PELICULEROS

lunes, 4 de octubre de 2010

La pesadilla bajo tierra de Rodrigo Cortés y Ryan Reynolds ...

El terror y el suspense son mis géneros cinematográficos favoritos desde que era un enano y creía que en el desván de casa había algo que se movía en la oscuridad y que sólo se manifestaba cuando yo entraba a buscar mis playmobil. Disfruto y me meto mucho más en las películas o libros de terror por muy malos que sean, y no es rara la noche que tengo pesadillas si ese día he visto o leído alguna historia de miedo. Recuerdo que una de las experiencias más escalofriantes de mi adolescencia fue la lectura de un relato corto de Edgar Allan Poe, "El entierro prematuro", que trata sobre un hombre que despierta en un ataúd y se da cuenta de que lo han enterrado vivo. Escalofriante y aterrador es poco, y ayer no puede evitar acordarme de ese cuento mientras experimentaba sensaciones familiares al ver Buried (Enterrado) la portentosa y desagradable segunda película de Rodrigo Cortés. Y digo portentosa y desagradable porque este post va a estar lleno de sentimientos contradictorios.

La campaña publicitaria de Buried (Enterrado) está siendo magistral por lo que casi todos sabréis que es una película que trascurre íntegramente en un ataúd en el que se despierta un contratista americano (Ryan Reynolds en una de las mejores interpretaciones del año) después de haber sido atacado en Irak. La única ayuda con la que cuenta para intentar que lo localicen y lo saquen de ahí son un mechero, un móvil y un lápiz. Y ahí empieza una de las peores pesadillas que he visto en una pantalla de cine en mi vida …

Como aspirante amateur a cineasta, lo único que puedo decir de Buried (Enterrado) es que una lección brillante sobre cómo hacer cine en estado puro. Rodrigo Cortés utiliza sólo el poder de la imagen y el sonido para enganchar al espectador y hacer que su película parezca una mezcla entre una action movie de Michael Bay y el suspense aterrador de Hitchcok (del que homenajea los títulos de crédito de Saul Bass para Psicosis) Ningún plano de la película sobra, y los efectos de sonido cuando el protagonista no enciende el mechero tienen un efecto demoledor en los pobres nervios del sufrido espectador. Toda la película está tan bien rodada y tan extraordinariamente bien planificada que, tal y como dice Rodrigo Cortés en algunas entrevistas, se visualizan perfectamente la emboscada de los terroristas, los intentos de rescate, la desesperación de la familia … cuando en ningún momento se ve otra cosa que no sea el interior del ataúd. Brillante y magistral la labor de todo el equipo, mayoritariamente español, de esta valiente película.

Pero como espectador de a pie tengo que decir que Buried (Enterrado) es una experiencia extremadamente desagradable. Cuando termina la película, uno tiene una sensación de malestar horrible, una angustia que tarda horas en irse y un mal rollo que se ve en la cara de todos los que salen de la sala. Yo miré el reloj no sé cuántas veces durante la proyección, no por aburrimiento sino para saber cuánto tiempo quedaba para poder respirar tranquilo. Resumiendo, pagar por ver Buried (Enterrado) es pagar por pasarlas putas durante 90 minutos …


Sentimientos contradictorios, lo sé. Pero supongo que esto lo consiguen muy pocas películas, para bien y para mal. Que cada espectador decida.

No pongo el tráiler porque creo que revela información demasiado importante de la trama, y esta es una de esas historias a las que hay que entrar lo más virgen posible a la sala.Eso sí, os dejo con el tráiler de lo que promete ser el gran hit del año, la película con más posibilidades de hacerse con un puñado de nominaciones al Oscar en la próxima edición:






3 comentarios:

Bertoff dijo...

La verdad es que en ningún momento se hace pesada y realmente llega a intrigar qué pasará al final pero yo no llegué a pasarlo tan mal como parece que lo pasaste tú.. llámame insensible o lo que quieras pero una vez que te acostumbras a ver al pobre ryan reynolds dar vueltas en el ataud..

Sr Nocivo dijo...

Cada vez tengo más ganas de verla desde el fallido intento del sábado pasado, "Concursante" me pareció una propuesta muy interesante y esta "Enterrado" promete ser muy arriesgada y por lo que casi todo el mundo dice su director ha salido victorioso. Aún me asombra que se alague a Reynolds... en una película en la que no se quita la camisa.

Mlo/Yonomeaburro dijo...

A mí no me resultó aburrida, al contrario cuando parecía que llegaba el bajón, subía!

http://yonomeaburro.blogspot.com/2010/09/critica-buried-de-rodrigo-cortes.html