PELICULEROS

lunes, 29 de junio de 2009

Sobre premios y grandes noches .......



Pues cuando ya estaba casi todo listo para que Placer viera la luz, resulta que tenemos que añadir un par de cositas. Lo principal, que los dos logos de arriba aparezcan en los créditos ya que el corto empezó a dar alegrías el sábado pasado cuando en la VIII Gala de Cortometrajes Andaluces se llevó el segundo premio al mejor proyecto y un buen pellizco de inyección económica lo que me quitó un peso de encima ya que la confianza que Habacuc Rodríguez y su productora, Black Diamond, depositaron en mí ya ha podido ser devuelta en forma de amortización y beneficios antes incluso de que Placer sea una realidad. Eso es lo que se llama venir con un pan debajo del brazo.....

Por lo demás, una gala inolvidable para el recuerdo que intentaré resumir en diez puntos:

1. En la foto de abajo, cortesía de la gran Delia Márquez, aparezco recogiendo el premio que me entregaba Fran Perea. Pero fue todavía más emocionante porque cuando el presentador, al abrir el sobre, dijo que le había prometido al actor Sergio Mur que si el premio era ese le iba a dejar presentarlo a él. Así que el señor Mur, todo un excelente profesional pero todavía mejor persona, se subió al escenario para decir "señor Linares, suba usted a por el premio". Muy de agradecer el gesto de Sergio, muy emocionante que él me diera el premio y muy mal rato que pasé subido encima del escenario porque me temblaba todo y tampoco ayudó mucho que a mi lado hubiera una de las cosas que más miedo me da en el mundo, un mimo.


2. Encima del escenario no tuve más remedio que corregir a la pantalla y decir que el corto no se llamaba "El placer" sino "Placer". Creo que me temblaba la voz y no sé porqué arranqué una carcajada del público con esta corrección.

3. Como siempre aparezco haciendo el lila en la foto de familia. Mientras todos aparecen mirando al frente y sonriendo, a mí me pillaron hablando con Maggie Civantos, una de las protagonistas de Placer y un nombre del que se hablará mucho dentro de muy poco.



4. Una de las cosas más emocionantes de la Gala fue compartir palmarés con un gran amigo, el mejor cortometrajista de Málaga y una de las personas que más sabe de cine, Enrique García. Él ganó el premio al mejor cortometraje andaluz con La Corporación, todo un homenaje cinéfilo al cine clásico de Hitchcock y el mejor corto andaluz que he visto este año.


5. La Gala estuvo muy bien llevada por Mariola Fuentes y Ramón Salazar. Con Ramón coincidí en la barra libre de la fiesta posterior y tuve la oportunidad de decirle lo muchísimo que me gusta Piedras, lo muchísimo que me influye a la hora de escribir y la odisea que supuso para mí encontrarla en DVD.

6. Muy agradecido de que el equipo del corto me colapsara el móvil con mensajes y llamadas. Como echo de menos a mis andaluces que andan por los madriles buscándose la vida aunque en nada estoy unido a ellos.

7. Como diría mi abuela, me quedé "con las patas colgando" al enterarme de cierta información que no puedo desvelar pero que hizo que abandonara la fiesta subido en una nube y con una sonrisa que ríete tú del Joker. En la foto de abajo con Habacuc, productor del cortometraje y de lo que será mi primera película.


8. Todo un lujazo compartir copas con parte del equipo de Los minutos del silencio, primera película del director malagueño Rafatal y en la que yo estuve currando hace ya un año. Uno de los chicos de arte de esa peli, Jorge Agó, recogió en la Gala el premio del púbico por su corto Solo conmigo que a mí me pareció una maravilla y un derroche de elegancia y sensibilidad para hablar de algo tan duro y complicado como es la muerte.

9. Muchas gracias a Sergio Mur y Marta Hazas por ser tan geniales y por acompañarnos a la representación de Placer en la fiesta posterior y en la cena en el Pimpi donde estuvimos hablando de cine, proyectos, cortos, perros y donde descubrí de que pasta están hechos los grandes actores.


10. La noche terminó con la agradable sensación de que todo lo que hemos currado durante el último año, las ganas que le pusimos a mi guión más personal y a mi corto más íntimo están empezando a significar algo.

Menos la foto de Delia, el resto son de Edu A. Carballo al que no le puedo agradecer lo suficiente el hecho de que siempre esté ahí en noches como la del sábado para cuidarme y aplacar un poco los nervios.....

viernes, 26 de junio de 2009

Sobre como nacen los mitos .....


Los lectores de este blog sabrán de mi absoluta devoción y fascinación por ese icono llamado Marilyn Monroe detrás de la cual se escondía la tímida y vapuleada por la vida Norma Jaen Baker. Devoro todo lo que cae en mis manos sobre ella: libros de ficción, biografías autorizadas y no autorizadas, películas, documentales, entrevistas, reportajes ..... una de las cosas que más me llama la atención es el momento en que se habla del día en que murió: cómo amaneció Los Ángeles ese día, como se difundió la noticia, como se enteró el mundillo de Hollywood, como reaccionó la gente ante la muerte de lo que era la "mujer de vida alegre" del séptimo arte, las lágrimas de los que la conocían de verdad, etc, etc. Y casi siempre que llegó a ese momento se me coge un pellizco en el estómago, como si a estas alturas de la vida yo conociera a Norma Jaen, sobre todo en el libro "Últimas sesiones con Marilyn" escrito a raíz de las conversaciones que mantenía con su psiquiatra, Ralph Greeson. Tuvo que ser un día raro ese en que los cinéfilos se despertaron con la noticia de que Marilyn había sido encontrada muerta en su casa ....



Y es que los mitos mueren y en ese mismo día nace la leyenda. Y claro, uno no puede evitar sentirse en un día histórico que alguna vez relatará a sus hijos en plan "yo el día en que murió Michael Jackson estaba ....." En mi caso fue de una manera poco especial, anoche bajé al centro a cenar con mis amigos y al subir a casa estaba ya todo el mundo dormido así que me fuí con mi perro al salón a hacer un rápido zapping antes de irme a dormir. Lo que más me sorprendió, ya que no daba tiempo a oír lo que decían porque mi dedo sobre el mando adquiere una velocidad vertiginosa, es que casi todos los canales daban imágenes del rey del pop. No le di más importancia y me fuí a la cama ...... hasta que mi móvil sonó al ritmo de "Who do you think you are" de las Spice Girls (sí ¿qué pasa?) para avisar de que alguien me había mandado un mensaje que decía: "que fuerte, ha muerto Michael Jackson" Me quedé muerto, fuí corriendo de nuevo al salón y puse la CNN y ahí estaba todo .... el señor Jackson había pasado a mejor vida y ya estaba servida la leyenda, el mito y la vida que supongo algún día llevará alguien a la pantalla porque desde luego es para hacerlo: niño explotado, éxito abrumador y decadencia sin nombre, todo ello aderezado con un cambio físico horripilante que le daría el Oscar de cajón al actor que lo interprete.

Y justo antes de irme a la cama me di cuenta de que había vivido en directo la muerte de un icono de nuestro siglo y que algún día le contaré a mis hijos lo que hice el día en que murió, como me enteré y el calor insoportable que pasé al día siguiente mientras en la televisión e internet no se hablaba de otra cosa.


Pero no nos olvidemos de que la muerte de Jackson ha eclipsado por completo a la de la gran Farrah que ha volado como el ángel que fue directa al cielo. Ni Charlie ha sido capaz de ayudarla y los tres ángeles ya sólo son dos. Descansa en paz Farrah ......

Hoy era imposible despedirse de otra manera que no fuera ésta, cuando el pequeño Jackson no sabía la que se le venía encima:




domingo, 21 de junio de 2009

Sobre mis terrores y paranoias favoritos .....



Las fotos de arriba son de hace unos meses, durante unas minivacaciones que me pegué con mis amigos y mi perro en Cabo de Gata. Y es que la playa me pierde, me sirve para inspirarme, allí escribo mis guiones a boli antes de pasarlos a ordenador y allí es donde me tiro las horas muertas desde marzo a octubre ..... Hace unas horas estábamos pasando el día en la Playa Los Álamos, en Torremolinos, cuando decidimos alquilar un hidropedal y perdernos un poco en alta mar, nada especial para alguien como yo que no sabe vivir sin el mar cerca (no quiero ni pensar lo rematadamente mal que lo voy a pasar cuando en septiembre me mude a Madrid) Así que cogimos uno con tobogán para tirarnos por él y empezamos a pedalear hasta que la orilla quedó lo suficientemente lejos como para que empezara a ocurrirme lo de siempre: me meto en el agua, noto que el fondo está muy lejos y en mi mente empiezan a sonar a todo volumen los acordes de la música de John Williams para Tiburón. Y de repente me entra el pánico, empiezo a nadar como si me fuera la vida en ello y me lanzo de cabeza al hidropedal sacando los pies del agua siempre con la sensación de que en el último momento algo tirará de mí hasta el fondo y mi sangre saldrá a la superficie. Es decir, que todo mi amor por el mar queda en nada por culpa de mi pasión por el cine .... Y es que esto de que el séptimo arte corra por tus venas y no sepas vivir sin él es muy bonito pero también es una puñetera mierda cuando desde pequeño te ha cargado de traumas y terrores varios que nadie comprende y que hace que tus amigos te miren como un loco cuando te preguntan eso de "¿de verdad me estás diciendo que te da pánico bañarte en alta mar por culpa de una película?"


Y ojalá fuera sólo eso .... porque obviamente me lo tengo que pensar varias veces el ir de cámping por culpa de El proyecto de la bruja de Blair, los payasos me dan terror gracias a Poltergeist, se me relaja en esfínter cada vez que veo una máscara blanca desde que La noche de Halloween marcó mi educación cinematográfica, no puedo entrar en un lugar donde haya un hacha por si pasa como en El Resplandor ...... ¿Más cosas? Cambio de canal cada vez que en la televisión hablan de la Gripe A porque me recuerda enormemente el miedo que pasé viendo 28 días después, no entro en una alacena por si me quedo encerrado igual que Haley Joel Osment en El sexto sentido y jamás de los jamases me alojaré en un hostel e intentaré viajar lo menos posible a Europa del Este por lo mucho que me impactó Hostel.



¿Qué todas estas paranoias son cosas absurdas que no debería decir en público? Probablemente, o al menos eso dice mi madre. Pero es el precio que hay que pagar por ese subidón de adrenalina que se llama cine y por querer convertir esa sensación en la profesión de tu vida .....

lunes, 15 de junio de 2009

Sobre fotos comprometidas .....

Ayer domingo se publicó en el suplemento dominical del Diario Sur un muy interesante reportaje sobre el libro en el que Peter Bogdanovich habla de su relación con los grandes mitos de Hollywood. De Marilyn Monroe, de la que nunca podré explicarme porqué siento tantísima fascinación por todo lo que le rodea, dice algo muy gráfico:

"Orson Welles me contó -rememora el director- que fue una vez a una fiesta de Hollywood en la que estaba ella (entre el 46 y el 47), cuando todavía no era más que una starlette de segunda fila, y que había visto como alguien le bajaba la parte superior del vestido como quien no quiere la cosa y empezaba a manosearla delante de toda la gente. Ella se había reído. Welles me contó que casi todo el mundo se había acostado con ella."

Hollywood en estado puro: sexo, drogas y juguetes rotos de grandes pechos y deslumbrantes sonrisas. La época dorada que parece que ya pasó y que dejó lugar a una industria que cada vez ve el sexo como algo peor, que trabaja bajo una doble moral que da un pelín de miedo y que castiga a sus jugadores sin son descubiertos en el juego que el mismo Hollywood les obliga a jugar. Mal asunto esta hipocresía; Marilyn and company podían pasarse tres pueblos pero al menos todo quedaba de puertas para adentro o en el diván de sus psiquiatras. Porque ¿qué diferencia hay con la actualidad? Pues que ahora parece ser que los devaneos sexuales de cualquier cineasta merecen una portada en todos los portales de internet....


Como casi todos sabréis se han publicado unas fotos de Dustin Lance Black, ganador este año del Oscar al mejor guión original por Mi nombre es Harvey Milk, en la cama con un amigo-amante-follador ocasional- practicando sexo anal y sexo oral. Nada del otro mundo, el chaval no estaba llevando a cabo ninguna acción zoofílica, ni desvirgando a menores de edad ni haciendo un aquelarre sobre sangre de jóvenes descuartizados. El pobre guionista aparece en las imágenes echando, para entendernos, un polvete de lo más normal ..... Y yo me pregunto ¿qué necesidad hay de que esas fotos salgan a la luz? ¿De verdad interesa que un blog nos enseñe como le gusta el sexo oral a un guionista de Hollywood? ¿No se podían quedar todas esas cosas en las fiestas privadas que alimentaban el mito de las grandes estrellas? ¿Realmente es necesario que ya ni el equipo técnico de una película se salve de cosas como esta?


La verdad es que creo que jamás me intersaría ver una foto de Marilyn siendo penetrada por detrás por Kennedy, ni de Montgomery Clift sin la máscara de hetero y con los calzoncillos bajados o de Marlon Brando y James Dean juntos. En los tiempos que corren las fiestas privadas del cine ya no se celebran de puertas adentro sino que aparecen en primera plana en la red, a todo color y con una mala leche que ríete tú de la Gossip Girl. Algo absurdo, los cineastas fabrican sueños sobre pantallas y poco importa lo que hagan en la cama y mucho menos tener que ver fotos donde un simple polvo se convierte en noticia ..... No sé yo, casi prefiero la perversión del Hollywood clásico, al menos allí eran más discretos.

lunes, 8 de junio de 2009

Sobre grandes actrices y premios muy merecidos ....

Pues sí, ha sido un fin de semana intenso, emotivo y muy emocionante. Hace ya una semanita me llamaron del VII Certamen de Cortometrajes Cinemálaga 2009 para darme una noticia muy especial: Mariví Carrillo y Laura Artolachipi eran finalistas al premio a la mejor actriz por sus papeles de, respectivamente, una madre que propone un juego muy especial a su hijo y una puta cubana con un corazón de oro en Un cuento de hadas, corto que estrenamos hace ya dos años pero que aún sigue dando guerra. La tercera nominada era nada más y nada menos que mi adorada, admirada y venerada Natalia Mateo así que el hecho de que mis dos actrices compitieran con un peso pesado de la interpretación en España me llenaba de orgullo. Un par de días después me confirmaron que Un cuento de hadas también se había colado entre los tres finalistas a premio del público pero a mí lo que de verdad me hacía ilusión era imaginarme a una de mis niñas subiendo a por el premio .... Y así fue.

En las imágenes de abajo un par de fotogramas del cortometraje proyectado en una de las tres pantallas gigantes de la muy bien organizada gala de clausura:




Y llegó el momento de escuchar el nombre de la mejor actriz .... y cuando los presentadores leyeron el nombre de Laura Artolachipi (o Chipi como la llamamos los amigos) el corazón me dio un vuelco y el moquillo vino a mi emocionada y orgullosa nariz. Chipi subió a por el premio guapísima, elegantísima, altísima (ya empiezo a cansarme de que todas mis actrices me saquen unas dos cabezas de altura) y dio las gracias a sus padres, a su hermana, a su recién nacida sobrina, al equipo del corto, a mí y a una maravillosa y estupendísima Mariví Carrillo de la que dijo que "se merecía el premio tanto o más que yo". La verdad es que las dos están estupendas y lo digo con toda la objetividad del mundo .... y con toda la subjetividad ¡qué coño! que para eso vi lo que se curraron los papeles y lo mucho que dieron de sí en aquel caluroso fin de semana de abril de 2007. Chipi y Mariví fueron las nominadas pero yo no quiero olvidar el fantástico trabajo que hacen en Un cuento de hadas sus compañeras de reparto: Sara Galvín, Macarena Fernández y Silvia Vega; igual que los tres protagonistas masculinos de la historia: Sergio Gallardo, Simón Ramos y Chico García.

De Chipi no puedo estar más orgulloso. Nos conocimos en un cásting y ya sumamos tres cortos juntos, además ella será la encargada de dar vida a Celeste, una de las protagonistas de lo que será mi primer largometraje, ¿A quién te llevarías a una isla desierta?, repitiendo el papel que ya hizo en el corto de igual título donde nos conocimos hace ya casi cuatro años. En las imágenes de abajo, Chipi recoge su premio:




Y no quería terminar este post sin agradecer a la organización, y especialmente a Enrique García, el haber hecho una gala tan espectacular, con tanto respeto a los cortometrajistas y, sobretodo, con tanto amor por el cine. Cada premio era precedido por un vídeo que homenajeaba a una secuencia de cine de alguna película premiada con el Oscar esa categoría. En total fueron 8 secuencias dirigidas por Enrique García, Sergio Ucelay y Fernando Castillo protagonizadas por 16 actorazos andaluces que reproducían, en plan cine Dogma, secuencias de El Padrino, Pulp Fiction, Titanic, Amadeus, La lista de Schindler, Misery, El silencio de los corderos y Casablanca. Una gozada pero yo me quedo con Titanic porque estaba protagonizada por dos actores con los que he tenido la inmensa suerte de trabajar: Andrés Suárez (que en el corto ¿A quién te llevarías a una isla desierta? dio vida a Eze) y Maggie Civantos (que en Placer será la dulce y sexual Leo) Abajo un par de imágenes de la secuencia de Titanic y de los dos actorazos presentando el premio del público:




Y poco más que contar. Sólo decir que me hago peligrosamente mayor porque, a sólo un mes de cumplir los 27 años, cuatro cervezas y dos vinos en la fiesta posterior a la gala de clausura me provocaron al día siguiente la mayor resaca que recuerdo en años. Cosas de la edad, supongo. En la imagen de abajo, un servidor entre Laura Artolachipi, Maggie Civantos y el premio a la mejor actriz. Estas dos actrices coinciden en Placer con dos personajes escritos especialmente para ellas y con los que espero que vuelvan a recoger muchísimos más premios a la mejor actriz.

martes, 2 de junio de 2009

Sobre paseos por el bosque y películas de terror ....


El sábado pasado Edu, Pumba y yo nos cogimos la mochila y nos perdimos en los montes de Málaga para pasar el día entre mosquitos, jabalíes que nos acechaban en la sombra, eso que los urbanitas vienen a llamar "aire puro" y dejar que la Madre Naturaleza nos impregnara como si fuéramos Pocahontas y John Smith pegándose su revolcón mítico al ritmo de Colores en el Viento aunque nuestro paseo fuera más casto y puro. Así que durante kilómetros y kilómetros estuvimos solos con nosotros mismos y perdidos en el bosque, sin un solo atisbo de vida humana. Si en Todo sobre mi madre La Agrado decía que "un grupo de mujeres solas en una casa sin muebles siempre le recordaba a ¿Cómo casarse con un millonario?", mi mente peliculera no puede evitar asociar bosque, soledad y gente perdida con perro a cualquier película de terror de estas que a mi me encantan, desde las míticas La matanza de Texas, El Proyecto de la Bruja de Blair o Wolf Creek a las más olvidadas, pero que siempre es un placer redescubrir en medio de una reunión regada con mucho alcohol, Km.666 y similares.


Pero esta variante de terror campestre y rural tiene ya un punto culmen en la estupendísima Eden Lake que tuve la oportunidad de ver hace unos cuantos meses en el Festival de Cine Fantástico de Málaga en un programa doble junto a Déjame entrar de la que ya hablé en su momento en este blog. Para quien crea que el terror es un género menor, yo les pondría estas dos obras maestras del género para ver que me decían tras su visionado. Y es que Eden Lake, al igual que la maravilla vampírica que nos ha llegado de Suecia, es puro cine social disfrazado de sangre y vísceras. La historia de Eden Lake tampoco inventa nada nuevo: una parejita adorable de triunfadores guapos y fornidos a punto de pasar por el altar se marcha un fin de semana a un lago perdido en mitad del bosque para desconectar de su estresada vida urbana rodeados de muebles de diseño del IKEA. Obviamente, al principio todo parece sacado de una película de Disney Channel hasta que en el lago hacen su aparición una pandilla de críos malotes con mucha mala leche...


Hasta donde habéis leído la cosa no parece llamar mucho la atención. Lo reconozco, al leer la sinopsis en la Aullidos.com hace unos meses a mí tampoco, de hecho pensé que sería un refrito de El pueblo de los malditos mezclado con las peores secuelas de La matanza de Texas y con unas gotitas de El Buen Hijo. Gran error. ¿Por qué? Porque Eden Lake no abandona nunca el realismo, de hecho es lo que más miedo da, que los críos hijos de puta no son niños con el pelo blanco y que tienen los ojos como un Calippo verde limón, ni urden un plan psicótico que ríete tú de la inteligencia de Hannibal Lecter. Los críos de Eden Lake son muy normales, tan normales que da grima lo mucho que se parecen a esa pandilla que están todo el día en el parque donde paseas el perro, bebiendo litronas y riéndose de todo el que osa cruzar su mirada con ellos. Y la guerra en la que se enfrentan con la pobre parejita empieza como un simple cachondeo para acabar como el rosario de la aurora pero sin abandonar nunca un tono tan realista que hace que no te extrañaría ver algún día una historia así en las Noticias del mediodía. Aquí no hay sierras mecánicas ni una familia de caníbales que vive en el bosque; aquí hay cutters usados con muy mala idea, alambre de espino que puede ser mortal en manos de un crío y un instinto de supervivencia de los adultos que deja a la inolvidable ¿Quién puede matar a un niño? a la altura del betún.


Una gran recomendación aunque no tengo ni idea de cuando llega a España. Eso sí, agarraos los calzoncillos para uno de los mejores finales que he visto en años ....

El tráiler de Eden Lake: