PELICULEROS

lunes, 17 de mayo de 2010

Sobre un rodaje al estilo de Gran Hermano ...


Ya sé que lo parece pero las 11 personas de la foto de arriba no estamos a punto de entrar en la casa de Gran Hermano y no estamos posando justo antes de nuestro encierro frente a la puerta de la famosa guarida de Guadalix de la Sierra. Y eso que hemos estado 48 horas encerrados en un espacio reducido, conviviendo y sin ningún tipo de intimidad ... pero no, no somos concursantes del Big Brother; las 10 personas de la foto, yo ya no me cuento, son el equipo que ha hecho posible que 9 páginas escritas a courier new tamaño 12 se convirtieran el fin de semana pasado en 3,2 (lo que hacen las novias)

No ha sido un proceso fácil el que concluyó el sábado y domingo pasado, cuando nos encerramos en un loft de Tribunal para gritar ¡¡acción!! y dar forma a una historia que camina siempre entre la comedia y el drama, un guión muy sencillito, escrito a cuatro manos, pero a la vez muy complicado porque todo ocurre en un piso en mudanza, en una cama de matrimonio y con tres personajes que empiezan de farra y terminan al límite de sus sentimientos. Y ellos, los de delante de las cámaras, han sido los muy grandes Sergio Mur, Marta Hazas y Juan Caballero.

La idea desde el principio fue muy clara: volver a los tiempos en que empezábamos a querer dedicarnos a esto y enfrentarnos a un rodaje con los medios justos, sin grandes alardes, con un presupuesto de risa, sin plan de rodaje, sin parafernalia ... sólo con la iluminación necesaria, equipo reducido donde todos hacíamos de todo, un buen sonido, unas ganas tremendas y el talento sobresaliente de tres actores sin miedo a coger el toro por los cuernos.

Y es que me faltan las palabras de agradecimiento para hablar de Marta, de Sergio y de Juan que se han dejado la piel (o el pellejo, como diría mi madre) durante dos días en los que empezaron riéndose y acabaron emocionalmente por los suelos. Siempre es un placer proponer una aventura y que tres actorazos se unan a ti con los ojos cerrados ... y que al terminar el rodaje descubras que no sólo son profesionales sino también amigos. Un placer.

Sergio, Marta y Juan nos enseñaron a todos los ingredientes con los que están hechos los grandes actores: con talento, humildad, generosidad, luz propia y con muchos cojones. Y encima los tres son guapísimos y simpatiquísimos ... como le dijo Sandra Bullock a Carey Mulligan cuando recogió su Oscar: vuestro talento, simpatía, elegancia y belleza ... me pone enferma. En nuestro caso no nos ponía enfermos, simplemente nos depertaba admiración.




Por cierto, a todo el equipo nos asombró el tremendo parecido que Marta tenía en cámara con Nicolasa Kidman antes del bótox, sobretodo con el personaje de Chase Meridian en Batman Forever. Y es que a un fan del caballero oscuro como yo, eso le hace mucha ilusión. No me digáis que en la foto de abajo no parecemos Joel Schumacher y Nicolasa preparando una toma para la muy gay tercera parte de Batman.


¿El resultado de esta aventura? Un fin de semana donde, al contrario que lo que ocurre en la historia del corto, nos hemos reído muchísimo, hemos comido muy bien gracias a Ali y sus tortillas de patatas y lomo a las finas hierbas (y es que por momentos, aquello parecía una Romería más que un rodaje, sólo nos faltaba la Virgen) y hemos acabado agotados pero tremendamente orgullosos de haber sido capaces de levantar contra viento y marea una historia tan pequeñita y complicada como ésta.

Lo único negativo ha sido que 3,2 (lo que hacen las novias) ha sido mi primer rodaje madrileño y se ha echado mucho de menos a parte de mi equipo andaluz que no ha podido estar en la capital. Pero todo lo malo tiene su parte buena y los recién incorporados al equipo han sido grandes descubrimientos como profesionales y como personas.

Gracias a los de siempre: a Edu por estar ahí las 24 horas desde hace tanto, a Lydia por ser tan grande y controlarlo todo y a Gabi por suplir con buen humor cualquier contratiempo que se presentara en el rodaje como esa afición a los martillazos de cierto vecino hijo de ******, y a Ali por ser amiga, compañera, confidente y una excelente cocinera a la vez que auxiliar de producción, ahí es nada.

Y mil gracias a los descubrimientos: a Manolo por esa simpatía, esa calidad humana desbordante y ese talentazo a la hora de crear luz y planos; a Sara por comportarse en todo momento como si estuviera currando en una superproducción; a Jesús por darme la oportunidad de currar juntos después de 13 años de amistad; a Paloma por llegar al rodaje sin conocernos a ninguno y ser una más del equipo a los dos minutos...

Y gracias a Roberto por escribir esta locura conmigo. Y a Sergio y a Marta por todo lo que habéis dado sin pedir nada a cambio. Y, por supuesto, a Juan por dejarnos la casa y a la vez dar vida a un personaje con un desnudo físico y emocional tan complicado.

Esto ha sido una aventura inigualable ... ¿el resultado? Sólo espero que al final esté a la altura de todo lo que este equipo maravilloso ha currado.

1 comentario:

Malditagravedad dijo...

Gracias a ti, ¿por qué? Por muchas cosas, jefe! Estarás a la altura, y espero que los que se machacan y se flagelan al final estén contentos tb con lo que ven, ja, ja! Besos!