PELICULEROS

viernes, 4 de diciembre de 2009

Sobre las películas Juan Palomo: "yo me lo guiso, yo me lo como"

Antes de nada, no quería empezar este post sin hablar de una curiosa película, The St. Francisville experiment. Hace unos cuantos añitos ya, mis compañeros de piso y yo fuimos al videoclub en una tarde de febrero donde se supone que deberíamos estar estudiando para los exámenes pero en la que decidimos que lo que nos apetecía era ver una película de terror para acompañar al sábado tarde de lluvia y frío que nos había tocado. Así descubrimos The St. Francisville experiment, semioculta en una estantería y esperando ser desempolvada para dar unos cuantos sustos. Leí la sinopsis y casi me parto de la risa allí mismo, aquello parecía que era una copia tan descarada de El proyecto de la Bruja de Blair, incluso en el título la habían plagiado, que no quedaba más remedio que alquilarla para echarnos unas risas. ¿Cuál era la sinopsis? Cuatros estudiantes desaparecen en el interior de una vieja mansión sureña mientras rodaban un documental sobre una vieja maldición que se supone rondaba a la casa ... pero todo quedó grabado en las cintas de las videocámaras que usaron y que un par de años después se encontraron ¿No os suena? El tráiler:


La película es un despropósito y un plagio tan descarado de la bruja de Blair que uno no puede evitar sentir hasta cierta simpatía hacia algo echo con tan poca verguenza. Aunque también diré en su defensa que tiene un par de secuencias que dan bastante yuyu, sobretodo una que tiene lugar en uno de los dormitorios y que tiene como protagonistas a una insoportable estudiante y al espíritu de un antiguo esclavo negro con muy mala leche. Y vosotros me diréis ¿por qué nos habla ahora de este plagio tan descarado? Pues porque esta semana estuve en el cine viendo Paranormal Activity que también debe gran parte de su existencia a El proyecto de la Bruja de Blair (los lectores de este blog ya sabéis que es una de las películas de terror que aún hoy me sigue quitando el sueño) pero que ha tenido la gran suerte de estrenarse once años después que aquella y así poder ser vendida como original y como "la película más terrorífica de la década".


A veces hacer cine puede ser algo muy complicado, muy caro y que lleve varios años de tu vida, sino que se lo pregunten a James Cameron que está a punto de estrenar la esperadísima Avatar. Otras veces, como es el caso de Paranormal Activity, la cosa puede resultar insultantemente fácil, siempre que utilices la fórmula de Juan Palomo, es decir, "yo me lo guiso, yo me lo como". ¿En qué consiste el lema de Juan Palomo aplicado al cine? Veamos:

1. En primer lugar es preferible poner en un altar a El proyecto de la Bruja de Blair y reverenciarla todos los días, sobretodo a su forma de estar rodada y a su estrategia de marketing. El nuevo espectador, ese que pasa una media de dos horas al día delante de Youtube, ya tiene asimilado que un personaje que decide grabarlo todo con una cámara de vídeo es algo normal y corriente.

2. Borra la palabra dirección de fotografía de tu pequeño manual del director debutante. El supuesto realismo te permite utilizar una estética donde tu mejor foco sea la luz de la lamparita de la mesita de noche.

3. Da igual lo absurdo que suene, vende la película como si fuera una grabación real. Te la debe traer al fresco incluso que lleves a los actores al estreno, tú debes jurar por tu propia vida que los personajes de la historia son reales y llevan años desaparecidos o murieron en directo como se puede ver en la película.

4. Ni se te ocurra ir a una Escuela de Arte Dramático para buscar a los actores. Deben ser reales así que puedes usar a tu primo, tu hermana, tu vecina o la vendedora del mercado que siempre quiso entrar en un reality porque su sueño es ser famosa. Tú defenderás cualquier error en su interpretación diciendo que buscabas el máximo realismo.


5. Y lo más importante: aunque la película esté vendida a una distribuidora desde hace mucho, tú deberás crear una mitología alrededor de ella, es decir, utilizar el típico rollo de "hice la peli porque sí, con dos duros, y de repente Dreamworks, que le estaba paseando a su perro por mi barrio, llamó a mi puerta y me la compró, ahora tengo un cheque en blanco para la siguiente aunque jamás creí que pasaría algo así"

Paranormal Activity cumple punto por punto todo lo que debe hacer Juan Palomo. Pero el caso es que funciona asombrosamente bien a pesar de su condición de "copia descarada de la bruja de Blair". Es cierto que las secuencias diurnas son insufribles y el espectador desea con todo su corazón que a los personajes les pase todo lo malo que les pueda pasar, porque son estúpidos y caen fatal. Y también es verdad que a veces los diálogos provocan carcajadas antológicas en la sala, como el momento en que, después de ¡¡1hora y 20minutos de película!!, la sufrida protagonista va y suelta con toda su cara de sorpresa: "aquí está pasando algo raro".

Pero el caso es que cuando Paranormal Activity quiere dar miedo, da mucho miedo. Las secuencias nocturnas son aterradoras; el ya famoso Plano General del dormitorio, con el pasillo y las escaleras de donde provienen gran parte de los sustos al fondo y siempre a oscuras, te mantiene alerta en todo momento; y el uso del sonido demuestra que la ley de oro del cine de terror sigue funcionando a la perfección: nada es más aterrador que aquello que no podemos ver.

¿Es una de las películas más terroríficas de la historia del cine? Obviamente NO, pero si es una más que aceptable muestra del género, una peli "Juan Palomo" que funciona a la perfección como historia de miedo y que al que esto escribe le ha provocado más de una pesadilla desde el pasado miércoles. Sinceramente, cuando salí del cine me pareció una película simplemente correcta. Pero cuando llegué a casa y vi que estaba solo, empecé a ponerme nervioso. Y por la noche me desperté a las cinco de la mañana y descubrí que no me encontraba a gusto en la oscuridad, que casi prefería dormir con la luz encendida ... y ahí me di cuenta de que Paranormal Activity había cumplido con creces su misión: dar miedo.



1 comentario:

Alfins dijo...

El nuevo Juan Palomo, ya no se conforma con guisárselo y comérselo solo. El Juan Palomo de la era youtube consigue que al final casi todo el mundo termine comiéndoselo TODO. Soy de los que he visto la peli de Oren Peli y no se me ha indigestado. No es la más terrorífica de todos los tiempos, pero el tiempo que duró consiguió meterme el miedo en el cuerpo. He de decir que he visto esta película en el dormitorio junto a mi chica (ahora que lo pienso, no sé si lo que acabo de decir es el mejor momento para decirlo). Ella quería que dejáramos la luz de la mesita de noche, por lo menos, encendida que todavía se acordaba de cuando vimos en aquella acampada "El proyecto de la bruja de Blair" y no la dejé ni encender siquiera una minilinterna que llevábamos. No tengo que aclarar que desde entonces no hemos vuelto a ir de acampada, y que desde hace unos días estoy durmiendo solo en el sofá del salón de casa y con la tele encendida toda la noche, mi chica sabe del miedo que todavía me produce "Poltergeist", y del terror (ríete tú del último cine del género que nos está llegando de Francia)que me provocan las teletiendas varias y los infinitos llama y gana que a esas horas dan casi todas las cadenas.
P.d. Voy a bajar al videoclub a ver si tienen llena de polvo la peli que citas en el post que es una copia descarada de el proyecto (porque es descarao que no voy a tener proyecto de polvo en todo lo que duren las navidades). Si no la tienen voy a tener que ir pensando en alguna... "actividad paralegal" ;-)


Jota, discúlpame por si ya lo recibiste y no consideraste oportuno publicarlo pero es que no me quedó claro que hubiese conseguido enviarlo bien, me daba muchos problemas con la cuenta, contraseña,...
Un saludo.