PELICULEROS

jueves, 21 de abril de 2011

Regreso a Woodsboro ... "Scream 4" o cómo sobrevir al remake de una película de terror.

Ha costado pero he conseguido llegar al estreno de "Scream 4" sin leer ningún spoiler de la película y lo más virgen posible respecto al argumento o las escenas de muerte. Por no saber no sabía ni uno solo de los asesinatos ni quien protagonizaba el prólogo. No ha sido fácil, hoy nos dirigíamos desde el Burguer King hasta el multicines Vialia de Málaga e hice que todos diéramos un rodeo bordeando el centro comercial para así evitar a la gente que estaba saliendo de la sala en ese momento. ¿Paranoia? ¿Frikismo elevado a su máxima potencia? ¿Desesperación por ver una película que llevaba 11 años esperando? Llamadlo como queráis pero lo conseguí, pude sentarme en la butaca con la información justa y necesaria sobre "Scream 4".

Una cosa es obvia, nosotros no somos los mismos espectadores adolescentes que en el 97 íbamos en pandilla a ver el primer "Scream", la mayoría vírgenes y con la cara en pleno apogeo grasiento por culpa del acné. Y el cine de terror que se parodiaba en la primera trilogía tampoco es el mismo, el slasher tuvo su apogeo y su muerte y en esta última década los aficionados al género hemos sufrido incontables películas sobre niñas japonesas con el pelo largo y con muy mala leche, remakes de absolutamente todos los filmes de horror de los 80 y los 90, muy buenas historias de terror -como el primer "Saw"- que pierden todo su valor por culpa de incontables e innecesarias secuelas ... Todo es diferente, cuando el primer "Scream" se estrenó pocos teléfonos móviles veíamos por la calle, internet era algo extraño y peligroso y, tal y como dice mi amigo Salva Martos, nuestra generación ha sido la última en tener algo parecido a la inocencia. "Scream 4" ha llegado a nuestras vidas corriendo el peligro de haberse quedado anclada en el pasado, de ser una película donde un tío con una careta ya no puede provocar el más mínimo escalofrío en unos espectadores acostumbrados a todo tipo de burradas. Y sin embargo Wes Craven, director, y Kevin Williamson, guionista, han sabido adaptarse a todos los cambios que el género y nuestra propio vida han sufrido (con facebook a la cabeza), han reinventado las reglas y han creado una cuarta entrega que es toda una fiesta para los fans de Ghostface aunque no tanto para el simple espectador de a pie.

"Scream 4" no se anda con tonterías, durante los primeros diez minutos te deja claro que estás dentro de un macabro juego de cine dentro del cine en el que nada es lo que parece y donde la violencia va a estar mucho más presente que en la trilogía original, nada extraño teniendo en cuenta que desde que vimos a Ghostface por última vez hemos sido testigos del nacimiento de un nuevo subgénero, el porno-tortura, con "Hostel" y "Saw" como máximos exponentes.

La historia nos lleva al lugar donde empezó todo en 1996, Woodsboro, el pueblo natal de Sidney Prescott (una Neve Campbell que deja ver en todo momento que la única razón por la que hace la película tiene un montón de ceros) que vuelve a su hogar para presentar su último libro, un manual de autoayuda en el que explica su traumática experiencia con diferentes asesinos en serie. Allí se reencontrará con Dewey (David Arquette), ahora convertido en sheriff del pueblo, y con Gale Weathers (Courtney Cox), retirada del mundo del periodismo e incapaz de escribir un nuevo libro. El regreso de Sidney coincidirá con una nueva serie de asesinatos en los que se verán implicados un grupo de adolescentes obsesionados con las nuevas tecnologías y que deberán aprenderse las reglas de los remakes porque ellos mismos se convertirán en involuntarios protagonistas de uno de ellos.

El primer problema que nos encontramos en "Scream 4" son los personajes, y es que hay demasiados. Por un lado tenemos al trío protagonista, Sidney, Gale y Dewey, completamente desaprovechado, en especial los dos últimos. Y por otro están los nuevos fichajes, como Jill (brillante Emma Roberts) o Kirby (una fantástica Hayden Panettiere). ¿Cuál es el problema? Pues que uno tiene la sensación de que en el guión no se ha sabido si apostar por los de siempre o por los nuevos y al final todos están desdibujados y en tierra de nadie. Esto es extraño porque en los primeros cinco minutos de "Scream 4" uno de los personajes precisamente critica que en las insufribles secuelas de "Saw" te da igual que alguien muera o no porque los personajes no están desarrollados.

El segundo gran problema de esta cuarta entrega es que tiene el humor justo y necesario pero en ocasiones aparece en el momento menos oportuno. Y aquí entramos en otra contradicción: en el prólogo de "Scream 4" Ghostface le advierte a su primera víctima que no está en una comedia sino en una película de terror. Sin embargo, algunos de los asesinatos posteriores pierden toda su eficacia por ciertos chascarrillos finales que no vienen al caso y que derivan peligrosamente hacia la comedia al más puro estilo "Scary movie".

Por todo lo que estoy diciendo puede parecer que esta esperadísima película (sólo hay que leer las tres últimas entradas de este blog para comprender mi fanatismo por la saga) me decepcionó. Nada más lejos de la realidad. Cierto que no cumplió mis -altas- expectativas y que creo que no está al nivel de "Scream" o "Scream 2", pero la verdad es que uno no puede hacer otra cosa ante "Scream 4" que dejarse llevar por su espíritu festivo y su tremendo respeto hacia el fan de la trilogía original. La película es una inteligente reflexión sobre estos últimos diez años en el género de terror pero, sobre todo, es una mirada despiadada sobre los adolescentes descerebrados de hoy en día, esos que viven enganchados a internet y que reclaman a gritos sus quince minutos de fama. Y cuando digo despiadada es despiadada y sin concesiones, una crítica social encubierta que ya quisieran para sus películas Ken Loach o Fernando León de Aranoa.

"Scream 4" cobra todo su sentido en sus últimos veinte gloriosos minutos, todo un recital de sangre, violencia, diálogos ingeniosos y giros retorcidos de guión nada gratuitos. Porque esta es una película con sus fallos, muchos, pero a la que no se le puede negar estar rodada sobre un guión sólido que nos regala algunas escenas de terror brillantes y muy sangrientas (¡ese dormitorio regado de sangre!) y con un conocimiento absoluto sobre el propio género de terror del que se ríe pero a la vez pertenece.

¿Habrá nueva trilogía? Pues espero que NO. Este reencuentro ha sido perfecto para que los fans volviéramos a Woodsboro, para que nos encontráramos con personajes tan míticos como la superviviente Sidney o la trepa Gale, para revivir esas emociones que nos hicieron quemar el VHS con los amigos a finales de los 90. Pero si hay una quinta o sexta parte la propia "Scream" acabaría cayendo en el error de las películas de las que se ríe, destruir su reputación sólo para hacer caja. La historia no da para más, seamos sinceros.

Termino esta actualización del blog con esta brutal foto promocional con las nuevas incorporaciones de "Scream 4" y el gran Ghostface:

El tráiler:

3 comentarios:

Bertoff dijo...

Suscribo todas y cada una de tus palabras!! no puedes estar más en lo cierto!!! Yo me lo pasé en grande pero precisamente porque la película brindaba momentos que los que conocemos la trilogía original nos podíamos tomar como guiños o chascarrillos graciosos (obviamente cualquier espectador sin conocimiento anterior pues le darían muchos de los comentarios y situaciones igual), algunas veces incluso creía estar viendo la propia parodia, sobretodo en las escenas protagonizadas por los adolescentes y en particular cada vez que Trevor, el ex novio, entraba en escena, no sé si sería cosa mia pero realmente me parecía que el propio personaje en sí invitaba a la carcajada!!

En definitiva, un maravilloso reencuentro con un giro final increíble pero con unos protagonistas muy muy muy desaprovechados!!

Miguel Sánchez Ibáñez dijo...

Magnífica crítica. JOe, me han entrado ganas incluso de verla, y todo :P a mí, que soy antiterror declarado.

Alfins dijo...

Pues ya la he visto y:

1)Está claro que intentar llegar al cine con la mirada lo menos contaminada posible no te garantiza que aquello que vas a ver sea mejor.
2)Ahora, eso sí, después de vista si me gusta leerme todo lo que pille y me parece alucinante que no haya visto escrito en ningún sitio que uno de los momentos más terroríficos de esta última entrega (y no desvelo nada importante)es: la aparición de... MARY MCDONELL (¡Diossss qué bote di en el cine!)
3)Coincido, en gran parte, con lo que la gente (tú incluido) destaca como lo mejor y peor de la peli, pero he llegado a leer hasta que las partes menos logradas se deben a la colaboración, no acreditada, del guionista de la tercera, ¡cómo sois los muy fanses! de verdad ;-)
4)Sobre lo de Loach y León de Aranoa podríamos entretenernos un buen rato pero sólo te diré que he visto pelis de ambos que me han dado mucho más miedo (y algunas hasta más risa) que SCREAM 4, así que valga lo uno por lo otro.
5)Conseguí arrastrar al cine a tres generaciones de mi familia (por tu culpa, por tu culpa, por tu gran culpa... jeje) y he de decirte que la única que averiguó quién/es se escondían esta vez detrás de la máscara de Ghostface fue... MI MADRE!!! (igual va a ser por aquello que es de la quinta de Wes, por cierto, cómo mola que un tipo de más de 70 siga haciendo pelis de éstas).

P.d. También creó que la fórmula está agotada pero sé sincero, mañana mismo recibes una oferta para dirigir la 5ª, no me digas que no te entrarían las dudas :-P