos en el cascado Peugeot de Ali y así llegar a uno de los días más importantes de nuestro cortito "3,2 (lo que hacen las novias)": el pasado jueves se proyectó en el mítico Cine Capitol de Madrid dentro de la cuarta edición de "Córtate".

El miércoles por la tarde llegamos a una Granada con un clima sorprendentemente agradable. Se nos había olvidado lo mucho que la ciudad de las tapas nos gusta, cómo se para el tiempo entre calles empedradas y llenas de pivotes asesinos que odian la chapa del coche de Ali. Pocas pero provechosas horas en Granada, al día siguiente tocó desayunar delante del hotel donde Carmelo Gómez y Ruth Gabriel echan el polvo del siglo en "Días contados" y después pusimos rumbo a un Madrid donde nos esperaban amigos que son hermanos.

Y en cuanto pusimos un pie en el barrio de Tribunal todo se precipitó. Overbooking absoluto en el piso de Pili para restaurarnos todos y estar a las 20:00 en punto en la puerta del Capitol, dos horas antes de la proyección. Los chicos de "The house of films", con Gorka León a la cabeza, nos tratan genial y nos hacen sentir especiales y, en mi caso, sentir que he subido un escalón más, pequeñito pero uno más al fin y al cabo, en la corta carrera que empecé en 2006 con "¿A quién te llevarías a una isla desierta?" cuando estrenamos aquel primer trabajo en un bar de Málaga.

Podría soltaros un rollo trascendente y gafapasta pero prefiero decir que me cagué de miedo cuando la fotógrafa me llevó dentro de la sala del Capitol para hacerme las fotos promocionales. La sala estaba vacía y estar allí, de pie, delante de esas 1.300 butacas impresiona mucho. Acojona, mejor dicho. Vamos, que se me pusieron de corbata y a la pobre fotógrafa le costó que no saliera en las fotos con cara de pánico.

Poco después la sala presentaba este aspecto:

Poco más que decir porque las palabras sobran para describir lo que se siente viendo tu corto en esa pantalla. Lo que más me sorprendió fue que todos los espectadores del Capitol, y eso que estaba lleno hasta la bandera, mostraron una predisposición absoluta a divertirse y disfrutar de los trabajos, dejarse llevar por las historias y convertir el ambiente en una fiesta cinéfila. A esas alturas mis nervios ya se habían ido a tomar por culo, menos mal que al menos no tuve que salir a presentarlo, el vídeo que nos hicieron grabar días antes fue el que presentó "3,2 (lo que hacen las novias)" ante lo más de mil espectadores del Capitol. Vedme haciendo el capullo:


Por cierto, de los otros cinco cortos que se proyectaron me quedo con el magnífico "A solas" de Francisco Javier Rubio, una explosiva y estremecedora mezcla de géneros que consiguió que me sorprendiera y que después del pase estuviéramos un rato hablando de los acojonantes resortes que Javier utiliza para meter al espectador en una cosa que empieza siendo comedia y acaba resultando una escalofriante radiografía de la hipocresía humana. Brillante el trabajo de "A solas".

¿Y cómo siguió la noche después del Capitol? Pues con un reencuentro entre amigos que empezó en el Larios (de 10 fue la fiesta que nos prepararon allí los chicos de "The house of films") y acabó en el Charada a ritmo de sevillanas house al lado de un Quim Gutiérrez pletórico. Eso sí, nos indignamos un poco cuando salimos de madrugada del bar y buscamos un bar para desayunar ¡¡y no encontramos ni uno solo en toda Gran Vía ni alrededores!! ¿Consecuencia? Nos encontramos por casualidad con el mítico balcón de Alaska y Mario (y es que esos flamencos rosas son muy reveladores) y les cantamos una serenata con la voz más aterciopelada que una noche llena de copas puede ofrecer.

Muy grande la noche, muy grande ...


lunes, 11 de julio de 2011

Primo, vámonos pa´Madrid.

Hace un año, el 13 de julio, me despedía de Madrid después de unos meses extraños pero muy provechosos. En la capital dejaba viejos amigos que se convirtieron en hermanos entre cañas en la Latina y noches de Trivial en Cartagena 99 pero también nuevas incorporaciones que han cobrado gran protagonismo en la sitcom de mi vida.

Aquel 13 de julio le decía a la capital "ahí me voy otra vez, ahí te dejo Madrid" con un plan muy especial : Manolator y yo fuímos al cine Capitol invitados al estreno español de "Pesadilla en Elm Street". Fue una noche divertidísima que ya comenté por aquí y durante la que desconocíamos por completo que un año después volveríamos a ese cine pero con un plan muy distinto pero aún más especial. Justo aquel 13 de julio ya teníamos listo un primer montaje de "3,2 (lo que hacen las novias)" pero aún faltaban cuatro meses para que nuestro corto viera la luz. Poco podíamos imaginar que un año después, el próximo jueves 14 de julio, volveríamos al Capitol pero esta vez para presentar nuestro trabajo en la pantalla de cine más mítica de España.

Pues sí, sólo quedan tres días para la presentación de "3,2 (lo que hacen las novias)" en la cuarta edición de "Córtate" que se celebra en el Cine Capitol, en la Gran Vía Madrileña. Será a las 22:00 y las entradas cuestan apenas 2 eurillos de nada, el precio de una caña pero con la diferencia de que en lugar de una borrachera se os asegura ver seis cortos en pantalla grande, dos de ellos de estreno absoluto. Yo no encuentro un planazo mejor para aliviar los calores de las noches de verano madrileñas.

Podéis encontrar toda la información del evento en la página web de "The house of films" que organiza "Córtate". Ya lo sabéis, tenéis una oportunidad única para ver cómo Marta Hazas, Sergio Mur y Juan Caballero se montan un trío muy especial en una de las pantallas más emblemáticas de nuestro país.

Nos vemos el jueves en el Capitol.

domingo, 3 de julio de 2011

Balance de la noche: un premio, un iPhone roto y una resaca monumental.


Yo no tenía anoche otra intención que llegar a casa del curro, ponerme el pijama de Mickey Mouse y ver "Fuego en el cuerpo" en la Sexta 3. Pero las cosas se "torcieron" (y ojalá que siempre se tuerzan así) y no sé cómo el balance que he hecho esta mañana cuando me he despertado de la noche anterior ha sido curioso: un premio al mejor cortometraje, un iPhone roto y una resaca de las que hacen historia.

Anoche se celebraba el IV Certamen de Cortometrajes de la Axarquía y nuestro "3,2 (lo que hacen las novias)" era uno de los siete finalistas que optaban a premio. Creo que nunca he estado tan seguro de que nos íbamos ir de vacío, sobre todo porque nos enfrentábamos a pesos pesados como "Reconciliación" de Adel Khader o "Terapia de choque" de Salva Martos. Yo no podía ir a la gala de entrega de premios porque trabajaba así que mandé a la mejor representación posible del equipo del corto, Eduardo A. Carballo. Total, que cuando volvía en el bus a casa, y ya eran casi las 12 de la noche, le mandé un mensaje al móvil a Edu para preguntarle quién había ganado, él lo recibió y sacó su iPhone para leerlo. Justo en ese momento se anunció el ganador del primer premio del jurado ... y resultó que era "3,2 (lo que hacen las novias)". A Edu se le cayó el iPhone de la impresión y pudo así sentir algo parecido a que tu hijo se te caiga de los brazos y se abra la cabeza contra el suelo. En un momento habíamos ganado un premio y habíamos perdido un iPhone.

Un rato después recibo la llamada y me dan la noticia. Me dan ganas de besar al albañil que va sentado a mi lado en el bus. Salva, director de "Terapia de choque" y amigo, me da la enhorabuena y me maldice desde el otro lado del teléfono por no estar en la gala. Encima me dicen que hay barra libre en la fiesta posterior. Manda cojones, siempre me pierdo los mejores "saraos", yo que he sido la Massiel de toda fiesta que se precie. Obviamente el plan de ver "Fuego en el cuerpo" con el pijama de Mickey Mouse ya no me parece tan atractiva así que quedo en que Edu me recoja en coche después de la gala y tomarnos un par de cañas en el centro con unos amigos. La cosa se anima, nos encontramos en el Alquimia con Adel, director de "Reconciliación", y con Leti y Rocío, las dos genios que se están encargando de la distribución de mi corto. Y a partir de ese momento lo último que recuerdo es un chupito con unas gominolas dentro ...

Esta mañana me he despertado con la sensación con la que se tiene que levantar todas las mañanas Paquirrín. Eso sí, creo recordar que la noche mereció la pena ... creo recordar.

Y todo el equipo tenemos que agradecerle enormemente a Adel Khader el enorme trabajo que está haciendo a través de la división "Jóvenes realizadores" de su productora. Adel se ha convertido en uno de los pilares del audiovisual andaluz y está potenciando desde "Jóvenes realizadores" la distribución de cortometrajes de gente joven, dándoles visibilidad y aportando trabajo, profesionalidad y un enorme respeto por el mundo del corto. Pero Adel también es director y os recomiendo que le echéis un vistazo a "Reconciliación", su último corto, que el año pasado se quedó en las puertas de ser nominado en los Premios Goya. Este trabajo lleva un carrerón festivalero tremendo y demuestra que la perfección casi enfermiza de Adel por hacer bien su trabajo se traduce en una impecable puesta en escena, una dirección de actores de hierro y un acabado formal que sabe equilibrar el clasicismo más elegante con las últimas filigranas visuales que tanto nos gustan. Muy recomendable, a mí me dio mucha vergüenza que anoche nuestro pequeño corto le ganara a un trabajo tan redondo como "Reconciliación".

Bueno, y ya en otra ocasión os comentaré lo mal que llevo esos veintitantos años que me cayeron el pasado 1 de julio. Horror vacui.