PELICULEROS

domingo, 23 de mayo de 2010

We have to go back!!!

Uys, que raro, que extraño ... un post hoy sobre Lost ¿dónde se ha visto eso? Seguro que soy el más original de toda la red y no encontraréis hoy en facebook, twitter, blogs varios, fotologs y demás sustitutivos del sexo de nuestra generación 2.0 nada relacionado con esta serie ¿verdad?

Bueno, no es nada raro que le dedique el día de hoy a los supervivientes del Oceanic sobretodo teniendo en cuenta la foto de arriba donde podéis ver los productos Dharma que preparamos en junio del año pasado para la fiesta de visionado de la season finale de la quinta temporada.

Sí, los de la imagen de abajo somos nosotros caracterizados como algunos de los personajes de Lost: Jack, Locke, Charlie ... Rocío con su apoteósico disfraz de humo negro.


Y sí, yo iba de Charlie e incluso me pinté en la mano el legendario Not Penny ´s boat que tantos disgustos nos dio en el final de la tercera temporada. Con la otra mano agarraba firmemente mi cerveza Dharma.

Supongo que todos los que seguimos Lost tenemos un recuerdo muy claro de cuándo, cómo y porqué entramos en contacto con esta ya mítica serie. Yo fuí de los tardíos a pesar de que ya tenía unos cuantos amigos enganchados hasta la médula y que no paraban de decirme que la siguiera, que era como una droga, que era cómo convertirte en una especie de Mark Renton enganchado a su particular heroína. Pero yo no les hacía ni caso, había intentado ver un par de esas series que se supone que inauguraron la época dorada del formato (Mujeres Desesperadas, Sexo en Nueva York, CSI ...) pero me había aburrido de todas porque no tenía paciencia ni tiempo para seguirlas.

Un día se presentó Pili en casa y me dejó las tres primeras temporadas originales de Lost junto con un aviso que era casi una amenaza: tienes que ver esto y punto. En ese momento estaban emitiendo en EEUU la cuarta temporada y a mí me dio una pereza enorme tragarme 74 episodios para llegar a ponerme al día. El caso es que esa noche no había nada interesante en la tele, Lidi y yo estábamos aburridos y los apuntes de los exámenes de febrero nos miraban desde la mesa esperando ser leídos. ¿Vemos el primer capítulo de eso a ver qué tal? me preguntó Lidia. Vale, yo no tengo ganas de estudiar y así no me siento culpable, le contesté yo. ¿El resultado de esa noche? Tres semanas de obsesión pura y dura donde dejamos de ir a clase, de salir de marcha, de practicar sexo con nuestras parejas y casi de respirar con tal de poder seguir viendo capítulo tras capítulo. A la cuarta semana ya íbamos al día y fue entonces cuando nos hicimos la pregunta que seguramente os hicistéis todos en algún momento del visionado: ¿cómo he podido vivir hasta ahora sin Lost?


Lost significó descubrir lo qué era una perfecta construcción de personajes; saber que la mezcla de géneros podía funcionar y ser portentosa; que podías pasarte un capítulo entero con la boca abierta y acabar llorando a lágrima viva; sentir a los protagonistas casi como si fueran de la familia y cruzar los dedos para que los guionistas no mataran a tus favoritos ...

Con Lost yo creo que todos hemos pasado por situaciones familiares: ir al día con los capítulos y decirle a alguien que acaba de empezar lap rimera temporada eso de "pues no te queda nada por descubrir"; llamar a un íntimo amigo que está lejos, y tan enganchado como tú, justo al terminar de ver la season finale de una temporada para comentar a grito pelado todo lo que ha pasado; convertir unas cañas en una exposición de todos los tipos de teorías que cada uno tiene sobre lo que acabará pasando ...

Y seguro que todos hemos experimentado esa sensación de ir retrasados un par de capítulos, sentarte con tus colegas y sentir como estos te miran con esa expresión de "pringado, nosotros sabemos algo que tú no sabes".

Esta madrugada sonará el despertados a las seis de la mañana, pondremos una cafetera al fuego, nos lavaremos la cara, pondremos nuestro culo en el sofá, encenderemos la tele, agarremos los kleenek y sintonizaremos la Fox ... dos horas y media después nuestra vida habrá cambiado un poco y esta vez seremos nosotros, y no Jack, los que querremos gritar: we have to go back, Kate!!

Os dejo con uno de mis momentos favoritos de Lost:

1 comentario:

rocio moreno dijo...

El humo negro lo peta y punto, yo os lo tenía dicho.

Aunque todos sabemos que el mejor personaje es Juliet.
No me puedo creer que este año no hagamos fiesta de FINAL de temporada, eso de poner el último capítulo en domingo a las 6 de la mañana nos ha matao... a esa hora va a preparar productos dharma Rita.

Un besote desde el Sur Javi :)