PELICULEROS

domingo, 31 de octubre de 2010

La película perfecta para no dormir en este Halloween ...

Soy muy defensor de las secuelas y de los remakes, siempre que estén hechos con un mínimo de coherencia y con un cierto respeto hacia el cine en general y hacia el espectador en particular. Lo que no me gusta nada son las secuelas hechas simplemente para hacer caja, sin ningún tipo de interés en contar una buena historia o en mostrar interés por unos personajes o por un argumento que el espectador ya conoce. No tenía ninguna esperanza puesta en Paranormal activity 2 porque me olía a simple "explotation" del gran sleeper del año pasado, una secuela hecha a toda prisa (se estrena cuando ni siquiera ha pasado un año desde que nos llegó la primera parte) para poder ser estrenada unas semanas antes de Halloween y así exprimir la gallina de los huevos de oro.

Además, Paranormal activity 2 hacía gala desde su tráiler de todo lo que caracteriza a una mala secuela: intentar suplir sus carencias multiplicando por mil todo lo que aparecía en la primera. Si en Paranormal activity teníamos a una pareja de novios como protagonistas, en la segunda parte tenemos a una familia al completo, incluidos bebé, perro y niñera sudamericana. Si antes sólo veíamos el punto de vista de una cámara, ahora son cuatro videocámaras de seguridad y una doméstica las que grabarán todo lo que pasa en la nueva casa. Y si en la primera parte el escenario era una casa, aquí prácticamente es una mansión con jacuzzi y piscina.

Todo hacía presagiar que Paranormal activity 2 iba a ser un despropósito épico ...

... y la gran sorpresa es que nos encontramos ante una de las mejores películas de terror del año, un título infinitamente superior a su predecesor en todos los aspectos.

No diré que Paranormal activity 2 no nace con un claro intento de aprovechar el bombazo de la primera parte, pero es de agradecer cómo se han cuidado el argumento, los personajes, la ambientación, y como se ha optado por aumentar las virtudes del primer paranormal y eliminar sus defectos, esos que hicieron que mucha gente (de hecho, casi todo el mundo que yo conozco) se sintiera estafada al salir del cine. En esta secuela no hay tiempos muertos aburridos, no hay planos nocturnos gratuitos, no se deja el terror puro y duro para los últimos quince minutos ... en Paranormal activity 2 se nos cuenta una fábula de horror desde el principio, sin ningún tipo de rodeos ni de concesiones.

Pero lo mejor de la película es como conecta con la primera parte. Pocas veces se ve en el género de terror dos películas que sean tan complementarias (hay que ver los dos paranormal para comprenderlo todo y encajar todas las piezas) y que se retroalimenten tanto la una de la otra. ¿Estamos ante una secuela, una precuela o una ampliación de la historia que se nos contó en Paranormal activity? Un aplauso para los guionistas que han optado por el camino difícil a la hora de enfrentarse a esta secuela: no tomar al aficionado al género por tonto y molestarse en quemar un poco de neuronas para ofrecer un guión digno y terrorífico.

Porque la pregunta más importante es, sin duda, ¿da miedo Paranormal activity 2? Pues sí, y mucho. Y miedo del de verdad, del que se te pega a los huesos y te dura hasta que llegas a casa y rezas porque tu pareja no haya salido y haya dejado la casa sola. Miedo del que te hace recordar la película plano a plano cuando estás en la cama y has apagado la luz ...

La película perfecta para este Halloween. Dulces pesadillas ...

El tráiler:



sábado, 30 de octubre de 2010

No tengáis prisa por haceros mayores ...

Hay películas que parecen estar hechas para uno mismo, que el director ha pensado en ti, y sólo en ti, para escribir y rodar esa historia. Da igual que luego la vean millones de personas, tú sabes que esa película está hecha para ti, es tu historia y es tu película. Pues eso es lo que me ha pasado a mí viendo Héroes. Al salir de la sala me pasó algo que te pasa muy pocas veces en la vida (cinéfila): ser consciente de que acababa de ver la que será una de las grandes películas de mi vida.

Héroes es un viaje con un inmenso poder nostálgico a esos veranos de los ochenta en los que nos pasábamos el día montados en bici, construyendo cabañas en el campo, viendo en casa del amigo que tuviera VHS películas como La historia interminable o Los Goonies, descubriendo cosas como el primer amor o la primera decepción ... De hecho, no es ninguna casualidad que uno de los protagonistas de Héroes tenga un parecido asombroso con el Corey Feldman de Los Goonies.

Pau Freixas, director y coguionista junto a Albert Espinosa, no tiene ningún tipo de miedo en mirar hacia el cine norteamericano más ochentero para hacernos revivir nuestra infancia. Porque Héroes no es más, ni nada menos, que ver sobre una pantalla blanca una parte de nosotros mismos, esa parte que se moría de ganas por ser mayor pero que descubrió, tarde o temprano, que eso significaba dejar de vivir momentos mágicos. Tal y como se dice en los primeros cinco minutos de la película: "no tengáis prisa por haceros mayores porque los momentos mágicos que viviréis serán cada vez más escasos".

No tengo ningún tipo de reparo en confesar que lloré como un crío durante los últimos veinte minutos de Héroes. Y que la considero la mejor película del año, todo un logro en una cinematografía, la española, que olvida que las nuevas generaciones nos críamos con Los Goonies, Regreso al futuro, Una pandilla alucinante, Karate Kid, Dentro del laberinto, y no con el cine de Berlanga, por muy genial que éste sea, que lo es. Y Héroes nos invita a volver a sentirnos unos niños con las rodillas sucias, merendando pan con nocilla mientras en la tele del salón veíamos como una pandilla de críos se perdía en el subsuelo buscando un barco pirata perdido.

Emotiva, divertida, dramática, infantil, adulta, realista, fantástica ... inigualable. Es una experiencia por la que merece la pena pasar.

El tráiler:

martes, 26 de octubre de 2010

Cursos, actores ... y pies de colores.

Los de arriba son un grupo de profesionales envidiables, unos actores andaluces espectaculares y un director de cine al que le espera un futuro brillante. Una pena que entre ellos me haya colado yo ...

Este fin de semana ha trabajado como cámara en el curso de actuación ante la cámara que Antonio Naharro ha impartido en Málaga. Antonio es director y guionista, junto a Álvaro Pastor, de uno de mis cortometrajes favoritos, el muy duro Invulnerable, y de una de las películas que más dio que hablar el año pasado, la valiente y arriesgada Yo, también, por la que Lola Dueñas ganó el Goya a la mejor actriz protagonista. Ha sido una experiencia preciosa verlo dirigir a los actores, ver cómo creaba la atmósfera necesaria para que cada actor entrara en el personaje, y comprobar, como él mismo me dijo en las cañas posteriores al curso, que lo más importante para sacar adelante tu primera película es creer ciegamente en tu guión.

Además, el curso me ha servido para conocer en persona a actores andaluces a los que ya tenía el ojo echado y con los que he compartido un fin de semana al más puro estilo Gran Hermano. Y me he reencontrado con actores de la familia, como Mariví Carrillo, protagonista de Un cuento de hadas, o Ignacio Mateos Vivancos, uno de los siete amigos de Placer.

Resumiendo, mi vida desde el viernes ha consistido en levantarme a las ocho de la mañana y acostarme a las cuatro de la madrugada. He estado compaginando el curro como cámara con mi trabajo habitual, por lo que he hecho maratones laborales. ¿El único problema de esto? Pues parece difícil de creer pero el gran problema ha sido ... mi pie.


Sí, el mismo pie que en la foto de arriba aparece relajado en las playas del Cabo de Gata, ante la atenta mirada de Edu y Ali. Hace un par de semanas, hablé en este blog del golpe que me di en mi pie derecho, al más puro estilo Charlotte en Lost in translation. Pues bien, igual que ella he pasado de ir al hospital y confiar en que mi cuerpo es sabio, y es que yo me creo que tiene una especie de doctorado en medicina, y que mi pie se curará por si solo. Pero el curro de cámara me ha hecho permanecer una media de diez horas de pie al día, después iba corriendo a casa, me cambiaba y me iba a mi otro trabajo donde pasaba otra media de unas seis horas de pie. Conclusión, esta mañana me estaba duchando y he visto que mi pie derecho tiene una paleta de colores envidiable, que van del morado al verde pasando por el azul. Una monada que haría las delicias de cualquier podólogo ...

Voy a tener que rendirme, como Charlotte, y buscar a Bill Murray para que me lleve al hospital ...

viernes, 22 de octubre de 2010

Las "butacas" que te hacen viajar en el tiempo de Sergio Sánchez

El vasto universo de internet sirve para ver muchos cortos, algunos de ellos auténticos blocksbuters del formato, como Exprés, Mirindas asesinas, Personas mayores, 7:35 de la mañana, Pichis, Lluvia o algunos más que se pueden visionar en festivales on line, o directamente en youtube. Pero también sirve para encontrarse obras pequeñas en la forma pero inmensas en el contenido. Son pequeños cortos que sus creadores suben a internet a modo de particular distribución, dejan que sus historias encuentren su camino cibernético a falta de una mayor presencia en festivales "reales". Así me encontré yo el otro día con esto:



Butacas, del malagueño Sergio Sánchez, es una de esas pequeñas historias que no necesitan más de lo que tienen para ser contadas: no más de diez planos, una única localización, unos cuantos minutos de metraje, y dos actores que no actúan, son los personajes. Y el señor Sánchez consigue tocar con la varita mágica de la nostalgia a todos los cinéfilos que se implican al 100% en la historia. Personalmente, yo me identifiqué desde el minuto 1 con la manía del protagonista de ir solo al cine pero, sobre todo, con ese monólogo de ella en la que explica cómo fue la primera vez que fue a ver una película. Y es que mencionar al mítico Cine América es cómo hacer una mención a la educación cinematográfica de buena parte de los que tenemos un vínculo especial con Málaga.

Aunque no hace falta ni siquiera haber pisado tierras malagueñas para entender la referencia al América. Todas las ciudades han tenido uno, es ese típico cine viejo en el que nos hemos criado, en el que hemos visto películas míticas, y que ahora ha dado paso a un edificio de oficinas o alguna aberración parecida. Todavía recuerdo el día en que pasé por la acera donde estaba el América y vi esto:

Todos los cinéfilos sabemos lo que se siente al ver los escombros del cine donde nos dimos cuenta de la cantidad de sensaciones que podíamos sentir sentados ante una pantalla. Son cosas muy difíciles de explicar, pero Butacas lo consigue y te hace viajar directamente al día en que fuíste por primera vez al cine. El cortometraje de Sergio Sánchez me hizo revivir aquella tarde de invierno, cuando yo tenía nueve años, en la que mi madre me llevó a un cine inmenso de Sevilla (los multicines Azul, que ahora están cerrados), uno de esos con porteros uniformados y una inmensa lámpara de araña en el techo. Vivíamos en un pueblo de Cádiz de 5.000 habitantes, así que hasta ese momento mi cinefilia se limitaba al cine de verano del que ya hablé en este blog. Pero esa tarde supe lo que era que te cortaran la entrada, comprar palomitas, sentarme en una sala abarrotada y poder ver una película sin necesidad de esperar al verano. Se trataba de La Sirenita y aún hoy recuerdo perfectamente todo lo que sentí desde que se apagó la luz hasta que se volvió a encender. Pues imaginaos lo que es volver a sentirlo, a recordar esa primera película ... y eso es lo que consigue Butacas. ¿Tiene defectos? Por supuesto, pero son casi nimiedades comparadas con las emociones que consigue transmitir, y yo me quedo con esto último

Muy recomendable este pequeño viaje en el tiempo que es el corto de Sergio Sánchez. Y grandes cosas que espero de este director malagueño.

miércoles, 20 de octubre de 2010

Habemus tráiler ...

Trabajé durante casi cuatro años en un multicines del centro de Málaga, lo que me dio la oportunidad de ser testigo "in person" del estreno de muchos blockbusters de esos que se mal denominan "freakies": la tercera parte de El señor de los anillos, Matrix realoaded y Matrix revolutions, Star Wars Episodio III: la venganza de los Sith, y alguna más ...

Recuerdo una vez en la que yo estaba en la portería cuando un chico, de estos que llevan coleta, gafas y camiseta negra de Futurama, sale de la sala más grande y me pregunta si puede ir a comprar palomitas. Yo le digo que sí, él sale pero de repente se queda paralizado mirando los monitores de portería. De repente echa a correr hacia dentro como alma que lleva el diablo, se cae a mitad del pasillo, se leventa de un salto y entra en la sala jadeando. Yo me quedé con cara de cuadro, hasta que me di cuenta de que el chico había visto en el monitor que, en la sala donde él se encontraba, estaban proyectando el recién estrenado tráiler de Star Wars Episodio III: la venganza de los Sith. Esto era antes de la era Youtube, cuando ver un tráiler de esas características en el cine se convertía en una experiencia catártica.

Pues bien, ese chico es la definición máxima de devoto cinematográfico (porque la palabra freak me parece horrible y no pienso volver a usarla)

Yo nunca he sido muy devoto de esas sagas o películas que generan billones, que arrastran a las masas y que se convierten en fuente inagotable de muñequitos, camisetas, videojuegos y figuritas de plástico de los Happy Meals. Sin embargo, me comporto como el más mayor de los devotos con otro tipo de películas de las que espero con ansia el estreno y cualquier tipo de información que se publique sobre ellas. Vamos, que el comportamiento de un fan de Star Wars es el mismo que el que yo tengo cuando se va a estrenar una película de Sofia Coppola, por ejemplo. Pero este año mis cinco sentidos de devoto (el sexto lo reservo para hablar con la gente muerta que se me aparece para pedirme favores) están puestos en Scream 4, como ya comenté hace un par de semanas en este blog.

Ayer tenía un día de estos chof, pero ver esto me hizo feliz:



Sí, ayer fue el día que llevaba esperando desde hace meses. Se hizo público el primer tráiler de Scream 4 y los aficionados nos quedamos clavados donde quiera que nos pilló el visionado. Aullidos.com fue la primera en dar la noticia e inmediatamente se difundió por todo tipo de foros, de blogs y de webs de cine. Incluso hay posts que se han dedicado a analizar el tráiler segundo a segundo para ver quiénes son los nuevos personajes, las posibles subtramas, cómo será el prólogo y si es verdad que el trío protagonista original muere. Yo he sido de esos devotos que han visto el tráiler como un millón de veces y he podido sacar las siguientes conclusiones:

-hay todo un revuelo en torno a un plano que aparece en el tráiler, y en el que se ve como Gale Weathers (Courteney Cox) se quita la máscara de Ghostface. Se habla de que ella será la asesina, pero no hay que olvidar que en las anteriores Scream, muchos personajes se han puesto la máscara y no han sido los asesinos. Sidney (Neve Campbell) se la puso en la primera parte para intimidar a Billy; el novio de Jada Pinkett se vestía como Ghostface para asustarla en el magistral prólogo de Scream 2; y Emily Mortimer aparecía con la máscara en el baño de la tercera parte. Ninguno de ellos era el asesino.

-La esencia de Scream sigue intacta. En el tráiler se puede ver a Sidney en un aula de instituto rodeada de estudiantes, seguramente para darles consejo sobre cómo tienen que enfrentarse a la nueva ola de asesinatos. Dos de ellos establecen las nuevas reglas que han de seguir para sobrevivir en esta nueva película de terror. Uno de los nuevos clichés es que, esta vez, las vírgenes tambien pueden morir.

-Anna Paquin y Kristen Bell aparecen en todo su esplendor. Yo casi me atrevería a decir, según el tráiler, que Kristen será la primera en pasar por el cuchillo de Ghostafce, y que a la Paquin (no se me ocurre otra víctima más ideal que la mítica Sookie Stockhouse) le tocará la parte más golosa para lucirse como scream queen.

-la estética de Scream 4 promete ser todo un revival de la primera parte, con ese Woodsboro volviendo a convertirse en la quintaesencia del pueblo norteamericano perfecto que ve como sus casas de vallas blancas se transforman en una orgía de sangre y vísceras.

-Por lo que podemos ver en los breves 90 segundos del tráiler, Emma Roberts tiene carisma. Ella va a ser la protagonista de la nueva trilogía, así que más le vale que se deje la piel, y la hemoglobina, en estar a la altura de Sidney Prescott.

-Siento decirlo, pero todo parece indicar que Gale Weathers y Dewy (David Arquette) mueren en Scream 4, sobre todo después de lo que se nos enseña en el tráiler. Tenemos que presuponer que Sidney sobrevive ya que Neve Campbell ha confirmado que estará en la quinta entrega.

Bueno, podemos respirar tranquilos, al menos de momento. La primera toma de contacto que los aficionados hemos tenido con Scream 4 ha sido un más que correcto tráiler que ha hecho que nuestras ganas de reencontrarnos con Ghostface aumenten hasta límites enfermizos de auténtico devoto. Y pensar que aún quedan seis meses para sentarnos en una butaca y desear que nos salpique la sangre ...

domingo, 17 de octubre de 2010

Cosas muy difíciles de explicar ...

Hace unos cuantos años, me tuve que dar de baja un par de días en el trabajo porque casi no podía mover el brazo. La versión oficial que les di fue que me caí por las escaleras y me golpeé el brazo contra el suelo. Si les hubiera tenido que contar la verdad tendría que haberles dicho: "estábamos en el piso jugando al escondite, mis compañeros de piso y yo, y cuando me encontraron salí corriendo a intentar salvarme, tropecé y casi me quedo sin brazo porque me lo golpeé contra una pared al intentar tocarla antes que mi compañero, que era el que tenía que buscarnos. Ya se sabe, cosas normales que hacen los veinteañeros en su casa". Obviamente tuve que contar la versión oficial.

Ayer llegué a mi trabajo cojo, y aún hoy me cuesta andar. La versión oficial que he tenido que dar es que me resbalé al salir de la ducha y me doblé el pie. Si les hubiera tenido que contar la verdad tendría que haberles dicho: "estaba jugando en mi piso al pilla pilla con Pumba, mi perro, y yo le perseguía cuando él hizo un cambio de dirección muy rápido, me despistó, y yo me estrellé contra la puerta del baño, dejándome parte del pie derecho en el intento de frenar".
Obviamente he tenido que contar la versión oficial.

Hay cosas muy difíciles de explicar, sobre todo si tienes una cierta edad ...

El caso es que mi pie cojo y yo nos parecemos a la Charlotte (Scarlett Johanson en una interpretación conmovedora) de Lost in translation. Ella está intentando colgar una especie de lámpara moderna y cool, como seguro que es Sofia Coppola, y al bajarse de la cama se tropieza con la pata, más o menos como yo tras haber sido engañado por Pumba en su estratégico cambio de dirección para escapar de mí.



Días después se queda del dolor del pie. Bob (inmenso Bill Murray) se lo mira y le dice que lo tiene amoratado (más o menos como tengo yo ahora mismo el mío) y se la lleva a un hospital nipón, a pesar de que ninguno de los consigue entenderse con el idioma. Charlotte entra en una sala para que le miren su pie, y Bob se queda fuera, en la sala de espera:



Una cosa aparentemente sin importancia, como un pie morado por culpa de un accidente tonto, da lugar a una de las secuencias más tremendamente románticas del cine moderno (el vídeo de arriba es sólo un pequeño fragmento). Un poco gafapasta, lo sé, pero no deja de ser amor lo que hay entre Charlotte, Bob y el pie amoratado de ella.

viernes, 15 de octubre de 2010

Bigas Luna y sus dardos contra Pe ...

Hay una secuencia en ShowGirls en la que Nomi Malone se encuentra con un bailarín a la salida de una prueba para ser corista en un gran espectáculo de Las Vegas, en el hotel Stardust. Recordemos que en ese momento de la película, Nomi sobrevive enseñando las mamellas y el chimichurri en un local de striptease, el Cheetahs. El bailarín la ve salir destrozada y le dice: ¿quieres ser una showgirl? No sabes lo que haces, en el Cheetahs al menos son sinceros, ellos te piden culos y tetas´, y tú les das culos y tetas. En el Stardust son unos hipócritas, hacen como que quieren algo más, pero tú les sigues dando culos y tetas".

Pues bien, la carrera de Bigas Luna es un poco como una mezcla entre el Cheetahs y el Stardust. Cuando es sincero, y ofrece lo que sabe hacer, le salen películas tan frescas y personales como Jamón, jamón, Son de mar, Huevos de oro o Yo soy la Juani. Pero cuando se quiere poner importante, o trascendente, o quiere ir más allá de sus limitaciones, le salen cosas tan delirantes como Volavérunt, Bambola o, desgraciadamente, esta DiDi Hollywood que ahora estrena.


DiDi Hollywood es una especie de resumen, con muy poca coherencia, de todos los tópicos y todas las leyendas urbanas sobre la parte oscura, y sexual, del mundo del cine. Están todos: la camarera aspirante a actriz de origen humilde, el productor viejo verde sin escrúpulos, los papeles que se dan a cambio de sexo, las humillaciones, el actor buenorro que se hace pasar por hetero aunque lo que le gusta es ser sodomizado por una musculoca con chihuahua (éste es mi favorito, sin lugar a dudas), el ascenso vertiginoso a la fama para darse cuenta de que no todo es tan bonito como lo pintan ...

Un cliché detrás de otro, y eso no es malo pero sí es verdad que uno tiene la impresión, al salir del cine, de que ya ha visto la película antes porque nada de lo que cuenta es nuevo. Lo que no se le puede negar es que es una película muy deprimente sobre el mundo del séptimo arte, incluso yo diría que se queda corta. Una de mis mejores amigas, actriz en muchos de mis cortos, estuvo hace un par de años viviendo en Los Ángeles, y anécdotas reales que ella me ha contado de esa ciudad hacen parecer a DiDi Hollywood una película de Disney.

Eso sí, hay que reconocerle el mérito a Elsa Pataky. La película es ella, y nuestra rubia de oro se aferra con uñas y dientes a la oportunidad de demostrar que es más que la mala de Al salir de clase. Ella está bien, muy bien de hecho. Demuestra que no es Kate Winslet pero que sí es una buena actriz, tremendamente desaprovechada y con un gusto pésimo para escoger papeles (no olvidemos que le ha dicho no a Woody Allen para irse a rodar A todo gas 5) Pero nuestra pobre Elsa poco puede hacer con el guión y la película que tiene entre manos.

Por cierto, Bigas Luna es un tío que me cae estupendamente, pero la verdad es que en DiDi Hollywood demuestra muy poca elegancia con esos dardos envenenados que lanza contra Penélope Cruz (que son muchos, aunque él lo niegue) y, sobre todo, contra Salma Hayek a la que ridiculiza sin ninún tipo de escrúpulos.

DiDi Hollywood quiere ser la película definitiva sobre el ascenso a la fama, la ambición, la soledad del éxito y los peligros de conseguir lo que se desea. Pero se queda en nada, en un quiero y no puedo. Al menos nos deja a una Elsa Pataky que luce más guapa y espectacular que nunca ... algo es algo.

El tráiler:





miércoles, 13 de octubre de 2010

Fernando León de Aranoa y su particular revisión de "Este muerto está muy vivo".

Me encanta ir al cine Alameda, el único antiguo que queda en Málaga después de que se renovara el Albéniz. Me encantan sus únicas tres salas, sus pantallas viejas y manchadas, su olor a cine viejo, del de antes, su ambigú pequeño, su sonido cascado, su público fiel ... y lo barato que es, oiga. Allí nos plantamos Paco, Edu y yo el pasado domingo para ver Amador, la última película de Fernando León de Aranoa, director que está sufriendo el síntoma Isabel Coixet-Julio Medem. Y es que ha pasado de ser idolatrado y divinizado con sus primeras películas, a ser apedreado y demonizado cuando confirma su estilo y se atreve a ofrecer algo más.

Cosa rara esto de nuestro cine, que hace sólo unos años elevaba a los altares a la sobrevaloradísima y aburridísima Los lunes al sol (no olvidemos la paliza que le dio en los Goya a Hable con ella, meses antes de que ésta acabara ganando el Oscar al mejor guión original y consiguiera otra nominación al mejor director para nuestro Pedro). Y sin embargo, ahora parece que lo que hace León de Aranoa es una soberana porquería, incluso he leído críticas que dicen qué mejor se dedique a otra cosa porque ya se le están acabando los colectivos a los que retratar.

Y es que no puedo evitar pensar que la crítica de nuestro país es tremendamente incoherente, por no decir que están más interesados en destruir carreras que en opinar y hablar sobre cine. Nunca he sido yo muy de León de Aranoa, de hecho ya he comentado en varias ocasiones que sus dos películas más celebradas, Barrio y Los lunes al sol, me parecen sobrevaloradísimas y tremendamente manipuladoras. Pero también pienso que cuando quiere, sobre todo en Familia y en Princesas, demuestra que es un director que sabe muy bien cómo mover la cámara, cómo dirigir actores y cómo emocionar con una mezcla perfecta de drama y comedia.

Si Amador se hubiera estrenado hace unos cinco años, estoy convencido de que la crítica de este país hubiera eyaculado ante lo que es la mejor película de Aranoa. Pero ahora están más interesados en derribarlo, como están haciendo con Medem y mi querida Isabel (no la Panto, sino la mujer que dedica su Goya a la persona que pone los conguitos en las butacas del Palacio de Congresos)

Amador es una película muy coherente con todo lo que Fernando León de Aranoa ha hecho hasta ahora. Pero tiene la ventaja de que esta vez no se limita a intentar diseccionar a un colectivo marginal, lo hace pero construye la historia alrededor de un hecho muy concreto: una inmigrante sudamericana debe ocultar la muerte del anciano al que cuida para no perder su trabajo. Lo que podría ser una excusa perfecta para una comedia, ¿alguien ha dicho Este muerto está muy vivo?, se convierte en manos de Aranoa en su película más madura, más equilibrada y más dramática, a pesar de que el director consigue en muchos momentos una rara pero efectiva mezcla entre comedia y drama.

Impecable historia, impecable guión, impecable y demoledor final e impecable y maravillosa su protagonista, una Magaly Solier que llena la pantalla y hace cercano un personaje que en manos de otra actriz hubiera podido acabar siendo insoportable y abofeteable.

Manda cojones que cuando León de Aranoa empieza a construirse una filmografía sólida, la crítica de este país decida que es el momento de acabar con él ...

El tráiler de Amador:



domingo, 10 de octubre de 2010

Aventuras de un rubio muy legal en la facultad ...



La de arriba es Elle Woods (Reese Whiterspoon), protagonista de la mítica Una rubia muy legal, y el de abajo soy yo. Los dos nos parecemos, no sólo por el color de pelo, o porque los dos vamos a todos lados con nuestro perro, o porque compartimos afición a equivocarnos de disfraz (ella se disfraza de conejita de Playboy en una fiesta universitaria, yo me disfrazo de ángel de portal de Belén en una fiesta de Halloween) ... los dos nos parecemos por algo relacionado con una de las secuencias más divertidas de Una rubia muy legal:



Que grande es Elle y su cuaderno de corazoncitos. Pues bien, el caso es que yo he vuelto este año a la Universidad, tarde como Elle lo hizo al entrar en Derecho, para sacarme los diez créditos que me quedan para convertirme en un licenciado en Comunicación Audiovisual, es decir, en un paria de la sociedad. Comparto clase de guión de cine con chavales que han nacido en 1993 lo que supone, como diría Paco Anaya, algo parecido a compartir pupitre con Los Rugrats.

El martes fue mi primera clase y allí que me planté yo con mi mochila y mis 28 años a cuestas. Entra la profesora y todos se sientan, yo abro la mochila y saco mi cuaderno Taurus de páginas blancas y mi bolígrafo Pilot color negro. Y me quedo ojiplático cuando veo que todos mis compañeros sacan portátiles, netbooks o agendas electrónicas y se ponen a escribir como locos en ellos ... es decir, estaban tomando apuntes en ordenadores mientras que yo permanecía con mi cuaderno Taurus abierto delante de mis narices. Sólo me faltaba mi bolígrafo amarillo con un pompón del Rey León que se ilumina al escribir (juro que existe y que está guardado en mi taza de Simba al lado del peluche de Pumba)

Me sentí muy Elle Woods, más rubio de lo que me he sentido en toda mi vida ...







viernes, 8 de octubre de 2010

David Fincher y su película sobre facebook ... y sobre muchas cosas más.

A ver, que levante la mano quien lea esto y tenga abierto un perfil en facebook. Y bien, que la levante ahora quien sepa cómo fue creada la red social que ha resultado ser uno de los elementos más importantes en nuestra forma actual de comunicarnos. Seguro que ya no hay tantas manos levantadas, pero para eso está David Fincher y su última película, La red social. Y es que si hay algún director que hoy en día sea una absoluta garantía de calidad, ese es el señor Fincher. Incluso cuando dirige una película menor como simple divertimento, como fue el caso de La habitación del pánico, le sale una película muy por encima de la media, y eso por no hablar de cuando decirde parir obras maestras y le salen cosas como Seven, El club de la lucha, Zodiac o El curioso caso de Benjamin Button.

Hace un par de meses ya hablé en este blog de "Multimillonarios por accidente", el fantástico libro en que está basada La red social. Ayer Sigui y yo estuvimos en el preestreno en Málaga de última película de David Fincher y se superaron todas las expectativas, salimos del cine con la boca abierta y con la extraña sensación de euforia que se siente siempre después de ver algo dirigido por Fincher, que siempre demuestra cuál es la mejor manera de contar la historia que quiere contar.

Y que nadie se equivoque, La red social no es una película sobre facebook. Es una película sobre la vida universitaria, sobre la ambición, sobre las puñaladas traperas, sobre la amistad y los frágiles cimientos sobre los que se sustenta a veces, sobre el éxito y el fracaso, sobre las decepciones y, sobre todo, sobre la gran paradoja de que la red social más importante de la historia fuera creada por alguien que no tenía amigos y que era un antisocial nato. Y acaba siendo una impecable fábula sobre la manera de comunicarse de toda una nueva sociedad que prefiere anteponer su mundo virtual, casi siempre lleno de engaños, al mundo real.


La gran sorpresa de La red social ha sido, sin lugar a dudas, Justin Timberlake. La Academia de Cine de Hollywood debería estar ya escribiendo su nombre en el sobre que anuncia el Oscar al mejor actor secundario de esta temporada. El cantante rompe todos los tabúes sobre su imagen y se marca una interpretación arrasadora, llena de fuerza y con un carisma y una personalidad arrolladores que dudo que se vuelvan a ver en un actor en lo que queda de año.

Fincher lo ha vuelto a hacer, otra gran película para su filmografía. Mucho ojo con La red social porque puede acabar convertida en una de las grandes películas generacionales del cine moderno. El tráiler:





miércoles, 6 de octubre de 2010

Sobre tres actorazos ...

Aún no había publicado en este blog el póster definitivo de "3,2 (lo que hacen las novias)" así que ya iba siendo hora. Eduardo A. Carballo y Armando Gil diseñaron el cartel hace un par de meses, y crearon así la primera carta de presentación de esta historia sobre tríos sexuales donde nada sale como estaba previsto. Muy orgulloso que estoy del trabajo de Edu y Armando que consiguieron lo imposible, que me enseñaran el primer boceto y yo diera directamente el ok.

Estamos a la espera de que nos confirmen el día, pero "3,2 (lo que hacen las novias)" ya está a la espera de comenzar su recorrido festivalero y de ser presentado en sociedad en Madrid. Muchos nervios porque va a ser la primera vez que un corto mío no empiece su vida en Andalucía, pero ganas también de que esto sea el comienzo de algo completamente nuevo.

Pero, por lo pronto, todo el equipo estamos como locos porque el trío protagonista, Marta Hazas, Sergio Mur y Juan Caballero, están en un inmejorable momento profesional. Y siempre es una alegría ver cómo gente a la que quieres tanto, y a la que admiras aún más, tienen su recompensa. Ya se sabe como es esto de ser director de cortos, a veces uno se siente más un padre orgulloso que otra cosa.

A Marta la podéis ver últimamente en las promos que Antena 3 está sacando de su próxima serie, La bandolera.



Sólo un par de semanas después de que una pedrada (¡¡maldito Hugo!!) acabara con ella en "El internado", Marta reaparece como protagonista absoluta de la nueva serie que empezará a emitir muy pronto Antena 3. Como ella mismo me dijo cuando me lo contó: la serie se llama "La bandolera" ¡¡y yo soy la bandolera!!. Así que nuestra querida Marta aporta toda su belleza, que es mucha, y todo su talento, que es aún más, a un personaje bombón, una inglesita que acaba mutada en bandolera en la sierra andaluza. Que tiemble Michelle Rodríguez porque ha nacido una nueva action woman.

Y Juan Caballero, novio de Marta en "3,2 (lo que hacen las novias)", está haciendo las Américas y triunfando en Washington con la obra "El Caballero de Olmedo" de Lope de Vega. Nuestro Juanillo está recibiendo piropos de periódicos como "The Washington Post" que dice de él cosas como que su interpretación, y él mismo, resultan magnéticos. No todos los días consigue uno que uno de los periódicos más importantes del mundo diga cosas así de él. En las fotos de abajo se puede ver a Juan como el caballero Olmedo.


Juan vuelve a España a finales de mes, y a saber lo que le depara el futuro después de triunfar en América como las folclóricas de antaño (y no como las de ahora, que se limitan a echarse novios chonis a los que detienen por robar móviles). Pero seguro que todo lo que le queda por venir a uno de mis actores favoritos del mundo mundial es más que bueno, será brutal.

Y al gran Sergio Mur lo podéis ver todos los martes en "Física o Química". Su personaje, Jorge, está teniendo mucho más protagonismo en esta nueva temporada y estamos empezando a ver sólo la punta del iceberg del talento de Mister Mur. Y la química que tiene con Olivia Molina promete algunos de los mejores momentos de la temporada. Seguramente muchos recordaréis a Sergio por su fantástica interpretación de Dan (personaje que en cine interpretó Jude Law) en la versión tetral de "Closer" que dirigió hace un par de años Mariano Barroso con Belén Rueda, Jose Luis García, Lidia Navarro y el propio Mur. Pero ahora toca verlo como uno de los profesores nuevos del Zurbarán:



Todo el equipo estamos muy felices por ellos, muy orgullosos de estos tres actorazos a los que muy pronto podréis ver juntos y revueltos:

Tráiler "3,2 (lo que hacen las novias)" from Interrumpidos Films on Vimeo.






lunes, 4 de octubre de 2010

La pesadilla bajo tierra de Rodrigo Cortés y Ryan Reynolds ...

El terror y el suspense son mis géneros cinematográficos favoritos desde que era un enano y creía que en el desván de casa había algo que se movía en la oscuridad y que sólo se manifestaba cuando yo entraba a buscar mis playmobil. Disfruto y me meto mucho más en las películas o libros de terror por muy malos que sean, y no es rara la noche que tengo pesadillas si ese día he visto o leído alguna historia de miedo. Recuerdo que una de las experiencias más escalofriantes de mi adolescencia fue la lectura de un relato corto de Edgar Allan Poe, "El entierro prematuro", que trata sobre un hombre que despierta en un ataúd y se da cuenta de que lo han enterrado vivo. Escalofriante y aterrador es poco, y ayer no puede evitar acordarme de ese cuento mientras experimentaba sensaciones familiares al ver Buried (Enterrado) la portentosa y desagradable segunda película de Rodrigo Cortés. Y digo portentosa y desagradable porque este post va a estar lleno de sentimientos contradictorios.

La campaña publicitaria de Buried (Enterrado) está siendo magistral por lo que casi todos sabréis que es una película que trascurre íntegramente en un ataúd en el que se despierta un contratista americano (Ryan Reynolds en una de las mejores interpretaciones del año) después de haber sido atacado en Irak. La única ayuda con la que cuenta para intentar que lo localicen y lo saquen de ahí son un mechero, un móvil y un lápiz. Y ahí empieza una de las peores pesadillas que he visto en una pantalla de cine en mi vida …

Como aspirante amateur a cineasta, lo único que puedo decir de Buried (Enterrado) es que una lección brillante sobre cómo hacer cine en estado puro. Rodrigo Cortés utiliza sólo el poder de la imagen y el sonido para enganchar al espectador y hacer que su película parezca una mezcla entre una action movie de Michael Bay y el suspense aterrador de Hitchcok (del que homenajea los títulos de crédito de Saul Bass para Psicosis) Ningún plano de la película sobra, y los efectos de sonido cuando el protagonista no enciende el mechero tienen un efecto demoledor en los pobres nervios del sufrido espectador. Toda la película está tan bien rodada y tan extraordinariamente bien planificada que, tal y como dice Rodrigo Cortés en algunas entrevistas, se visualizan perfectamente la emboscada de los terroristas, los intentos de rescate, la desesperación de la familia … cuando en ningún momento se ve otra cosa que no sea el interior del ataúd. Brillante y magistral la labor de todo el equipo, mayoritariamente español, de esta valiente película.

Pero como espectador de a pie tengo que decir que Buried (Enterrado) es una experiencia extremadamente desagradable. Cuando termina la película, uno tiene una sensación de malestar horrible, una angustia que tarda horas en irse y un mal rollo que se ve en la cara de todos los que salen de la sala. Yo miré el reloj no sé cuántas veces durante la proyección, no por aburrimiento sino para saber cuánto tiempo quedaba para poder respirar tranquilo. Resumiendo, pagar por ver Buried (Enterrado) es pagar por pasarlas putas durante 90 minutos …


Sentimientos contradictorios, lo sé. Pero supongo que esto lo consiguen muy pocas películas, para bien y para mal. Que cada espectador decida.

No pongo el tráiler porque creo que revela información demasiado importante de la trama, y esta es una de esas historias a las que hay que entrar lo más virgen posible a la sala.Eso sí, os dejo con el tráiler de lo que promete ser el gran hit del año, la película con más posibilidades de hacerse con un puñado de nominaciones al Oscar en la próxima edición: