PELICULEROS

domingo, 1 de noviembre de 2009

Sobre máscaras y disfraces ....


Pues de esta guisa iba yo ayer, enfundado en un traje negro y con la careta de GhostFace enfundada aunque a mitad de la noche voló y me la puse sobre la cabeza para poder respirar. La barbilla de la careta quedaba así justo encima de mi cabeza como si fuera un gran falo lo que me hizo replantearme si realmente iba disfrazado de psycho-killer o de despedida de soltera.

Con la careta simplemente quise homenajear a una de mis películas favoritas, la muy inteligente y muy cinéfila Scream. Y de paso pido desde aquí a Wes Craven, Neve Campbell y Courtney Cox que no hagan la cuarta parte (David Arquette me da igual porque por mí lo podían haber matado, descuartizado y quemado sus restos justo después del magnífico prólogo de la primera parte) porque si algo está bien como está y si ya se ha hecho una de las mejores trilogías de terror de la historia del género ... ¿para qué cagarla con más partes?

El caso es que es muy raro que yo me disfraze con máscaras porque me da el agobio y la claustrofobia. Pero las máscaras siempre van a tener una gran virtus: esconden y ocultan.

En unas horas vuelvo a Madrid con un montón de cambios y con la sensación de que todo va mal eliminada por completo. Una llamada de teléfono el viernes por la tarde ha cambiado mucho las cosas y me enfrento a una semana que es como el principio del resto de mi vida ... y encima coincide con la presentación de Placer mañana y el jueves en la capital. Las cosas empiezan a marchar y los planetas empiezan a alinearse, lo sé ... pero mientras tanto las máscaras siguen haciendo falta.

1 comentario:

Miguel Ángel dijo...

Yo tengo esa máscara, desde hace años, pero nunca he salido de juerga con ella. Mi homenaje a Scream es más molón: en mi dormitorio tengo un peluche customizado de Ghostface, con su careta y su traje negro...

Lo de ir de Ángela y Pablo, un éxito, oiga. Ya verá el vídeo del youtube.

Mike Medianoche