PELICULEROS

martes, 15 de diciembre de 2009

Todo es más bonito si se dice en francés ...

No hace falta conocerme mucho para saber que la ilusión de mi vida es vivir en París. Y es que uno no puede evitar pensar lo fantástica que sería una vida en Francia, despertándose por la mañana para ir a comprar la baguette de pan del desayuno mientras pasa algo parecido a esto:


No hay duda, todo lo francés mola. De hecho, los dos grandes descubrimientos cinematográficos de la semana son franceses. El pasado sábado pude ¡¡por fin!! ver Martyrs después de haber escuchado de todo sobre esta nueva demostración de que nuestros vecinos no tienen competencia a la hora de hacer cine de terror: que si es la película más salvaje que se ha hecho en años, que su visionado es inaguantable, que si muchos festivales que la proyectan tienen que poner ambulancias a la salida del cine para atender a los aterrorizados espectadores, que si bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla ...



A mí Martyrs no me resultó tan salvaje, de hecho me parece que A l´interieur es mucho más bruta e impactante en lo referente a gore y a tensión insoportable. Pero entonces ¿por qué es tan tremendamente buena Martyrs a pesar de que gran parte de lo que se ha dicho de ella es pura exageración? Pues porque se toma el terror muy en serio, empieza de una manera insuperable con un prólogo genial al que le sigue una primera media hora sencillamente antológica. Sí, hay violencia explícita, sangre por un tubo (que bien mezclan los nuevos directores franceses el rojo sangre con el blanco de sus inmaculados cuartos de baño) y nunca sabes muy bien a qué personaje le va a tocar morir de la manera más cruel posible (y no, ni siquiera los niños están a salvo) Pero todo esto se quedaría en nada sino fuera porque Martyrs utiliza el terror para hablar de algo que da mucho más miedo que la sangre y las vísceras: el ser humano.


Que sana envidia que me da el terror francés: Alta tensión, A l´interieur, Martyrs .... Eso sí, me está creando una paranoia horrible a vivir en una casa en el campo y a los cuartos de baño blancos. El tráiler de Martyrs:


Y ayer hice algo que hacía años, años y años que no hacía: ir a ver una película sin saber absolutamente nada de ella. El señor Pérez Toledo me descubrió El erizo que está basada en una novela hipermegafamosa de la que yo no había oído hablar en mi vida, lo que no sé si dice mucho de mi pobre cultura pueblerina. El caso es que la película es una auténtica gozada, una historia muy inocente y algo cursi (todo esto dicho como algo positivo) pero con un innegable encanto franchute. ¿Qué cuenta? la historia de una niña repelente, muy parecida a Pepita Pulgarcita, que planea suicidarse a la vez que entabla amistad con la portera de su bloque, una ermitaña solitaria e inculta pero que devora toda la obra de Leon Tolstoi.


El erizo parece dirigida por una mezcla entre un Jean Pierre Jeunet depresivo y una Isabel Coixet intentando ser positiva. No es una gran película pero sí es la típica historia que te tiene todo el rato con una sonrisa en la boca, que se te pasa en un suspiro y que al final consigue eso tan curioso que es emocionarte y hacer que le cojas cariño a los personajes, incluso a esa Pepita Pulgarcita a la que durante los primeros diez minutos de película deseas descuartizar y repartir sus trocitos por todo París. Un gran descubrimiento de película, aquí podéis ver una secuencia, por supuesto en francés ... y es que todo es más bonito si se dice en francés:





2 comentarios:

Angus dijo...

No comparto tu afición, y la de muchos otros, por el cine de terror pero como creo que cine son muchas cosas, el terror lo pongo entre las que no voy a ver y no me meto en jardines psicológicos porque no son lo mío :) Pero como he vivido en Francia y vivo muy cerca de ella sigo visitándola con frecuencia y comparto tu admiración por muchas de sus virtudes. Y 'la elegancia del erizo' me gustó. No es fácil escribir y es realmente difícil escribir algo con un enfoque original que a la vez resulte interesante, irónico y sutil como esa novela. No sé si veré la película pero tu comentario me anima a verla a pesar de que la comparación inevitable siempre provoca 'choques varios'.

Alfins dijo...

Me gusta leerte tío! Y me gusta que te gusten muchas de las cosas que me gustan!! Escribes bien y tienes muy buen gusto!!!
Sigue siendo un placer (a ver si un día me animo y veo el resto de tus cortos, te espero a que empieces con el piloto de "Six feet under" ;-)
No hubiera sido capaz de unir en un mismo post: "La Bella y la Bestia", "Martyrs" y "El erizo" sin que se me notaran las costuras, ni siquiera después de un buen "francés".
"La Bella y la Bestia" qué recuerdos! la primera vez que una película de animación (peliculón a secas y punto) optaba al oscar a mejor película. Creo que el intento de ampliar a diez el número de candidatas a las codiciadas estatuillas, no es más que el de vender más, eso por descontado, pero también el de hacer justicia con lo que está ocurriendo con el cine de animación últimamente.
Con respecto a "Martyrs" completamente de acuerdo, da tanto miedo porque parece tan real como en su día me lo pareció el primer "Funny Games" de Haneke.
Y muy buena la observación del rojo y el blanco de los cuartos de baño franceses (apúntate ésta: "Dead Snow", nada que ver con las francesas que citas, tampoco conocía nada de ella cuando la vi y también demuestra que la sangre y la nieve hacen una muy buena combinación)
Y "El erizo" más que elegancia me provoca vagancia. Me da una pereza. Me pasa todo lo contrario que a ti. Tengo demasiada información sobre ese libro (todavía no lo he empezado y me lo regalaron hace ya unos meses) y no sé por qué me parece que la película va a ser un poco como el libro que... Hay que ver cómo son los prejuicios. Creo que fue Albert Einstein el que dijo aquello de: "qué tiempos éstos en los que es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio". Pues eso.

P.d. Pero como dice angus tu comentario me anima a verla. Y mi chica me dice que te diga que tu comentario no la anima lo más mínimo a ver "Martyrs" y que es mentira que todo es más bonito si se grita en francés ;-)