PELICULEROS

martes, 29 de junio de 2010

Sobre diablos vestidos de Prada y documentales sobre moda


No me voy a poner cool ni a hacerme el entendido así que lo confieso: la primera vez que oí hablar de Anna Wintour fue cuando se estrenó El diablo viste de Prada y se lanzó a los cuatro vientos la teoría de que el personaje de la diabólica Miranda Priestley (impagable y brillante Meryl Streep) estaba basado en ella. Antes de la película ni siquiera sabia que existía una mujer pequeña, y de gran parecido con la Edna Moda de Los Increíbles, capaz de hacer temblar al mundo entero a base de mala leche pero también de dictar qué trapitos se llevarán en cada temporada y ser la suma sacerdotisa de un negocio, la moda, que mueve billones de dólares al año.

Pero la verdad es que mi interés por Anna Wintour se vio reforzado por su fama de hija de perra fría y calculadora, y es que ya sabéis lo que dijo Mae West: "cuando soy buena soy muy buena pero cuando soy mala ... soy mucho mejor". Es el encanto infernal de las malas al que no me puedo resistir ¿Es qué hay alguien que prefiera a la sosa de Ariel cuando puede elegir al travelo de Úrsula? ¿Quién prefiere a Selina Kyle si se tiene a Catwoman? ¿A quién le importa Tormenta si delante se tiene al zorrón en pelotas de Mística? Creo que sólo por esa fama de perra infernal me llamó la atención el tráiler de The september issue porque a priori este documental no podía estar más alejado de mí ... y es que pensar en ver 90 minutos sobre cómo se hizo el número de septiembre de 2008 de Vogue no es algo que a mí me parezca apasionante. Pero si mi amiga Wintour aparece por ahí con su cara de acelga entonces la cosa cambia.

Y sí, lo reconozco, he disfrutado como un enano con The september issue. Me la perdí en cine y la he recuperado esta semana en DVD para encontrarme con un documental excepcionalmente bien rodado, que se pasa en un suspiro, terriblemente entretenido y que capta la atención hasta de los pringados como yo para los que la moda equivale a Zara y Pull and Bear. Pero sobretodo me ha llamado la atención que el documental casi parece una película de ficción con una protagonista antológica (a la Wintour se le nota que se traga su mala baba delante de la cámara pero tiene momentos brillantes como cuando desecha una a una las fotos de una amiga sin ni siquiera mirarle a los ojos) y unos secundarios tan extravagantes que si fueran ficticios seguramente nos parecerían irreales. Yo me quedo con el afroamericano de dos metros, y con más pluma que el Fidel de Aída, cubierto de la cabeza a los pies con un chaquetón de flecos a lo Liza Minnelli. O con la gran Grace, mano derecha de la Wintour y saco de boxeo de todos sus golpes, que antes fue modelo y ahora parece un personaje de Callejeros. Estas dos joyas aparecen en las fotos de abajo aunque a él le faltan los flecos:


Pero lo más curioso es que The september issue acaba trascendiendo del mundo de la moda para hablarnos de cosas tan reconocibles como son la vocación, la pasión y el hecho de dedicarte a algo que los demás no entienden y que por eso será objeto de burla. Y todo esto nos lo cuenta de la mano de la hija de perra más famosa del mundo ¿qué más se puede pedir?

El tráiler:

1 comentario:

caotico_jq dijo...

Uy, el negro de dos metros me parece que era uno de los miembros del jurado en la última edición de "America's Next Top Model". Y es verdad que era una joyita.

A ver si nos hacemos con el documental, que creo que lo voy a disfrutar también muy mucho.