PELICULEROS

domingo, 26 de septiembre de 2010

¿Qué nos podemos esperar de "Scream 4"?

Lo mejor que le puede pasar a un cinéfilo es ver una película en el momento adecuado y con la edad adecuada. No es lo mismo ver por primera vez en cines la película que reinventó el cine de terror adolescente con treinta años que con quince, la edad que yo tenía cuando se estrenó el primer Scream y mi madre me llevó a verla a los multicines de Jerez. Un año después llegó la extraordinaria Scream 2 que dejó claro que lo de Ghostface no era una película de terror al uso sino que conseguía lo imposible: ser una parodia inteligentísima de su propia género a la vez que respetaba una por una todas las reglas del cine de terror. El punto final llegó con Scream 3 que, si soy sincero, tengo que reconocer que es sólo disfrutable para los fans de las dos anteriores que sabemos reconocer detalles brillantes como el acoso a Sidney por los decorados de una película que reproducen fielmente los del primer Scream. Pero el resultado final de la tercera parte es bastante decepcionante a pesar de que logra cerrar la saga como una trilogía y no dejar el final abierto a más continuaciones ... hasta que el caballero Don Dinero llamó a las puertas de los Weinstein y éstos decidieron que era hora de resucitar a Ghostface ¿Error o acierto?

La imagen de arriba es el primer fotograma oficial que se ha publicado de Scream 4, película que se ha convertido, para los aficionados al género, en el plato fuerte del año que viene. Las webs de terror publican diariamente noticias y fotografías sobre el rodaje, los foros están al rojo vivo y se han publicado todo tipo de rumores sobre lo que ya se ha confirmado que será una nueva trilogía adaptada a los nuevos tiempos. Y todos estamos un poco moscas porque el hecho de rodar una cuarta parte traiciona gran parte de lo que hacía de la trilogía Scream algo poco común en el cine de terror: películas que no querían hacer secuelas como churros sino que se proponían desde el principio como tres partes conectadas entre sí para reírse y filosofar sobre los propios mecanismos del terror y la mala costumbre de estropear las buenas ideas a base de hacer secuelas sin sentido.


¿Tenemos que echarnos a temblar o podemos conservar una mínima esperanza de que Wes Craven y Kevin Williamson, director y guionista que crearon las películas originales, van a intentar hacer algo digno para respetar a todos los que consideramos Scream como una pieza fundamental del cine de terror contemporáneo? Pues hay motivos para las dos cosas ...

-¿Por qué tenemos que echarnos a temblar?

Porque aún no se ha confirmado que Neve Campbell, Courteney Cox y David Arquette vuelvan a la saga como protagonistas, algo un poco preocupante. Todo parece indicar que lo suyo no serán nada más que cameos e incluso se rumorea que podrían morir a manos de Ghostface. Esto es algo que nos toca las narices, por no decir que directamente nos toca los huevos, a los aficionados al terror. No puedes crear unos héroes que sobreviven durante tres películas para luego matarlos de manera tonta en una entrega hecha para sacarle los cuartos al espectador, porque eso es no respetar la propia mitología de la serie. Algo parecido hicieron con la scream queen por excelencia, Laurie Strode (Jamie Lee Curtis), que sobrevivió durante 20 años a Michael Myers y la mataron de la manera más absurda posible en el prólogo de la abominable Halloween resurrection. Lo que sí parece seguro es que la nueva protagonista de Scream 4 es Emma Roberts, sobrinísima de Julia.

Tampoco es muy esperanzador el hecho de que Wes Craven no dirige una buena película desde ... Scream 2, hace 13 años. Y la última colaboración entre Craven y Kevin Williamson fue la insufrible La maldición, probablemente una de las peores películas de terror de la historia del cine. Pero, sobre todo, es preocupante el hecho de que en las nuevas secuelas se pierda lo más importante de las originales, la pasión con la que director y guionista hablaban de las películas de horror. En esta ocasión la pasión puede dar paso a algo más mundano como es el hacer caja.

Además, Scream 3 dio muestras demasiado visibles de agotamiento, resultando demasiado cínica y paródica a la vez que dejaba de lado los elementos de terror y gore. Rompía así el perfecto equilibrio que las dos anteriores conseguían en todo momento.

-¿Por qué deberíamos conservar un mínimo de esperanza?

Pues porque Wes Craven tiene la manía de reinventar el cine de terror cada X tiempo, aunque entre medias haga truños preocupantes. Lo hizo en 1972 con La última casa a la izquierda, lo volvió a lograr en 1984 con Pesadilla en Elm Street, y remató la jugada en 1996 con Scream. Ya le vuelve a tocar parir una película decente.

Los fans también vemos con buenos ojos que la acción vuelva a situarse en Woodsboro, el pueblo donde nunca pasa nada pero cuando pasa se lía parda. Esto puede suponer un revival bastante interesante de los mecanismos del slasher adolescente. Y lo más interesante puede ser aquello por lo que saga Scream se colocó por encima de la media en el género: sus impactantes prólogos. En Scream 4 se va a intentar superar el mítico comienzo de la primera entrega, con una impagable Drew Barrymoore haciendo palomitas y equivocándose sobre quién es el asesino de Viernes 13, y para ello se cuenta nada más y nada menos con dos iconos teenagers como Kristen Bell y Anna Paquin como las primeras víctimas del nuevo Ghostafce. La cosa promete ...

¿Nos echaremos a temblar o recobraremos la esperanza? El próximo abril lo sabremos ...

Os dejo con un detrás de las cámaras de Scream 4:









6 comentarios:

Sr Nocivo dijo...

La verdad es que atendiendo a las intenciones de la trilogía original esta cuarta entrega es un auténtico sacrilegio. Si es cierto que los protagonistas anterior trilogía mueren significa que buscan romper con la historia original... pero no dejo de pensar que estamos más ante un derivado al que se le ha impuesto la mitología de una saga de éxito para atraer al público que ante una continuación en toda regla, recordemos que la historia de Scream quedó cerrada y bien cerrada.

La anterior entrada me ha emocionado, la verdad es que no hay nada mejor que mirar atrás y darte cuenta que las personas que se han convertido en una constante en tu vida son más que amigos/as, son una segunda familia.

Bertoff dijo...

Tienes mucha razón en eso que comentas al principio sobre lo importante (más que importante, el privilegio que supone) ver las cosas justo en su debido momento. Yo por suerte también pude vivir la época Scream e incluso si cabe mitificarla un poco más que tú ya que yo era aún más joven e impresionable.. cuando se estreno Scream 3, que es la única que disfruté en cine, yo tendría unos 12 años pero antes ya había visto una y otra vez Scream 2 en VHS que era lo que yo veía cuando no tenía otra cosa mejor que hacer llegando incluso a aprenderme los diálogos..

La cosa es que sí, todo aquello era muy bonito y podría decirse que gracias a Scream nació primero mi afición a las pelis de terror y posteriormente al cine en general.. pero una 4ª entrega que daría comienzo a una nueva trilogía?? que es esto, Star Wars?? no se.. yo soy de los que no están muy por la labor de esperar nada bueno de todo esto..

Desde que se supo que se llevaría a cabo y que los tres protas inmortales de la saga estarían en ella yo he estado convencido que serían los que morirían en el prólogo inicial.. pero veo que por lo visto ya tienen actrices para morir en esa circunstancia así que supongo que morirán durante la peli... como con todo, hasta el día del estreno todo serán especulaciones así que esperaremos a ver que nos encontramos cuando asistamos a la sala de cine.. yo al menos por aquellos maravillosos años de mi pre-adolescencia asistiré el primero!! xD

Alfins dijo...

Lo peor que le puede pasar a un cinéfilo es haber visto mucho cine, valga la parajoda.
El imperio contraataca, El Padrino II, Toy Story 2, La segunda parte de Regreso al futuro, Aliens, el regreso, Terminator 2,... nos han demostrado con creces hasta qué punto se había quedado obsoleta la famosa frase de: "segundas partes nunca fueron buenas".
Los chicos de Pixar, Peter Jackson,...mmmmmmmmmmmm..., ¿puedo utilizar el comodín de las series? (jeje), también nos han enseñado que el número 3 y el buen cine (o televisión) no eran incompatibles.
Igual Wes Craven me calla la boquita (lo dudo) pero mucho me temo que el próximo mayo seguirá estando vigente el dicho de: "cuartas partes nunca fueron buenas".

P.d. ¿Sabes como se dice Hakuna Matata en finlandés? http://www.diariosur.es/v/20100927/malaga/nueva-vida-finlandesa-20100927.html

Cinemagnific dijo...

Tío, pues yo me echo más a temblar que conservar la esperanza, la verdad. Y las secuelas ya me parecían horrendas jejeje.

Yo vi Scream con 16 años y no en el cine, pero en cuanto se estrenó en vídeo. Me marcó muchísimo, por supuesto.

Craven marcó decisivamente a dos décadadas en el terror adolescente con Freddy Krueger y Scream. Muy dificil repetir el mito en los 80 y en los 90. Pero, extrañamente, salvo esta jugada doble, no sale de la mediocridad en líneas generales.

caotico_jq dijo...

A mí me da cosica. Ya la tres me pareció ganas de alargar la cosa por alargarla (pese a esa buena escena de los decorados, que comentas). En fin, le daremos un voto de confianza, de todos modos... pero más bien pequeño.

Bea Cepeda dijo...

¡Me ha encantado tu artículo! ¡Y me ha hecho volver a tener ganas por ver screamn 4!
La verdad es que la 3 me pareció la mierda absoluta, pero bueno, como la esperanza es lo último que se pierde... pues... esperaremos algo bueno.