PELICULEROS

miércoles, 17 de noviembre de 2010

50 años teniendo miedo de ducharnos ...

Las fotos de este post las hizo Edu ayer mientras asistíamos embobados a la proyección de Psicosis, en el cine Albéniz y dentro del Festival de Cine Fantástico y de Terror de Málaga con motivo del 50 aniversario de la obra maestra del tito Alfred. Sí, ya sé que no está bien sacar fotos dentro de una sala de cine pero a uno le gusta eso de caminar por el lado salvaje de la vida.

Lo que más me sorprendió antes de entrar a la sala fue la cantidad de gente joven que había agotado hasta la última localidad de la sala 3 del Albéniz, un público casi adolescente que estaba dispuesto a disfrutar como locos desde el momento en que se apagaron las luces y los compases de la música de Bernard Hermann nos puso a todos los pelos como escarpias.

Además, el Festival se marcó un tanto a su favor y proyectó Psicosis en 35 mm, en VO con subtítulos en castellano. Nada de copias digitales ni de un HD proyectado, el motel Bates se vio ayer en todo su esplendor de celuloide, con su grano cinematográfico y su esplendor rayado. Todo un orgasmo cinéfilo, sobre todo tras comprobar el tremendo impacto que la película sigue teniendo hoy en día. A mí personalmente me encantó ver como la sala entera se reía de manera nerviosa ante los golpes de humor de Norman Bates (sobre todo en el momento en que el coche de Marion decide que no quiere hundirse en el pantano), o el silencio sepulcral que reinó en el cine durante la secuencia del asesinato en la ducha y el posterior ocultamiento del cadáver. Pocas veces pasa eso de estar en una sala de cine y sentir que todos los que estamos ahí vemos y vivimos la película como si fuéramos uno solo, una especie de experiencia colectiva que muy pocas historias consiguen transmitir.





Todos los que estábamos ayer en el cine Albéniz conocíamos al dedillo la película, todos sabíamos quién era el asesino y todos habíamos visto el final miles de veces. Y sin embargo todos gritamos cuando la cortina de la ducha se abrió y Marion gritó al ver a una figura con un cuchillo, todos aguantamos la respiración cuando el detective Arbogast subió las escaleras de la casa de los Bates y alguien le acuchilló la cara, todos deseamos gritarle a Vera Miles que mirara atrás cuando descubre el cadáver de la madre de Norman ... eso es cine y lo demás son tonterías.

Yo ya he cumplido uno de los sueños cinéfilos de mi vida, algún día le contaré a mis hijos que yo vi Psicosis en el cine. Aunque mejor no les cuento que ya la vi muchos años antes, en el VHS de casa, y que desde entonces siempre cierro con pestillo la puerta del baño mientras tomo una ducha. Sólo por si acaso ...



2 comentarios:

Bertoff dijo...

qué envidiaca!!!!

yo la semana que viene veré en el cine Cabaret! no es Psicosis pero oye.. algo es algo!!

Alfins dijo...

Qué suerte tío!
En la misma semana asistes al 50 cumpleaños de un CLÁSICO y al nacimiento de otro.
I LOVE LOLA STONE!!! ;-)

P.d. A Bertoff:
Es cierto, "Cabaret" no es "Psicosis" pero acojona igualmente.