PELICULEROS

domingo, 26 de septiembre de 2010

¿Qué nos podemos esperar de "Scream 4"?

Lo mejor que le puede pasar a un cinéfilo es ver una película en el momento adecuado y con la edad adecuada. No es lo mismo ver por primera vez en cines la película que reinventó el cine de terror adolescente con treinta años que con quince, la edad que yo tenía cuando se estrenó el primer Scream y mi madre me llevó a verla a los multicines de Jerez. Un año después llegó la extraordinaria Scream 2 que dejó claro que lo de Ghostface no era una película de terror al uso sino que conseguía lo imposible: ser una parodia inteligentísima de su propia género a la vez que respetaba una por una todas las reglas del cine de terror. El punto final llegó con Scream 3 que, si soy sincero, tengo que reconocer que es sólo disfrutable para los fans de las dos anteriores que sabemos reconocer detalles brillantes como el acoso a Sidney por los decorados de una película que reproducen fielmente los del primer Scream. Pero el resultado final de la tercera parte es bastante decepcionante a pesar de que logra cerrar la saga como una trilogía y no dejar el final abierto a más continuaciones ... hasta que el caballero Don Dinero llamó a las puertas de los Weinstein y éstos decidieron que era hora de resucitar a Ghostface ¿Error o acierto?

La imagen de arriba es el primer fotograma oficial que se ha publicado de Scream 4, película que se ha convertido, para los aficionados al género, en el plato fuerte del año que viene. Las webs de terror publican diariamente noticias y fotografías sobre el rodaje, los foros están al rojo vivo y se han publicado todo tipo de rumores sobre lo que ya se ha confirmado que será una nueva trilogía adaptada a los nuevos tiempos. Y todos estamos un poco moscas porque el hecho de rodar una cuarta parte traiciona gran parte de lo que hacía de la trilogía Scream algo poco común en el cine de terror: películas que no querían hacer secuelas como churros sino que se proponían desde el principio como tres partes conectadas entre sí para reírse y filosofar sobre los propios mecanismos del terror y la mala costumbre de estropear las buenas ideas a base de hacer secuelas sin sentido.


¿Tenemos que echarnos a temblar o podemos conservar una mínima esperanza de que Wes Craven y Kevin Williamson, director y guionista que crearon las películas originales, van a intentar hacer algo digno para respetar a todos los que consideramos Scream como una pieza fundamental del cine de terror contemporáneo? Pues hay motivos para las dos cosas ...

-¿Por qué tenemos que echarnos a temblar?

Porque aún no se ha confirmado que Neve Campbell, Courteney Cox y David Arquette vuelvan a la saga como protagonistas, algo un poco preocupante. Todo parece indicar que lo suyo no serán nada más que cameos e incluso se rumorea que podrían morir a manos de Ghostface. Esto es algo que nos toca las narices, por no decir que directamente nos toca los huevos, a los aficionados al terror. No puedes crear unos héroes que sobreviven durante tres películas para luego matarlos de manera tonta en una entrega hecha para sacarle los cuartos al espectador, porque eso es no respetar la propia mitología de la serie. Algo parecido hicieron con la scream queen por excelencia, Laurie Strode (Jamie Lee Curtis), que sobrevivió durante 20 años a Michael Myers y la mataron de la manera más absurda posible en el prólogo de la abominable Halloween resurrection. Lo que sí parece seguro es que la nueva protagonista de Scream 4 es Emma Roberts, sobrinísima de Julia.

Tampoco es muy esperanzador el hecho de que Wes Craven no dirige una buena película desde ... Scream 2, hace 13 años. Y la última colaboración entre Craven y Kevin Williamson fue la insufrible La maldición, probablemente una de las peores películas de terror de la historia del cine. Pero, sobre todo, es preocupante el hecho de que en las nuevas secuelas se pierda lo más importante de las originales, la pasión con la que director y guionista hablaban de las películas de horror. En esta ocasión la pasión puede dar paso a algo más mundano como es el hacer caja.

Además, Scream 3 dio muestras demasiado visibles de agotamiento, resultando demasiado cínica y paródica a la vez que dejaba de lado los elementos de terror y gore. Rompía así el perfecto equilibrio que las dos anteriores conseguían en todo momento.

-¿Por qué deberíamos conservar un mínimo de esperanza?

Pues porque Wes Craven tiene la manía de reinventar el cine de terror cada X tiempo, aunque entre medias haga truños preocupantes. Lo hizo en 1972 con La última casa a la izquierda, lo volvió a lograr en 1984 con Pesadilla en Elm Street, y remató la jugada en 1996 con Scream. Ya le vuelve a tocar parir una película decente.

Los fans también vemos con buenos ojos que la acción vuelva a situarse en Woodsboro, el pueblo donde nunca pasa nada pero cuando pasa se lía parda. Esto puede suponer un revival bastante interesante de los mecanismos del slasher adolescente. Y lo más interesante puede ser aquello por lo que saga Scream se colocó por encima de la media en el género: sus impactantes prólogos. En Scream 4 se va a intentar superar el mítico comienzo de la primera entrega, con una impagable Drew Barrymoore haciendo palomitas y equivocándose sobre quién es el asesino de Viernes 13, y para ello se cuenta nada más y nada menos con dos iconos teenagers como Kristen Bell y Anna Paquin como las primeras víctimas del nuevo Ghostafce. La cosa promete ...

¿Nos echaremos a temblar o recobraremos la esperanza? El próximo abril lo sabremos ...

Os dejo con un detrás de las cámaras de Scream 4:









viernes, 24 de septiembre de 2010

"Truño 3D"

La otra noche tuve una pesadilla un tanto macabra y surrealista. Soñé que cogía un taxi amarillo típico de Nueva York, con un cristal blindado que aislaba por completo la parte trasera del coche. El taxista era un poco raro y de repente aceleraba hasta volverse completamente loco, había bloqueado las puertas traseras así que yo no podía hacer nada que no fuera golpear el cristal blindado y gritar. De repente, el taxi paraba junto a una pared donde había una tubería que sobresalía y que daba justo a una de las ventanillas traseras. Yo intenté salir por la otra puerta pero estaba cerrada, y la que daba a la tubería estaba inutilizada porque la pared no dejaba espacio para abrirla. El taxista se volvía hacia mí y sonreía a la vez que pulsaba un botón y bajaba la ventanilla de la tubería por la que empezaba a salir agua a borbotones ... poco a poco, la parte trasera del coche empezaba a inundarse, pero lo peor es que de la tubería también bajaban pirañas. Horror absoluto, yo golpeaba el cristal blindado y gritaba de la misma manera en que lo hacía Yola Berrocal cuando fue poseída por un demonio en Hotel Glam. El agua y las pirañas ya me llegaban por el cuello cuando me desperté ...

Ese mismo día decidí que ya era hora de ver Piraña 3D. Maldita en la hora en que se me ocurrió semejante estupidez ...

No voy a andarme con muchos rodeos, Piraña 3D es una de las peores películas que he visto en mi vida. Es zafia, estúpida, ridícula, grotesca, absurda, cutre, como si fuera el hijo bastardo resultante entre una película de destape de la transición y la peor cinta gore que recordéis. Por momentos parece que el montador de este engendro perdió tres o cuatro rollos de película y tuvo que montarla con lo que tenía. Y que conste que yo soy un gran defensor de la serie B y Z, y de todo el cine que tenga como único, y más que meritorio, objetivo el entretener sin más al espectador. Pero una cosa es eso y otra ofrecer 70 minutos de absurdez y ridículo en 35 mm.

Lo único bueno que se puede decir de Piraña 3D es que ha sido muy honesta y sincera desde que se anunció su rodaje hace un par de años. La película prometía tetas y gore y ofrece tetas de todo tipo (pequeñas, grandes, con más silicona, con menos, con los pezones de diferentes tamaños y colores ...) y un amplio catálogo de mutilaciones que harían volverse loco de alegría al psicópata de Saw. De hecho, la imagen por la que será recordada esta película es aquella en la que dos pirañas se pelean por el pene amputado de uno de sus protagonistas. Ver para creer ...

Todo esto no sería grave si no fuera porque detrás de Piraña 3D se encuentran dos talentos descomunales que hacen que el resultado final sea aún más vergonzoso. Alexandre Aja, el director, es el responsable de dos obras maestras del terror contemporáneo como son Alta tensión y Las colinas tienen ojos, películas imprescindibles para entender el horror moderno en su vertiente más adulta y cinematográfica. Y la protagonista de Piraña 3D no es otra que Elisabeth Shue, la misma que nos regaló una de las mejores y más conmovedoras interpretaciones de los noventa en Leaving Las Vegas. Y yo me pregunto qué se les pasa por la cabeza a estos dos para aceptar dirigir y protagonizar semejante bodrio que no tiene defensa posible ...

Y del cameo de Richard Dreyfuss mejor ni hablar, sólo puedo imaginar a Spielberg revolviéndose en su butaca al ver cómo el protagonista de Tiburón parodia en Piraña 3D su propio papel de la mítica película sobre el escualo blanco. Que duro es lo que tiene que hacer un actor para pagar la hipoteca de su choza ...

El tráiler:

miércoles, 22 de septiembre de 2010

Ideas ingeniosas para conseguir trabajo ...

La primera vez que vi The full monty tenía 15 años y me moría de la risa mientras descubría la historia de unos parados que se despelotaban para poder llegar a fin de mes. Hoy, con 28 años, no le veo la más mínima gracia, no por la película en sí sino porque cada vez veo más paralelismos entre los protagonistas de la película y mi pandilla de amigos. Las colas del INEM cada vez son un escenario más habitual en nuestras vidas, y mira que me dan ganas de bailar al ritmo de Hot Stuff cuando estoy en una, los trabajos escasean y todos tenemos que echar mano del ingenio para poder encontrar algo decente o, en su defecto, bien pagado, que no sé yo a estas alturas que es más importante.

Bien, pues mi amigo Ismael está protagonizando su propio full monty sólo que sin necesidad de enseñar su cuerpo lozano y serrano.

Ismael, que en la foto refleja el momento en que se le enciende la bombilla, entró hace un par de días en Infojobs (que yo insisto en que no existe, son los padres) para inscribirse en una oferta de trabajo. La oferta en cuestión era para ser el encargado de comunicación del banco ING Direct y cuando pulsó a la tecla de "inscribirse" tuvo esa maravillosa sensación por la que todos hemos pasado y que consiste en descubrir que unas 1.000 personas antes que tú ya han tenido la misma idea y han visto la misma oferta. Una alegría eso de ser veinteañero con una carrera universitaria, con lo rentable que sale echar un polvo y acabar convertida en la princesa del pueblo ...

Pero Ismael no se desanimó y se le ocurrió la idea de grabar un vídeo y colgarlo en la red en el que explica porqué es el mejor candidato para el puesto. El resultado es una delirante y genial parodia de los propios spots de ING Direct que ha provocado toda una polémica en Infojobs hasta el punto de que el portal de empleo ha abierto un debate en su web sobre la utilidad del vídeo, y eso tan sólo un día después de que Ismael lo colgara. Por cierto, vedlo porque no tiene desperdicio:



Y no sólo Infojobs ha hablado sobre el vídeo, éste ha sido portada de periódicos digitales andaluces, de páginas de trabajo, de ocio, ha sido comentado en infinidad de blogs personales ... y repito, tan sólo 24 horas después de que Ismael lo hiciera público.

Yo, como amigo y compañero de juergas y de estudios de Ismael, sólo puedo decir que estoy muy orgulloso de él y que quiero dirigir su biopic. Y a ING Direct comentarle que si no lo contrata es porque su departamento de recursos humanos apesta.

Y si esto no funciona, tú tranquilo Ismael, siempre nos quedará despelotarnos al ritmo de Hot stuff.






lunes, 20 de septiembre de 2010

El amor según Amélie Poulain ...

Amélie Poulain ha hecho mucho daño a los que pasamos más tiempo en las nubes que en la tierra. Son cosas del cine, que luego nos creemos que nuestra lámpara de noche nos apaga sola la luz, que podemos mandar a un gnomo de viaje por el mundo, que podemos convertirnos en justicieros de nuestro vecindario, que la mejor manera de comer moras es colocarnos una en cada dedo ... y que la declaración de amor más bonita del mundo se puede hacer en un fotomatón.

Y es que a veces la realidad supera a la ficción. El jueves pasado estábamos Nacho, Maggie y yo poniéndonos las botas en la créperia donde curra Nacho, en pleno barrio de Tribunal, cuando veo que desde la puerta nos observa un chicarrón rubio con la palabra "guiri" escrita en su cara roja y en sus sandalias con calcetines. Antes de que pudiera decir nada, el chico entra en la creperia, se coloca al lado de nuestra mesa, sonríe, le deja a Nacho una nota, y se va sin abrir la boca. Nosotros nos quedamos con cara de circunstancia, sobre todo cuando vimos que en la nota sólo había escrito un escueto "¿y por qué no?" junto a un número de teléfono. Fue un momento surrealista, pero el chicarrón rubio pasó a un segundo plano cuando Nacho nos contó que esa no era la declaración más rara que le habían hecho, la más especial fue una al más puro estilo Amélie Poulain.

Nacho nos contó que una vez estaba en un bar cuando una chica se le acercó y le pidió su dirección de correo electrónico. Él se negó a dárselo en un principio pero al final, supongo que porque todos somos unos románticos en el fondo, aceptó a escribírselo en un papel. Al día siguiente se encontró en su correo con un mail muy especial: la chica se había hecho una foto en un fotomatón sujetando un cartel en el que se podía leer "me gustaría quedar contigo en tal sitio a tal hora". La foto era una reproducción exacta de la que Amélie se hace para conquistar a Nino.

Maggie y yo nos quedamos sin palabras, nunca habíamos escuchado semejante declaración de amor entre dos desconocidos. Amélie ha hecho mucho daño a los soñadores pero menos mal que éstos aún se resisten a dejar de hacer locuras, aunque sólo sea para que los demás nos demos cuenta de que tenemos que ponernos las pilas para dejar de ser tan sosos y hacer algo original.

¿Queréis saber si Nacho quedó con la chica del mail a lo Amélie? Pues esa es otra historia para ser contada en otro momento ...



sábado, 18 de septiembre de 2010

"Cómplices, el musical" o como volver a ser joven


Los últimos seis días han sido una locura desde que el lunes me bajé en la estación sur de autobuses de Madrid. He visto a amigos indispensables; he tenido curas a base de risoterapia a las 3 de la mañana con Lydia; he terminado el etalonaje de "3,2 (lo que hacen las novias)" con Manolator con quien currar se convierte en un placer; he latineado; me he vuelto loco para ver a todos los que quería ver ... y nos hemos ido de musicales. Precisamente de esto último quería hablar porque creo que con lo demás os aburriría.

El jueves pasado, Manolo y David nos invitaron a la función de "Cómplices, el musical", donde David tiene un papel protagonista, en el Teatro Calderón de Madrid (me niego a llamarlo con el nombre del popular helado porque me da un poco de vergüenza ajena el nombrecito de marras con el que ahora se conoce al teatro) Por si alguien no lo sabe, se trata de un musical basado en las canciones del grupo "Cómplices" muy en la línea del genial "Hoy no me puedo levantar". Pero obviamente hay que decir que Cómplices no son Mecano y que sus canciones no tienen el peso generacional de clásicos como "El 7 de septiembre", "Cruz de navajas", "Hijo de la luna", "En tu fiesta me colé" o "Me cuesta tanto olvidarte". Resumiendo, que al terminar la función de "Cómplices, el musical" me di cuenta de que apenas reconocí tres de los temas, los demás me sonaban como algo lejano o directamente era la primera vez que los oía. ¿Es esto malo? Para nada, porque eso nos hizo llegar vírgenes a una historia tremendamente emotiva sobre el amor en sus variantes más importantes ...

Lo que nos cuenta "Cómplices, el musical" es, cuanto menos, curioso. Dos ángeles, chico y chica, comparten una historia de amor eterna en el cielo pero deciden reencarnarse en humanos para vivir en la Tierra. Los dos juran buscarse una vez que nazcan aunque, obviamente, ninguno recordara nada, sólo sabrán que son almas gemelas en el momento en que se encuentren. Pero hay un problema y los dos ángeles son enviados a la tierra en forma de ... chico y chico. Los años pasan y los ángeles son ahora Dani, un rebelde que se niega a aceptar los abusos de poder y que está a punto de casarse con su novia, y Álvaro, un aspirante a bailarín recién llegado a Madrid junto a su mejor amigo. Una noche los dos coinciden en una discoteca y se cruzan las miradas ...

Tengo que reconocerlo, disfruté muchísimo del musical porque es como recibir un chute de optimismo, vitalidad y buen rollo. Sí es cierto que se le va la mano un poco con algunos golpes de humor propios de Pajares y Esteso, pero se le perdona por la enorme emotividad que Andreu Castro, el director y autor del libreto, consigue transmitir con la historia de unos jóvenes que se enfrentan a la madurez sin tener muy claro qué quieren ni cómo lo quieren. Y me sorprendió mucho el tremendo erotismo, mezclado con una acojonante sensibilidad, que se consigue en la relación entre Dani y Álvaro, una historia de amor heterosexual que tiene el pequeño inonveniente de que los dos son chicos. Chápeau por Marc Parejo (Dani) y por Borja Voces y David Tortosa, que se reparten el papel de Álvaro según la función, porque consiguen darle la vuelta a la típica historia de amor hasta conseguir que al público lo que de verdad le importe es que acaben juntos simplemente por el hecho de que están predestinados a eso.

Ver "Cómplices, el musical" es como volver a tener dieciséis años y creernos que somos los reyes del mundo, es como volver a enamorarnos por primera vez o como revivir el momento en que cruzaste la mirada con un desconocido y sentiste que lo conocías desde siempre. Es como volver a sentir que todos tenemos un alma gemela a la que tenemos que buscar, y darse cuenta de que esa es la mayor aventura de nuestras vidas.

Pero tengo que decir que, para mí, el mayor espectáculo no estaba sólo sobre el escenario. Lo mejor de la función fue ver la cara de felicidad absoluta de Manolo sentado a mi lado y la impresionante luz que desprendía David en su actuación ...

Ya lo sabéis, podéis ver "Cómplices, el musical" de miércoles a domingo en el Teatro Calderón de Madrid. Ya estáis tardando en correr a por vuestras entradas. Un pequeño adelanto:


sábado, 11 de septiembre de 2010

Achero Mañas y su lección sobre tolerancia ...

Hay películas que te divierten y poco más, otras que hacen que tu cerebro permanezca en modo off durante el tiempo que estés en la sala (lo cual está genial por mucho que digan algunos pedantes intelectuales), las hay que se hacen insufribles aunque duren 60 minutos y existe otro tipo de historias que lo que quieren es entretener, emocionar, aterrar o provocar algún tipo de emoción en el espectador. Y hay películas que, casi sin proponérselo, se convierten en algo más y cambian un poco a quien se ponga delante de la pantalla, le hacen querer ser mejor persona. Todo lo que tú quieras pertenece a este último grupo.

La última película del genial Achero Mañas es más que la típica historia del padre adicto al trabajo que debe replantearse su vida cuando se queda solo a cargo de su hija pequeña. El hecho de que el protagonista decida convertirse en una mujer para que su hija pueda asumir mejor la muerte de su madre, le otorga un plus de originalidad a Todo lo que tú quieras que demuestra que, si un director se empeña, hasta la historia más vieja del mundo puede ser contada de una manera nueva.

Que Achero Mañas es uno de los mejores directores jóvenes que tenemos en España, no creo que nadie lo ponga en duda. Pero también se está convirtiendo en uno de los más valientes y originales a la hora de abordar temas tan manidos como el maltrato o, en este caso, la homosexualidad y las difíciles relaciones entre padres e hijos. Y el señor Mañas se desmarca con Todo lo que tú quieras con una lección impagable de tolerancia y respeto, con una película que enseña que el concepto de familia ha cambiado y que lo único que importa es el hecho de que las personas se quieran. En resumidas cuentas, Todo lo que tú quieras es la película que "Intereconomía" mataría porque no vieras, así que eso es motivo más que suficiente para considerar que esta historia tiene que tener algo bueno.

Ah sí, casi se me olvidaba del tema actores. Nunca me ha convencido Juan Diego Botto pero aquí está inmenso en un papel que podía haber acabado con su carrera pero que lo convierte en el actor dramático espléndido que hasta la película de Mañas no ha sido. Y estoy muy en contra de que se premie a niños pequeños pero no me extrañaría nada que la impresionante Lucía Fernández, que hace una interpretación hipnótica y fascinante, empezara a recoger galardones por su papel de Dafne, auténtico motor de la película y protagonista de secuencias tan brillantes como la del parque o el espléndido final.

Sólo me queda decir una cosa: Achero, por favor, no dejes que pasen otros ocho años antes de volver a dirigir, el cine español te necesita.

El tráiler de Todo lo que tú quieras:




jueves, 9 de septiembre de 2010

"Come, reza, ama" a la española ...



Lo de arriba es el tráiler de Come, reza, ama, la nueva película de Julia Roberts, dirigida por el creador de Glee, y basada en el libro autobiográfico de Elizabeth Gilbert. Para quien no lo sepa, el bestseller de la Gilbert es una especie de manual de autoayuda en el que ella relata su experiencia personal cuando se encontraba absolutamente perdida en la vida y se dedicó a recorrer el mundo sola para terminar encontrándose a si misma (y de paso, echar unos cuantos polvetes con un hombre de cada país que visitaba)

Cuando vi el tráiler me acordé muchísimo de Pili, por lo de encontrarse a si misma, no por lo de los polvetes con autóctonos. Hace ya diez años que ella y yo somos amigos, aunque cuando la conocí me pareció una pija insoportable que te soltaba perlitas como "si tengo que elegir entre desayunar y maquillarme antes de ir a clase, prefiero maquillarme y pasar hambre". Pero a pesar de esto, y de su barbour de niña bien, acabamos siendo amigos, muy amigos. Y Pili fue transformándose de pija cordobesa a mujer inteligente que se enfada si no la dejan entrar en los garitos con sus zapatillas pintadas con la imagen de Lucy Liu en Kill Bill.

Como la protagonista de Come, reza, ama, Pili y yo pasamos los últimos años un poco perdidos, sin tener ni zorrupia idea de qué queríamos hacer con nuestra vida. Era como estar en un cruce de caminos, como el de la foto que ella se hizo hace poco:

Ese cruce de la imagen está en algún lugar de Europa. Porque Pili fue valiente, cosa que yo no soy, y lo dejó todo para cargarse una mochila e irse a recorrer el mundo para de paso intentar saber qué es eso tan jodido de encontrar que no tenemos ni idea de lo que es pero que se supone que nos hará ser felices.

Y la pija cordobesa, que nos hacía coger un bus e ir a su barrio a matar a una cucaracha, dio paso a la aventurera que se recorrió la India montada en un tren lleno de insectos mientras fotografiaba a los niños indios. O que se piró sola a Tailandia para acabar alquilando una vespa en una isla desconocida como si se tratara de un remake de Lucía y el sexo. Y ahora lleva casi un año trabajando de voluntaria en una ONG, acompañada de nuestro amigo Ismael, mientras viaja por toda Europa y nos manda fotos en Berlín, o en el Mar Negro:



Cada vez que hablo con Pili, me doy cuenta de que su viaje es mucho más que un viaje físico, por muy cursi y pedante que quede decir eso. Y cada vez la veo más madura, más sensata y más fuerte.

Ella se perdió y ha acabado encontrándose, aunque sea a base de vivir en cuchitriles en Bulgaria donde tiene que compartir cama y se encuentra a Pingu por la mañana en la cocina. Y se ha ganado a pulso el que yo diga que es una de las personas a las que más admiro en la vida. Quién sabe, lo mismo cuando vuelva a España la obligo a escribir un libro basado en su experiencia y alguien compra los derechos para hacer una especie de Come, reza, ama a la española.

martes, 7 de septiembre de 2010

El celuloide oculto ...

La foto de arriba la tomó mi amigo Ismael el año pasado, durante un mes en que estuvo recorriendo la India de mochileo. Son dos obreros caminando por la calle cogidos de la mano, tan contentos y tan felices.

Lo primero que nos dijo Ismael cuando nos enseñó la foto fue que no pensáramos que detrás de ese gesto había amor ni nada por el estilo, que allí es muy común que los hombres hagan eso como señal de amistad pero que de la homosexualidad o el lesbianismo mejor no hablar, aún es un tema tabú que se castiga con la muerte en determinadas zonas del país. Y eso provocó un cierto debate en mi grupo de amigos, la vieja controversia de si estamos tan adelantados como creemos o es que nosotros simplemente vivimos en una burbuja donde nos creemos que el ser gay o lesbiana ya está completamente aceptado por todos, como si nuestra viera fuera una sitcom y nosotros estuviéramos interpretando al típico personaje tolerante y políticamente correcto.

Cuando tuvimos esa charla, yo inmediatamente llevé el tema a mi terreno, el cine. Le comenté a mis amigos lo curioso que me resultaba que en determinadas páginas de cine de internet, las películas protagonizadas por personajes gays y lésbicos eran consideradas como "cine gay", como si se tratara de un género similar al terror o a la ciencia ficción. Es decir, que Brokeback Mountain no es un dramón como la copa de un pino sino que es una película de cine gay, o Alta tensión no es una de las mejores cintas de terror de la década sino una historia sobre una lesbiana cabreada ...

El caso es que en aquella conversación empezó a picarme el gusanillo por escribir algo sobre el mal llamado cine gay y lésbico. Y digo mal porque el hecho de que las historias que se cuenten sean sobre personas que quieren a personas de su mismo sexo, no debería ser un motivo para ponerle una etiqueta a una película. Pero como hay cosas obvias, y una de ellas es que el cine con tramas o personajes homosexuales sigue siendo etiquetado como cine gay, yo no voy a intentar cambiar el mundo y me voy a limitar a hablar desde un nuevo rincón que he creado de todo aquello que rodea al celuloide que muestra lo que Intereconomía mataría por enterrar. En el nuevo blog, al que le he puesto el rimbombante título de El celuloide oculto, podéis encontrar de todo un poco en lo que se refiere al vasto universo del cine gay lésbico, para leerlo sólo tenéis que pinchar aquí. Y seguid leyendo éste, por supuesto, que es con el que llevo aburriendoos desde hace ya tres años.

Bienvenidos pues a mi nuevo blog, paralelo a El cine de Jota, que toma prestado su nombre del mítico documental que recoge algunas de las películas gays, encubiertas o no, más famosas de la historia. Os dejo con uno de sus fragmentos más célebres (ains, si el pobre Charlton hubiera sabido lo que estaba interpretando ...):



miércoles, 1 de septiembre de 2010

Sobre cartas de amor en la época del facebook y del tuenti.


En el diario de Noah
, los protagonistas deciden romper con todo y lanzarse a su historia de amor en el momento en que ella descubre que él ha estado enviándole cartas durante años, cartas que su madre escondía para evitar lo que todos sabemos que es inevitable en el cine romántico de Hollywood.


Y en Las amistades peligrosas, las bajas pasiones de cama y sexo de los personajes, que terminan en romance o en humillación pública según el gusto del espectador, se construyen en torno a las cartas que todos ellos se envían.

Ay, esas cartas de amor escritas en folios y metidas en sobres reales y no virtuales ¿qué ha pasado con ellas? ¿Estarán destinadas a quedarse en el cine mientras que el mundo real prefiere el hotmail, el facebook, el tuenti o el twitter para darle rienda suelta a sus pasiones amorosas?

Yo no sé si esto será así pero sí sé que yo me estoy convirtiendo en todo un experto a la hora de encontrarme con historias románticas escritas en papel a la antigua usanza. Hace unos meses comentaba la dedicatoria tan curiosa que encontré en un libro mientras trabajaba en Fnac, podéis recordarlo pinchando aquí. Pues bien, el domingo pasado me pasó algo parecido, algo que demuestra que todavía hay gente que utiliza el boli y el papel para expresarse aunque no sé si eso significa algo porque el final de la carta que me encontré es una auténtica putada.

Os cuento, estaba yo recogiendo una sala en el cine donde me he pluriempleado para poder llegar a final de mes cuando las limpiadoras y yo nos topamos con un sobre abierto donde estaba escrito con grandes letras: Para Dani. La i llevaba un corazón gigante en lugar de punto y eso fue motivo más que suficiente como para pasarnos la privacidad del correo por el forro de los pantalones, y mira que son horribles los de nuestro uniforme, y abrir inmediatamente el sobre. Lo que nos encontramos dentro fueron dos folios escritos por delante y por detrás donde una tal Marina vomitaba una pasión desaforada, desatada y desbocada por un tal Dani. Supongo que se trataba de una adolescente en plena y apoteósica edad del pavo, más que nada por la letra y por la cantidad de corazones que sustituían a los puntos de las ies. Todo en aquellos dos folios era amor, pasión e incluso un poco de sexo, y la tal Marina le prometía a su enamorado un amor sin límites que desafiaría a todo el mundo y del que algún día alguien haría una película o escribiría un libro.

Y el tal Dani va y se deja la carta tirada en el suelo de una sala de cine. Y puedo jurar que el chico no volvió a buscar la carta. Vaya putadón ¿es que ya no quedan románticos que valoren una carta de amor en la época del facebook y del tuenti? ¿Es que Dani sólo quería a Marina por su himen y la va a dejar tirada ahora que la tiene bebiendo los vientos por él?

Marina, si lees esto que sepas que nosotros guardaremos tu carta de amor hasta que tú o Dani, aunque éste dudo mucho que lo haga, volváis a por ella. Si no, siempre puedes mandarle un privado por facebook y esperar a que te conteste ...