PELICULEROS

sábado, 28 de noviembre de 2009

Sobre el amor, Gran Hermano y "Lost in translation" ...

Sí, antes que nada quiero advertir de una cosa a los lectores que se aventuren en este blog: que nadie ponga el grito en el cielo porque voy a mezclar en un mismo post a Indhira de Gran Hermano y a la obra maestra de Sofia Coppola, Lost in translation. Avisado queda todo aquel que no quiera indigestarse con tan curiosa mezcla. Empecemos ...


En mi piso somos muy dados a trasnochar ya que sólo estamos los tres juntos a partir de las 23:30 y es entonces cuando aprovechamos para quejarnos de la vida, lamentarnos, comer mucho chocolate para demostrar lo deprimidos que estamos ante la situación del cine en España y gritar como niños porque Unicaja nos ha invalidado las tarjetas bancarias porque son de una cartilla Joven y según el banco ... a nuestros 27 años ya no somos jóvenes. Un asco todo. El caso es que el jueves pasado cuando estábamos a punto de irnos a la cama a las 01:30 de la mañana, hicimos un último zapping y en la tele resonaron unas dulces palabras dichas por una concursante de uno de los programas de más audiencia de la actualidad: "¡¡¡zorra, zorra, que eres una zorra!! ¿quieres que te enseñe mi rabo?" Obviamente estas palabras tuvieron un efecto hipnótico en nosotros que nos quedamos pegados a la televisión y nos faltó grabar la posterior pelea con el móvil para colgarlo después en youtube, y es que aquello parecía un barrio de extrarradio con dos chonis tirándose de los pelos y sus novios observándolo todo desde sus motos mientras lo graban para ponerlo después en Facebook. La telebasura que tiene algo que engancha ...

Supongo que a estas alturas ya habréis visto uno de los vídeos más vistos de la red en estos días:


Vayamos por partes, a mí la escena me dio bastante verguenza ajena. La tal Indhira ha pensado que quizás su madre no haya tenido suficiente con verla como una coneja a todas horas, buscando los ángulos muertos de las cámaras para ponerse las botas, practicando el lanzamiento de lasaña a discrección e incluso protagonizando un porno amateur a lo Algo pasa con Mary con gomina blanca directa a toda su cara ... ¿Qué queréis que os diga lectores? A mí ver todo esto en la tele me da un poco de verguenza ajena, por mucho que me digáis que si a nosotros nos pusieran una cámara en la vida real seríamos mucho peores. Seguramente tengáis razón pero el caso es que yo no vivo en una casa donde me ven a diario unos seis millones de personas ...


¿Es esto es techo que tocará la telerrealidad española? Porque lo próximo ya no sé lo que será ... directamente que se monten una orgía en la casa y utilicen los micros pegados a la pared como consoladores, porque sino no se me ocurre cuanto más bajo puede caer el formato reality en España.

Obviamente, el vídeo de la pelea de Indhira-Carol ha sido uno de los temas estrella de conversación en todos los cafés, cenas o reuniones sociales de pobres (esto es un eufemismo de botellón en casa porque no tenemos dinero para salir) desde el pasado jueves. Y el caso es que he encontrado muchas opiniones a favor de Indhira con el siguiente argumento: el amor enajena y la pobre chica sufría mal de amores. Cosa curiosa esto del amor, pues .... a ver si al final va a ser verdad que aún somos capaces de enfermar por amor, de que todavía tenemos la capacidad de volvernos idiotas y perder la cabeza, que el sentimiento más sobrevalorado del mundo aún conserva intacto su poder de volvernos locos. El amor enajena, así que tened cuidado si estáis enamorados y hay vasos a vuestro alcance ...

Pero yo si tengo que hablar de amor prefiero quedarme con otro tipo de sentimientos, algo más parecido a lo que recorre todo el metraje de esa absoluta maravilla que es Lost in translation de Sofia Coppola. Justo anoche la volví a ver porque la cinéfila de pacotilla de Chipi me confesó que no la había visto y la obligué a sentar su perfecto culo de actriz en el sofá de Ikea y hacer que su vida cambiara un poco después de conocer a Charlotte y Bob.


Lo que más me sorprendió al terminar la peli es que después de haberla visto como cien veces aún conservara intacto su poder de enamorarme con cada plano, su impresionante capacidad de seducción, su aplastante sencillez convertida en una historia llena de recovecos, de matices, de sentimientos, de diálogos que no se dicen y de personas que se vuelven importantes en tan sólo unos días. Porque para mí el amor no enajena, el amor es un susurro dicho entre dos personas que probablemente ya no se vean nunca más pero que saben que todo va a ser un poco mejor simplemente por haberse conocido.

Gracias Sofia por regalarnos esta película que hay que ver, como mínimo, una vez al mes ...



3 comentarios:

Alfins dijo...

Y dos veces los meses de 31 días. Ahora eso sí, que no me quiten las cuatro galas mensuales del mejor reality que ha parido la televisión, jeje. Sí, Jota, yo tampoco le encuentro una fácil respuesta a por qué la peli de Sofia Coppola me sigue emocionando desde su plano inicial (qué perfecto culo para tu sofá de Ikea!!!, un beso Chipi ;-), hasta su susurro final, pero chico no me toques a "mis niños" de Gran Hermano que salto como una Mercedes cualquiera defendiendo a sus cachorros. El ser humano es... extraORDINARIO que dirían los de Aquarius, jeje.

P.d. Igual es que somos uno y muchos al mismo tiempo. O como dice Woody en su última peli... si la cosa funciona. O que tengo un cable pelao como los de Radio La Colifata. O que para gustos las frutas, pelucas y verduras de colores. O que no sé cómo rellenar la espera hasta las siete de esta tarde :-P

Jose Burgos dijo...

Es muy difícil unir en una misma crónica a una persona como la que acabo de ver "pelear" como una perra en celo en el enlace que has dejado. con unos personajes tan genialmente creados como los de Lost in Traslation, pero lo has hilado perfectamente porque has usado el amor como hilo conductor y, seas quién seas, vengas de dónde vengas, hayas nacido en el rincón del mundo donde lo hayas hecho, el amor es lo único que nos une a todos los seres humanos, porque cuando nos enamoramos, todos nos volvemos maravillosamente imbéciles

Arash dijo...

pues te dejo una de mis escenas favoritas de la peli, lo escribí hace tiempo en mi flog, pero no tiene desperdicio! ainsss, es que es un peliculón!

http://www.fotolog.com/arashilla/30960190