PELICULEROS

domingo, 14 de marzo de 2010

From Bulgaria with love ...

Estas son las primeras fotos que Isma y Pili nos están enviando desde Bulgaria donde hacen un voluntariado europeo ayudando a mejorar la situación de los jóvenes en este país del que hasta hace poco nuestra pandilla de amigos conocíamos el nombre y poco más. Lo primero que hemos visto de su aventura ha sido a Ismael delante de un chupa-chups búlgaro y a Pili posando con cara de pasarela Cibeles al lado de una abuela comunista.

Hace ya unos meses que Pili entró en nuestro piso emocionadísima y gritando para decirnos que les habían concedido el voluntariado europeo, que ella e Isma se piraban a Bulgaria durante diez meses y que ya verían que pasaba después de ese tiempo, quizás decidían quedarse allí y empezar desde 0 una nueva vida ahora que estamos a 3 años escasos de cumplir los 30 y el pánico a hacernos mayores (como si ya no lo fuéramos, ja) se apodera de nosotros cada dos por tres.

Yo le dije ese día que no pensaba felicitarla, que no me alegraba para nada y que me ponía de mala leche que ellos dos se fueran cuando por fin estábamos todos juntos en Madrid. Y la verdad era que egoístamente me daba mucha pena dejar de tener a mi lado a dos personas tan importantes, dos amigos con los que los problemas parecen menos problemas y los días de bajón se pasan enseguida gracias a una botella de vino y a unas risas. Pero a los cabrones eso les dio igual e hicieron las maletas rumbo a Bulgaria ... vaya mierda de amigos, juas.


Ahora se dedican a darnos envidia enviando fotos, contándonos la gran experiencia que están viviendo, relatándonos su día a día en la gélida Bulgaria, mandándos videos de las animaciones que están montando para los jóvenes de allí ... poniéndonos al día, en definitiva, de los días en que están haciéndose mayores y un poco mejor personas de lo que ya son.

Pili, de hecho, ya me sorprendió hace unos años cuando decidió romper con la rutina de su vida en Málaga, meter su mundo en una mochila e irse a viajar por Tailandia para ... bueno, ni ella lo sabía, pero el caso es que aquello funcionó. Todavía me acuerdo de las risas que echaba cuando me mandaba mails contándome cómo le iba, sobretodo cuando me dijo que se había alquilado una vespino y se había perdido en una isla en plan Paz Vega en Lucía y el sexo. Un cuadro imaginársela con su teta fuera del vestido mientras recorría una isla paradisíaca montada en su moto.

Ahora ha cambiado el calor tailandés por el frío búlgaro pero sus historias siguien siendo igual de especiales. Y yo sigo esperando impaciente sus fotos y más aún su vuelta.



Ah, y si os interesa podéis seguir sus peculiares aventuras, porque os aseguro que Ismael y Pili juntos son un dúo cómico impagable, en sus respectivos blogs: el de Pili, pinchando aquí, y de Ismael, pinchando aquí.

Como os echo de menos ... ni se os ocurra enamoraros de ningún búlgaro y quedaros allí porque os traigo de los pelos.

No hay comentarios: