PELICULEROS

martes, 1 de noviembre de 2011

Crónica de un rodaje y de un premio inesperado.


Así acabó el guión de 'Ratas' el segundo día de rodaje. Lleno de manchas rojas, hecho una pena y destrozado. Y así terminamos todos, destrozados y exhaustos. Ha sido un fin de semana intenso,durísimo y lleno de emociones, cual montaña rusa de parque de atracciones. Y han sido días de aprender. Es lo que tiene ser el más inexperto de un equipo técnico y artístico de veinte personas y poder empaparte de cada uno de ellos, absorbiendo y disfrutando de todos los detalles y gestos que me han regalado.

Siempre que termino un rodaje me quedo agotado, psicológica y físicamente. Y uno siempre tiene la sensación agridulce de no haber estado a la altura del equipo, de haberles pedido un esfuerzo sobrehumano simplemente por amor al arte. Ver cómo un grupo de personas se encierra un fin de semana entero renunciando a su tiempo libre a cambio de nada es muy jodido, sientes que les estás explotando de mala manera y que estás caminando por una línea muy delgada que te puede hacer caer peligrosamente en el lado de decepcionarlos, en lo personal y en lo profesional. Nunca me canso de repetir que no me compensa en absoluto que un cortometraje acabe teniendo un resultado brillante si una sola persona del equipo se ha sentido mal durante el rodaje. Por eso todo cortometrajista acaba metiéndose en un berenjenal cada vez que levanta un proyecto.

Hace apenas dos meses que nos pusimos en marcha y parece mentira que ya haya terminado el rodaje. Y que sepáis que quien os diga que 'Ratas' es un corto mío os miente, es un trabajo que casi pertenece más a Lydia Ruiz y a Manuel Pérez Pavón que a mí. Lydia ha sido mi ayudante de dirección, mi jefa de producción, mi amiga, mi pañuelo de lágrimas, mi apoyo, el pilar básico sobre el que se ha levantado el corto. Y Manolo, como siempre, ha sido el culpable de que todo llegue a buen puerto, de que todo el equipo esté contento, de hacer las cosas fáciles a pesar de parecer imposibles, de hacer magia con la luz, de aportar simpatía y buen rollo a un fin de semana matador y durísimo. Sin ellos dos no se hubiera podido materializar el guión de 'Ratas', hubiera sido imposible.

Con este corto he cumplido un sueño: dejarme de dramas profundos para tirarme de cabeza a rodar una gamberrada, una historia que respeta los temas que me interesan pero que a la vez se libera de prejuicios y se mete de lleno en el más absoluto de los delirios. Y he conseguido rodearme de un trío de actores que son el sueño de cualquier director.

Dirigir a Macarena Gómez ha sido dirigir a una de las actrices con la que siempre quise trabajar. Me imponía mucho tenerla delante pero ha sido una SORPRESA, con mayúsculas, encontrarme con una actriz generosa, divertidísima, que se preocupaba por todos, que no paraba de sugerir y de dar soluciones a los problemas que se nos presentaban. Una actriz todoterreno que es la generosidad personificada. Impecable trabajo el que ha hecho dando vida a Nani.

Con David Tortosa tenía unas ganas locas de trabajar y ha cumplido, y superado, todas mis expectativas. David no sólo tiene un carisma acojonante sino que encima es un actor lleno de matices, de personalidad, de genio, capaz de aportar comicidad y dramatismo a un personaje que bordea el surrealismo. David ha acabado convirtiéndose en el ángel del rodaje de 'Ratas', la sonrisa en la que todos nos refugiábamos para dejar de sentirnos presionados o agobiados. Dirigir a David hace las cosas tan ridículamente fáciles que uno se plantea darle la codirección del corto o algo parecido.

Y siempre es un placer repetir con Juan Caballero, sobre todo porque te transmite ya una seguridad aplastante en la relación director-actor. En 'Ratas' hemos bromeado con el pelo de Juan, y es que nuestra simbiosis ha ido paralela a su longitud capilar. La primera vez que curramos juntos, en 'Placer', Juan iba rapado. La segunda ocasión, en '3,2 (lo que hacen las novias)', ya tenía el pelo corto. Y ahora, en 'Ratas', luce melena a lo Camarón. Suerte que su genio interpretativo sigue intacto. Grande Juan, siempre dispuesto a tirarse a la piscina de cabeza y bucear en las locuras que le pido.

Gracias también al resto del equipo. Con los que he vuelto a repetir (Jesús, Paco, Sara, Pili, Edu) y con los que he trabajado por primera vez (Chon, Paco, Isaac, Circe, Edy). Todos ellos han sido el alma y el corazón de este cortometraje y a todos ellos les debo mucho, muchísimo.

Por cierto, que el primer día de rodaje vino cargado de buenas noticias. Y es que nuestro anterior cortito, '3,2 (lo que hacen las novias)', ganaba el pasado viernes el premio RTVA al mejor corto andaluz en el XIV Festival de Cortometrajes de Jerez. Una alegría inmensa que se merece un post. Pero será otro día.


3 comentarios:

Bertoff dijo...

Deseando poder ver Ratas estoy ya!!! :D

Maria Pineda Palencia dijo...

Acabo de ver 3,2 y ya estoy loca por ver "Ratas". Suerte y mucho ánimo para lo que queda!! un abrazo

Bea Cepeda dijo...

ay, pero qué bien!!!! Me emociono solo de leerte!!! Qué bonito todo!!!