PELICULEROS

viernes, 11 de junio de 2010

Tres razones, o más, para amar a Enrique García ...


El de arriba es Enrique García posando delante del póster de su flamante nuevo cortometraje, Tres razones. Por 25 céntimos de euro me tenéis que decir tres razones para amar a Enrique, como por ejemplo:

-es capaz de saltar de la parodia más descacharrante, Chalao, al terror, El juego de Pedro, la comedia, Elena y Rebeca, o el thriller más clásico con La corporación. Y da igual el presupuesto porque el resultado es siempre el mismo: un corto superlativo lleno de talento.

-es, probablemente, el mejor cortometrajista andaluz de la actualidad y uno de los que más felizmente dará el salto al largo en los próximos años.

-bautiza a sus hijas con nombres tan wilderianos e hitchconianos como Sabrina y Rebeca.

¿Hacen falta más razones? Con Enrique he tenido la suerte de compartir palmarés en dos ocasiones: en el 11 Festival de Cine de Málaga en el que él ganó el premio del jurado por Elena y Rebeca y yo el del público con Un cuento de hadas; y el pasado Festival Andaluz de Cortometrajes (en la foto) donde él se llevó el premio RTVA a la mejor obra andaluz por La corporación y yo conseguí el premio al mejor proyecto por Placer.


Aparte de todo esto, Enrique y yo hemos desarrollado la sana costumbre de enseñarnos en primicia nuestros últimos trabajos. Curiosamente esto siempre ha ocurrido en la misma cafetería del Centro Comercial La Rosaleda donde un café con leche se ha extendido durante horas mientras comentábamos delante del portátil las primeras y críticas impresiones sobre nuestros cortometrajes. Hace ya casi un año yo le llevé, muerto de miedo, Placer y él me dio el visto bueno además de animarme a seguir adelante con una historia tan poco cómoda como la de mi corto. Unos meses después Enrique me llamó para enseñarme en la misma mesa y en la misma cafetería su primer montaje de Tres razones. 30 minutos después de darle al play ya sabía que estaba ante uno de las mejores obras andaluzas que se han hecho en mucho tiempo.

Tres razones no es sólo un corto, es un adelanto de lo que será el primer largometraje de Mister García. Y no es una historia carcelaria, ahora que parece ser que Celda 211 las va a poner de moda, sino que es un relato de vidas cruzadas en una prisión andaluza donde la falta de libertad es casi tan importante como las ganas de sobrevivir y la necesidad de olvidar y de ser perdonado. Pero sobretodo Tres razones es un prodigio actoral lleno de talento andaluz y de unas interpretaciones llenas de verdad y de luz. Me faltan palabras para elogiar a Chico García (los dos rodamos juntos nuestro primer cortometraje y es un orgullo ver cómo crece cada día como actor), Virginia Muñoz y Héctor Medina que componen unos personajes nada fáciles y que se alejan del estereotipo rollo Callejeros para acercarse a la marginalidad desde otro punto de vista. Y Virginia DeMorata ... mamma mia, Virginia DeMorata. Podría pasarme horas y horas hablando de las emociones que esta actriz malagueña consigue transmitir en Tres razones pero sería absurdo porque nada es comparable a verla en pantalla en un plano fijo mientras habla con su hijo por teléfono ... Pura magia y puro arte.

El próximo 12 de junio se proyecta Tres razones en el cine Albéniz de Málaga después de su brutal estreno el pasado mayo en los cines Yelmo. Las entradas están ya a la venta a un precio simbólico de dos euros que irán destinados íntegramente a financiar el largo de Enrique. Yo ya lo he advertido, pocas veces se ven guiones como éste llevados a la pantalla con tantas ganas, tanto talento y tanta verdad ... resumiendo, que os peguéis patadas en el culo para llegar cuanto antes a la taquilla del Albéniz.

El tráiler de Tres razones:

No hay comentarios: