PELICULEROS

domingo, 4 de octubre de 2009

Sobre secuelas, zombies, posesiones y la niña Medeiros ...


Sí, lo confieso, soy fan declarado e incondicional de [REC], pocas veces me lo pasé tan bien en un cine y pasé tantísimo miedo como aquel lejano 23 de noviembre de 2007 cuando Adrián y yo pasamos hora y cuarto dando saltos en una butaca de cine, tapándonos los ojos y deseando que acabara de los nervios que sufríamos pero a la vez queriendo que no terminara nunca porque la sala entera (llena hasta la bandera, por cierto) estaba sufriendo un orgasmo colectivo y unificado: nos reíamos a la vez, saltábamos en el asiento a la vez, gritábamos todos juntos ... Y al llegar a casa tocó dormir con la luz encendida a la vez que la película instalaba en mi subconsciente un nuevo miedo a la ya abultada lista de fobias absurdas que tengo: el terror a un bloque de pisos antiguo. Y, por supuesto, [REC] hacía posible lo imposible y es que el terror español creara un nuevo icono del género: la niña Medeiros.

Cuando se anunció el rodaje de la secuela no pude más que alegrarme porque confiaba en que Jaume Balagueró y Paco Plaza harían un buen trabajo y potenciarían al máximo la sensación de terror y angustia de la primera parte. Al fin y al cabo eso es lo que había convertido [REC] en un clásico instantáneo de nuestro maltrecho cine: la absoluta sensación de pánico que casi todos los espectadores experimentaban al verla. Pues bien, ayer por la noche pagamos unos 8 euros por entrada (desde que vivo en Madrid cada vez estoy más a favor de la piratería porque ir al cine aquí es un robo a mano armada) y nos sentamos en una de las salas de los Ideal dispuestos a repetir la experiencia aterradora de entrar en el bloque de pisos infectado de Barcelona ... Hora y media después no daba crédito a lo que había visto ... hablando claro, [REC] 2 es una de las experiencias cinematográficas más decepcionantes de mi vida.


Se está comparando mucho a [REC] 2 con Aliens y, sinceramente, yo no veo comparación posible. La secuela alienígena de James Cameron sí es cierto que innovaba y cambiaba el terror de Alien, el octavo pasajero por más acción dando la vuelta al concepto de horror psicológico de la peli de Ridley Scott. Pero aún así respetaba las líneas maestras y los conceptos generales de la serie, los Aliens seguían siendo Aliens y Ripley seguía siendo Ripley. Las críticas que comparan la secuela de Balagueró y Plaza con la de Cameron mantienen que en [REC] 2 pasa lo mismo: innova y cambia el terror por más acción e incluso humor pero yo me pregunto ¿de qué sirve esto si se cambia por completo el concepto de la película y se destroza toda la mitología que hacía tan especial a la primera parte?

Lo que convertía a [REC] en una experiencia tan aterradora era el hiperrealismo de la puesta en escena, lo creíble de una supuesta amenaza en forma de virus y los actores que daban credibilidad a sus personajes hasta el punto de que el espectador se pasa sufriendo toda la película por ellos, temiendo porque no les pase nada. Nada de eso queda en [REC] 2, el elemento sobrenatural es de coña y le quita toda la credibilidad a la película, los personajes son de cachondeo y al espectador se la pela bastante lo que les pueda pasar e incluso lo que tenían que ser las grandes estrellas de la función, los vecinos de la primera parte, aparecen de tapadillo y son imposible de identificar a excepción de la niña Jennifer.


¿Qué les ha pasado a Balagueró y Plaza para hacer esta secuela? Obviamente lo primero que se me viene a la cabeza es que [REC] 2 es una película hecha simplemente para hacer caja, sin ningún tipo de respeto por la primera parte y todo lo que esta supuso para el aficionado al terror español. Pero como soy bien pensado voy a creer que los dos directores quisieron hacer una película aún más terrorífica y para ello echaron mano de lo que se supone que es el mayor miedo del ser humano: el diablo y las posesiones demoníacas .... pero claro, el espectador de hoy ha crecido y El Exorcista ya no es el nova más de las películas de terror. Eso sin contar que los momentos de humor en la trama son excesivos, el espectador se ríe más que se asusta, la tensión brilla por su ausencia y el clímax final es absolutamente absurdo y tira por tierra todo lo que construyó [REC]

Probablemente nos encontramos ante lo que será la película española más taquillera del año pero uno no puede evitar cabrearse al pensar en lo que esta secuela podía haber sido y no es .... Y rezo porque la tercera parte no se haga realidad.

Os dejo con el clímax de [REC], toda una master piece del género:



1 comentario:

MAN dijo...

A mí lo que me parecía muy chungo de REC (la primera) era Manuela Velasco. Creo sinceramente que yo con una peluca habría resultado más creíble. Creo incluso que Antonio Resines con una peluca habría parecido más creíble.

Ugh.