PELICULEROS

domingo, 16 de mayo de 2010

Sobre pesadillas aterradoras y particulares revisiones de Freddy Kruegger ....


Lo reconozco, dormir me pierde. Es uno de esos placeres absurdos que al proletario de a pie le cuesta disfrutar, sobretodo cuando el maldito despertador (en mi caso uno verde y amarillo con un Simba cachorro del que salen dos manecillas que marcan las horas) se empeña en sonar cinco días a la semana a las siete de la mañana.

Pero también es verdad que desde pequeño tengo unas pesadillas que ríete tú de la pobre Nancy en Pesadilla en Elm Street. Quizás por eso el bronceado Freddy Krueger siempre ha sido el monstruo cinematográfico que más miedo me ha dado, era ver una de sus películas y tener que dormir con la luz encendida durante más de una semana. Supongo que a nadie le pillará a estas alturas por sorpresa, pero Wes Craven se basó para escribir la primera película de la saga en la historia real de un adolescente coreano que tenía unas pesadillas tan fuertes que acabó muriendo de miedo durante una de ellas.

El caso es que llevo una semana preocupado por si a mí me pasa algo parecido. El viernes por la noche tuve una pesadilla de estas horribilis en la que alguien no paraba de clavarme agujas en la mano. Y las clavaba con saña y con muy mala leche, además yo estaba atado en una silla, rollo Hostel, y no podía hacer nada por evitarlo. Cuando me desperté tenía la palma de la mano llena de sangre, seguramente por haberme clavado las uñas durante la pesadilla igual que mandé la sábana a tomar viento fresco a la otra punta de la habitación de tanto moverme. Pero durante unos segundos no pude evitar pensar en Freddy y en su matanza de adolescentes (¡¡qué bien que me confunda con alguien de dieciocho años, por cierto!!) haciendo que sus pesadillas se convirtieran en realidad.

Que yuyu me dio ver mi mano con tanta sangre cuando hacía sólo unos segundos alguien en mi mente me estaba clavando agujas. Por un momento me dio un pánico tremendo acabar como la pobre Tina en una de las secuencias más aterradoras que se ha rodado nunca:



Espero que no porque acabar revolcado por la pared con cuatro cortes en el estómago, aunque sea después de una agradable sesión de sexo teenager, no es un buen plan para acabar la noche.

Y ahí no acaba la cosa. Hace tan sólo unas horas me he despertado empapado en sudor porque he estado soñando con una hipótetica III Guerra Mundial en la que nos capturaban y nos mandaban a una especie de imitación de Auschwitz donde nos ponían en cola en la puerta de un barracón esperando para entrar en un horno crematorio. Me he despertado justo en el momento en que a mí me tocaba entrar .... y me ha costado hasta tomarme el primer café de la mañana. Aterrador. Es mi particular Pesadilla en Concejal Francisco Jose Jiménez Martín Street.

¿Por qué no podré soñar con conejitos rosas, campos llenos de flores y cervatillos con ojos tan grandes como los de un dibujo Manga?

En fin, el caso es que no escarmiento y dentro de poco podré ver por fin el remake de Pesadilla en Elm Street. Aunque la crítica americana la ha puesto a parir, algo me dice que a mí me va a encantar aunque esto siga alimentando mis pesadillas durante un par de años más ...

El tráiler del remake:

No hay comentarios: