PELICULEROS

jueves, 30 de abril de 2009

Sobre el programa más cruel de la historia de la televisión...

¿Recordáis aquel lejano fin de año de 2001 y comienzo de 2002? Sí, cuando fuéramos donde fuéramos escuchábamos aquello de "a tu lado me siento seguro..." sin necesidad de que fuera un anuncio de compresas. Ese año en que España entera se paralizó y el día de la final de un concurso las calles se quedaron vacías y desiertas mientras todos los televisores sintonizaban el mismo canal...que sí ¿no os acordáis? Cuando de repente todos quisimos ser cantantes aunque nuestras gargantas no dieran para otra cosa que no fuera ingerir alcohol y comida. Estoy hablando, of course, del año en que se emitió por primera vez una variante de reality-show (recuerdo estar en la cafetería de la facultad y que Ismael me dijera: "¿no viste anoche ese Gran Hermano donde cantan?") llamado Operación Triunfo.

Sin saberlo, nuestro querido ente público TVE 1 sentó las bases de un nuevo tipo de concursos que consistía en:

-encerrar a 16 jóvenes, preferiblemente de buen ver, con cierto talento para algo concreto (empezamos por la música pero terminamos por ser modelos, bailarines, trapecistas de circo y como nos descuidemos cualquier día emiten un talent-show para ser cuidador de cerdos) Es INDISPENSABLE que los concursantes utilicen una frase comodín, "esto es mi sueño", y que la usen al menos una vez cada cinco segundos.

-a esos chavales hay que ponerle un claustro de profesores (si son profesionales fracasados pues mejor que mejor) que utilicen la palabra "sueño" incluso más que los concursantes...y es que entre OT y Fama le están quitando el sentido a la palabra.


-una vez que tenemos esto hay que lanzar a los pobres chavales a una Academia de Alto Rendimiento (me encanta el nombre, es tan chic) donde se les convence que lo que están haciendo es el trabajo más sacrificado, duro, exigente e importante del mundo...ains, a picar piedras o limpiar wáters los mandaba yo a ver qué pensaban de estar tocándose los reaños sentados en unos puff de diseño mientras lloran porque no les sale una nota.

-Y aquí llegamos a mi parte favorita...les hacen creer que cuando termine el concurso van a ser superstars, sus vidas cambiarán y se moverán entre conciertos, giras masivas y orgías con polvos blancos. Unos meses después de la final, sin embargo, son lanzados al olvido más absurdo y atroz, incapaces de ser recordados por nadie ni contratados e imitando sus días de gloria televisiva delante del espejo con un cepillo a modo de micrófono.


Ojo, después de esto creeréis que soy uno de esos que cree que es más listo e inteligente por criticar estos reality-shows que buscan nuevos talentos. Nada más alejado de la realidad, es de los pocos programas que sigo de la televisión junto a "Perdidos" y "Sé lo que hicisteis". Sí, no lo puedo evitar, será ese componente cruel que tiene pero es como una droga para mí, que me vacía el cerebro y me hace desear tener una voz prodigiosa para que algún día Jesús Vázquez me dijera eso de: "¡¡cruza la pasarela!!" y yo empezara a llorar y pasara entre un montón de niñas que alargan sus brazos hacia mí como si fueran zombies en busca de cerebros....no lo puedo evitar, es que esa imagen de las fans intentando tocar a los concursantes siempre me recordó mucho a La noche de los muertos vivientes.

Anoche empezó OT de nuevo y a mí me da que se va a pegar un batacazo de audiencia de los que hacen historia y obligan a acercar la final cuanto antes, despachando a los pobres concursantes como puedan. Lo dicho ¿existe algún programa más cruel? Y eso sin contar con que los nuevos participantes parecen recién salidos de la guardería, tanto que me tuve que poner las gafas y acercarme al televisor para comprobar que detrás del título OT no aparecía la palabra "school" ni nada parecido. A uno casi que le da grima comentar la belleza de tal o cual concursante porque se siente un pederasta.

En fin, yo rezo porque se adapte pronto a España el formato On the Lot, una especie de OT americano creado por Steven Sipelberg donde se sigue al pie de la letra todos los pasos que antes he descrito pero donde los concursantes son aspirantes a directores de cine. Que feliz sería yo llorando todo el día en la Academia, diciendo que persigo mi sueñoy cruzando la pasarela....ains.....

Os dejo con la valoración del jurado a una de las pobres concursantes de On the Lot:



miércoles, 22 de abril de 2009

Sobre presentaciones, festivales y esas cosas....


Pues sí, el pasado lunes 20 presentamos Varices en el 12 Festival de Cine Español de Málaga y todo salió bien, muy bien. Al dar las gracias en el escenario conseguí no tropezar, ni caerme, ni echar a correr, ni vomitar sobre el público cual niño del exorcista y con eso me doy por contento. Eso sí, descubrí que para ponerme delante de un photocall y hablar en público necesito ingerir grandes dosis de vino antes del evento sino no hay manera...llamadme borracho o alcohólico en potencia pero mi triste realidad es así.


Por lo pronto sé que Varices gustó. La fila de atrás, que desconocía que los de delante éramos parte del equipo, la disfrutó bastante y el público se rió donde se tenía que reír y cuchicheó donde tenía que cuchichear preguntándose qué estaba pasando. Lo que más me sorprendió fue que al finalizar la proyección dos abuelas encantadoras se acercaron para decirnos que eran fans del corto y que ya lo habían visto varias veces...al final va a ser que mi público potencial es la tercera edad aunque yo encantado ¿eh? Gracias a las dos abuelas desde aquí que me alegraron la tarde, la noche y parte del día siguiente. Aunque la parte negativa de la noche fue lo mucho, muchísimo que se echó de menos a la gran parte de mi equipo a los que tengo buscándose la vida en Madrid y a los que veré en apenas dos días en el rodaje de Placer. Abajo foto de familia con los directores que presentaban cortos en la misma sección que Varices:


Varices ya queda en manos del jurado para saber si el viernes nos llevamos algún premio o no. Si lo hacemos nos enteraremos en pleno primer día de rodaje de mi sexto cortometraje, Placer. Aunque de todos los concursantes yo creo que el más que justo ganador sería La corporación de Enrique García quien, al menos, debería tener asegurado el premio a la mejor dirección.


Y un servidor se despide ya del Festival de Cine de Málaga, donde ha tenido la oportunidad de ver alguna que otra genialidad como La vergüenza de David Planell, para clausurarse ya que en apenas dos días un equipo de 40 personas nos enfrentamos a nuestro primer corto en cine, Placer, una historia sobre los fantasmas del sexo, las películas porno, los príncipes azules y los consoladores que hacen de sustitutos de los príncipes...pero eso es otra historia que merece un post aparte.

NOTA: Las fotos están extraídas del fotógrafo de la sección que las ha colgado en ese maravilloso invento llamado Internet.

domingo, 19 de abril de 2009

Sobre "Varices" y el Festival de Málaga....


¡¡Que nos vamos de festivaleo!! Ya son tres años participando en el Festival al que le tengo más cariño, que no en vano han sido cuatro años cubriéndolo como prensa y tres participando como concursante...uy, esto ha sonado muy OT. Hace tres años estuvimos presentes con ¿A quién te llevarías a una isla desierta? que terminó su carrera festivalera en Málaga después de algunos premios y muchos viajes para presentar esta historia independiente que el año que viene se convertirá en mi primera película. El año pasado tuve momento emotivo, mi familia al pleno vino para apoyarme en la proyección de Un cuento de hadas que al final consiguió alzarse con el premio del público. Ya véis, uno sigue siendo un sentimental aunque no lo parezca....

Y este año volvemos a la carga con una historia a media caballo entre el realismo costumbrista y la fábula mágica, un cortometraje sobre el día a día en una peluquería de barrio regentada por Marga (Mariví Carrillo) a la que cada vez le cuesta más soportar la gigantesca variz que recorre su pierna de arriba a abajo. Un día normal como cualquier otro puede guardar más sorpresas de lo que parece...Bea (Macarena de Rueda), Raúl (Sergio Vega) y Ángel (Juanje Vargas) son otros de los peculiares personajes que pueblan esta peculiar peluquería.


Varices se proyecta en el 12 Festival de Cine de Málaga el lunes 20 de abril, a las 19:00 en el C.Cultural de C/Ollerías, en la sección ZonaZine del Festival. Todo aquel que quiera pedir cita en la peluquería está más que invitado....

martes, 14 de abril de 2009

Sobre corazones llenos, aulas vacías....

Utilizo como título de esta entrada el descarrachante nombre de la parodia de series de instituto que protagonizaba el personaje de Anabel Alonso en la mítica 7 vidas. Y es que la gracia de aquello era que la propia parodia a veces no conseguía superar los niveles de surrealismo de las series de instituto reales y supuestamente serias a las que imitaba. Y es que los líos amorosos en los centros educativos siempre han sido un filón para la pequeña pantalla...y nos han hecho mucho daño a los pánfilos que pensábamos que la vida era como en la tele o en cine. ¿Por qué? Por varios motivos, aunque esta actualización viene a cuento del estreno anoche de la tercera temporada de Física o química, esa serie donde al menos se molestan en que los alumnos parezcan realmente adolescentes y no treinteañeros con el síndrome de Marisol.


A los que crecimos en los 80 no nos resultará ajeno que una de las grandes conversaciones que más nos gusta tener cuando estamos borrachos es hablar de aquellas maravillosas series de insitituto que nos educaron, nos hicieron comprar la Superpop para tener las carpetas de cartón de sus protagonistas y nos engañaron vilmente porque cuando llegamos al instituto de verdad descubrimos que poco tenía que ver con el de esas series...Y como muestra, varios ejemplos:


-Sensación de vivir nos hizo pensar que al llegar al instituto nos encontraríamos con un mundo lujoso, lleno de taquillas y de aparcamientos, con gente guapa dando fiestas y que el culmen de nuestro glamouroso vestuario serían unos pantalones sobaqueros acompañados de flequillo y tupé. Y por supuesto entraríamos en un mundo de drogas, sexo fácil y vírgenes incomprendidas. Luego cumplimos 18, llegamos al instituto y nos encontramos con un edificio de piedra, más feo que perri y donde el máximo exponente de la moda eran los chándals de corchetes y las sudaderas de Fruit of the loom.


-Después de Sensación de vivir nos enganchamos sin remedio a Salvados por la campana, que nos hizo creer que en el insti tendríamos taquillas, que el director sería un tío cachondo, que los pardillos como Scricht eran respetados y caían bien y que seríamos populares si conseguíamos tener un teléfono móvil. Gran error, luego descubrimos que la triste realidad era que teníamos que llevar todos nuestros libros en una mochila como burros de carga, que el director era un cabrón y que a los pardillos se les pegaba y se les empujaba al suicidio. De hecho, mi generación creció de golpe cuando vio a la pardilla Jessie convertida en Nomi Malone en ShowGirls y a Scricht reconvertido en actor porno....eso sí, Zack Morris y su melena rubia siguen alimentando muchas fantasías sexuales de ellos y ellas.


-Hubo un parón de unos años en este tipo de series hasta que llegó la mítica e inigualable Al salir de clase que nps hizo lamentarnos porque nuestro instituto era un lugar aburrido donde no había asesinos en serie, manos negras, violadores, trastornos sexuales y alimenticios varios, alumnos que aparecían y desaparecían de la serie como Pedro por su casa....nos hizo ver que nuestras vidas no tenían sentido porque íbamos a clase con acné y no sin ser un treinteañero vestido de quinceañéro que vivía en un bucle temporal que impedía saber en qué curso estaba y cuando terminaría por fin el instituto. Al salir de clase nos enseñó que se podían tener dieciséis años y vivir independizados en Madrid, sin trabajo y en un pisazo que ríete tú de la factoría de Andy Warhol. Claro, el batacazo con la realidad aún nos dura a los que comíamos todas las tardes con este surrealismo disfrazado de serie de televisión.

-Después de Al salir de clase nos llegó Compañeros que a mí me sigue pareciendo la más digna, seria o, al menos, la menos ridícula de todas. Los personajes eran creíbles y empatizabas con ellos, las tramas eran más o menos reales (aunque a veces se les iba la pelota porque yo recuerdo una abducción extraterreste e incluso un protagonista en un episodio de Lara Croft), la realización tenía puesto un ojo en el cine y lo único que chirriaba era un claustro de profesores que más parecían una ONG que unos educadores.

-Ahora nos llega Física o química, o el remake encubierto de Compañeros. Como uno ya está en la facultad pues desconoce si los institutos actuales son como el de la serie, un centro de drogas, orgías y perversión. Yo sólo digo que hace unas semanas fuí a mi antiguo instituto en la Sierra de Cádiz para ver unas cosas y me encontré con un centro que era como una mezcla de puticlub, reformatorio y Guantánamo. Las nuevas generaciones vienen pisando fuerte....

Os dejo con un descojonante ejemplo de Corazones llenos, aulas vacías...




lunes, 13 de abril de 2009

Sobre grandes cortometrajistas y sobre grandes cortos....


El año pasado tuve el honor y el privilegio de compartir palmarés en el Festival de Cine Español de Málaga con Enrique García, ganador él del premio del jurado al mejor cortometraje por Elena y Rebeca y yo ganador del premio del público por Un cuento de hadas. La foto la tengo para el recuerdo porque siempre había admirado mucho al señor García, siempre decía a todo el mundo que él era el mejor cortometrajista que tenía Málaga de lejos y siempre pensé que compartir palmarés con él tenía que ser una pasada. Así que el año pasado, a mis 25 añitos, pude lucir placa junto a él, de hecho en la foto luzco su placa porque el jurado se confundió al dárnosla y a mí me colocaron la de Elena y Rebeca.

Este año volvemos a competir en la misma sección, él con La corporación y yo con Varices. Hasta esta semana no he podido ver el corto de Enrique pero nada más terminar los créditos supe que si tuviera que apostar por alguno de los cortos que compiten por el premio, apostaría con los ojos cerrados por él. La corporación es casi un mediometraje de factura impecable, una colección de referencias cinéfilas donde cada plano es un homenaje, lleno de inteligencia y amor al cine, a una película en especial, desde Crimen Perfecto a Vértigo pasando por Frenesí, Tiburón o Lolita. Algo que sólo un enamorado del cine que lo lleva en la sangre podía hacer.

Abajo, una imagen promocional de Elena y Rebeca:

Pero de todos sus cortos, y mira que casi todos son geniales, me quedo con Elena y Rebeca. ¿Por qué? Porque demuestra que hace falta muy poco, sólo una buena historia y unos buenos actores, para llegar al espectador y dibujarle una sonrisa permanente en la cara. Elena y Rebeca es una road movie pero también una comedia gamberra, es un homenaje a Thelma y Louise pero también una historia de amistad con entidad propia...y en sólo 14 minutos te cuenta una historia de las que enamoran a la crítica (yo ya perdí la cuenta de la cantidad insultante y merecida de premios que el corto lleva acumulados), al público (verlo en un pase con espectadores es como asistir a una comunión perfecta entre la pantalla y el público) y los que estamos empezando en esto y necesitamos ver que hay gente que con curro, ganas y talento llega a donde quiera y donde le salga de los reaños...

Para ver Elena y Rebeca sólo tenéis que pinchar aquí....

Y encima Enrique es un padrazo de dos niñas preciosas con nombres de grandes clásicos del cine...eso es ser un cinéfilo y lo demás son tonterías.

miércoles, 8 de abril de 2009

Sobre Chipi Superstar.....


Laura Artolachipi, más conocida entre nosotros por el andalucismo de la Chipi, es una de esas actrices destinadas a hacerte la vida un poco más fácil como director. Es especial, intuitiva, natural como ella sola y una de las intérpretes más generosas y arriesgadas que un servidor ha tenido el placer de conocer. Además, tengo el privilegio de decir que empezamos como director-actriz (aunque a nosotros nos gusta más llamarnos directorcillo y actrizcilla) y que ahora somos grandes amigos a pesar de que sigue siendo una de las actrices con que más disfruto trabajando. Vamos, que somos como Pedro y Pe pero sin su éxito y sin sus millones.

A Chipi la conocí hace unos tres años, cuando estábamos buscando protagonistas para el cortometraje ¿A quién te llevarías a una isla desierta? Ella llegó al cásting más chula que un ocho, me dijo que el texto no le gustaba y que lo que le pedía era imposible así que hizo la prueba casi de mala gana....pero con una fuerza y una personalidad arrolladoras. No me hizo falta ver a nadie más, tenía a mi Celeste delante mía. En el rodaje conocí más de cerca a una tía cabezona ("que sepas que voy a decir esto pero que no estoy de acuerdo con el texto"), dulce (su lágrima final nos hizo emocionarnos como tontos a todo el equipo), inteligente y con ganas de comerse el mundo. Tenía eso que es tan difícil encontrar en alguien: ángel y luz.


La niña me hizo las maletas y se me fue a Los Ángeles, yo pude decir orgulloso que mi actriz fetiche vivía en "West Hollywood". Volvió para regalarme el papel de la puta sudamericana Rebeca en Un cuento de hadas (al que corresponde la primera imagen) y ahí ya me robó el corazón para forever and ever. La actrizcilla había crecido y se había convertido en una ACTRIZ capaz de soportar sola el clímax del que estoy más orgulloso de todo lo que he escrito y dirigido....aún me sigo emocionando cuando veo que alguien llora con su nana durante los últimos cuatro minutos de Un cuento de hadas. Pero Chipi volvió a hacer las maletas y se me fue a volver a hacer las Américas...hasta ahora.


Mi pequeña gran actriz vuelve a tierras sureñas para que volvamos a reencontrarnos frente a las cámaras, ella como la madre soltera ex-adicta al sexo de Placer y yo como el niñato director que afronta su sexto cortometraje con mucho miedo y más nervios. Y la Chipi se nos hace famous y superstar y como tal ya se ha hecho hasta su página web donde pòdéis ver sus vídeos, sus interpretaciones en español y sudamericano y hasta su sangrienta muerte en una pura serie Z americana....

Porque este es el motivo de esta actualización, que pinchéis aquí y descubráis a la gran Laura Artolachipi: http://www.lauraartolachipi.com/

sábado, 4 de abril de 2009

I´m gonna live forever, baby remember my name....


La de arriba es Jennifer Beals en la obra cumbre del horterismo, las lentejuelas y el ochenterismo en estado puro: Flashdance. Sobra decir que con esos adjetivos es más que obvio que a mí me encanta, que tengo el dvd en edición hipermegacoleccionista y que hasta me sé al dedillo la coreografía final de la pobre soldadora ante el jurado de la Academia de Baile al ritmo de Irene Cara. Y es que creo que la vida es más bonita si la ves desde los ochenta: te pones unos calentadores en los pies, te cardas el pelo un poco, te pones tus mejores hombreras y el mundo es tuyo.

En los ochenta las películas eran películas de verdad y la generación de Naranjito apendimos que se podía ser soldadora y bailarina al ritmo de What a feeling; que podíamos buscar tesoros piratas con nuestros amigos y llamarnos Los goonies; Cuenta conmigo nos enseñó que crecer es una mierda; todos deseamos perdernos en el jardín como en Cariño he encogido a los niños, lloramos como condenados por no tener un amigo marciano y cabezón como E.T. y sí, deseamos decir eso de "remember my name" al ritmo de Fama.

Y es que esta actualización viene al cuento de esa palabra que para las nuevas generaciones significa un reality show con veinte petardos dando botes, un claustro de profesores de risa y una jefa de estudios que es como una mezcla entre un travelo y Hillary Swank en Million Dollar Baby. Pero los veinteañeros que crecimos en los ochenta sabemos que no, que Fama significa eso de "la fama cuesta y aquí vais a empezar a pagarlo" y que la secuencia más petarda de la historia de los ochenta es poner un coche en mitad de la calle y hacer esto:


La película de Alan Parker contiene todas las virtudes y defectos de las películas de los ochenta, pero debajo de su aparente superficialidad no deja de esconder una historia demasiado triste y amarga sobre todos los colgados (porque no merecemos otro nombre) que nos queremos dedicar al artisteo...y brilla como pocas en secuencias como el abuso a Irene Cara en un cásting o el patético encuentro de dos actores con un tercero que les atiende en un restaurante cuando se supone que estaba triunfando sobre un escenario. Y el caso es que Fama vuelve con un remake que se estrenará a finales de año y que es el motivo de esta actualización: enseñaros el tráiler:


¿Qué es un pecado capital tocar uno de los clásicos más petardos e imprescindibles de los ochenta? Seguro...pero que queréis que os diga. Yo me muero por entrar en una sala y volver a escuchar aquello de "i´m gonna live forever, people remember my name...Fame!!" Un servidor tiene ya mono de volver a sentirse en los ochenta, con pocos añitos, mocos en la nariz y una madre con un peinado como el de la novia de Frankenstein...porque aunque la película sea de 1980 y yo naciera en el 82, mi querida madre tenía el VHS de la película gastado...y luego se extraña de que yo haya salido así....




jueves, 2 de abril de 2009

Sobre tetas, culos, drogas y poco más...


Ok, partamos de que me parece de puta madre que una película española llene la sala más grande de un multicines como vi el pasado domingo. Y todavía me parece mejor que llegue al número uno de taquilla arrasando literalmente con el resto de cartelera. Igual que me parece de lujo que para ello se haya utilizado una campaña de publicidad basada exclusivamente en el contenido sexual y en los desnudos de sus protagonistas, todos ellos estrellas televisivas y, aún más importante, asiduos a la portada de esa maravillosa Biblia Juvenil que nos ha educado a todos y que se llama Nuevo Vale. Pero uno espera más de una película cuando trata uno de los temas que más me apasionan ver sobre una pantalla: el paso de la adolescencia a la madurez de un grupo de jóvenes en apenas 48 horas. Y por eso mismo uno asiste horrorizado a dos horas donde lo único que aparece en pantalla es culos, tetas, algún que otro pene kilométrico y mil rayas de coca....Nada más. Absolutamente nada más. Y cuando digo nada más es nada más, 0 patatero. Ni una sola línea dramática, ni un solo personaje que esté minímamente construido, ni un interés por mostrar otra cosa que no sea el culo de las estrellas televisivas teenagers del momento. Y ahí si es verdad que me cabreo, porque que la película más taquillera del momento sea española está de puta madre, pero que la gente salga espantada de la sala y uno escuche comentarios como "si es que es española, que nos íbamos a esperar" o "todo lo que hacemos es igual" pues a uno le molesta...no por los comentarios sino porque llevan razón ya que Mentiras y Gordas es un bodrio que no hubieran hecho ni Pajares-Esteso en sus horas bajas.


Quien me conoce sabe que la provocación en celuloide me apasiona, que soy firme defensor de mostrar sexo en pantalla y de transgredir y polemizar cuanto más mejor. Pero siempre con una base razonable o teniendo algo que contar que haga merecer la pena el desnudo. Pero señores Albacete y Menkes, para haber hecho esta película mejor podíais haber dirigido una porno que he visto películas X con mucho más argumento y mejores interpretaciones que Mentiras y Gordas. Y que conste que los pobres actores no tienen la culpa, que demasiado hacen lidiando con los personajes que les ha tocado interpretar. Es que estoy intentando pensar algo bueno de la película y no lo encuentro, os lo prometo, es que no recuerdo absolutamente nada que sea positivo de este engendro hecho celuloide. Sólo diré que los últimos 10 minutos de la película, rodados a cámara lenta y con una ópera de fondo, provocaron más carcajadas en la sala que una comedia de Torrente...y se supone que era el clímax dramático. En serio, pocas cosas en mi vida me han dado tanta vergüenza ajena como esos 10 minutos.
Lo que más me fastidia es que el guión, por llamarlo de alguna manera, de Mentiras y Gordas viene firmado por los dos directores de la película y por Ángelez González Sinde, la presidenta de nuestra querida Academia de Cine...y que la presidenta haya puesto su nombre en algo así es para que la destituyan y le prohíban volver a escribir una sola palabra nunca más...Y no digo nada de que este bodrio disfrute del apoyo de las televisiones nacionales, del ico y de todas las subvenciones cuando gente con talento tienen que esperar años para poder ver materializadas sus películas...