PELICULEROS

domingo, 27 de febrero de 2011

"Los chicos están bien" o la película que Intereconomía no quiere que veas.

Me molesta mucho ese concepto tan rancio de que las buenas películas son dramas. De hecho, cuando películas como "Pequeña miss Sunshine", "Juno" o "Los chicos están bien" se cuelan en las finalistas a los Oscar a la mejor película siempre se les considera perdedoras de antemano, sin ningún tipo de posibilidad a alzarse con el premio y se tiene la sensación de que estar ahí ya es bastante reconocimiento, que no pueden aspirar a más. Si algún día se le cayera la venda a la gran mayoría verían lo pedantes e insoportables que son ciertos dramas y lo buenas que son películas consideradas mucho más ligeras.

El caso es que hoy hemos ido a ver "Los chicos están bien" y a mí personalmente me ha parecido de las mejorcitas candidatas al Oscar este año. No es la gran película del 2011, no es una obra maestra, no es ninguna pieza de culto pero sí es una más que notable historia con unas interpretaciones sobresalientes y que te mantiene con una sonrisa agridulce durante todo su metraje. El guión es sólido, bien construido, muy bien dialogado y te mete desde el primer minuto en una historia incómoda donde los personajes se quieren pero se hacen daño, todo ello contado a través de la comedia más clásica y a la vez dramática. Porque muchas de las cosas que se cuentan en "Los chicos están bien" provocan carcajadas pero no tienen ni puta gracia, como la infidelidad, el fracaso personal o la capacidad del ser humano para hacer daño a quien más se quiere.

La historia haría las delicias de toda la plantilla de Intereconomía: Annette Bening y Julianne Moore son una pareja cuyos hijos fueron concebidos gracias al semen de un desconocido, Mark Ruffalo. Cuando los chicos se empeñan en conocer a su progenitor, éste entra en sus vidas y todo se tambalea de la manera más absurda y catastrófica ...

Es decir, que las protagonista son dos lesbianas pero centrar toda la atención en eso me parece algo tan absurdo como el nuevo reality que prepara Tele 5 con concursantes de todos los programas de realidad que ha hecho hasta ahora. Porque "Los chicos están bien" no habla de la homosexualidad, habla de un montón de cosas diferentes, trata un montón de temas y todos los trata bien. Habla sobre el nuevo concepto de familia, sobre el matrimonio y lo difícil que es mantenerlo a través de los años, sobre hacerse mayor, sobre las decepciones, sobre la irresponsabilidad de los adultos y la responsabilidad de los adolescentes, sobre el amor y la frágil línea de equilibrista por la que hay que caminar para que no se esfume ...

Y ojo con la guapísima y magnética Mia Wasikowska que demuestra que tiene muchas papeletas para sobrevivir a haber sido la Alicia de Tim Burton. Su papel no es nada fácil pero ella lo borda con pocas palabras y muchas miradas. Y de Annette Bening, Julianne Moore y Mark Ruffalo la novedad sería que estuvieran mal, ellos siguen con su tónica de excelentes interpretaciones y "Los chicos están bien" no es la excepción.

Lo dicho, no es la gran película del año ni lo será pero ni falta que le hace. El tráiler:

No hay comentarios: