PELICULEROS

jueves, 22 de octubre de 2009

Sobre planes A y B ....

Ya ha llegado el otoño, el frío, las tres mantas para dormir por la noche, los jerseys que pican y los días grises y lluviosos etc, etc. Ahora más que nunca echo de menos el verano: estar moreno, las cervecitas en Pedregalejo, los cámpings de Cabo de Gata, los pies descalzos y la playa ... echo de menos sobretodo esto último, ir con mi cuaderno delante del mar y escribir los guiones allí, sentado en la arena sobre mi toalla de Simba que es donde mejor salen.

El verano pasado reescribí así la quinta versión, y se supone que definitiva, del guión de ¿A quién te llevarías a una isla desierta? que hemos escrito Paco Anaya y yo y que si la crisis deja respirar un poco al cine (y Ángeles González Sinde deja de dar ayudas exclusivamente a sus colegas) dirigiré yo. La nueva versión cambiaba una de las secuencias centrales para que la acción transcurriera en una piscina desierta donde los protagonistas dan rienda suelta a lo que piensan que va a ser su vida antes de enfrentarse a su última noche como universitarios. La secuencia tiene un diálogo entre dos de los protagonistas que viene a decir más o menos lo siguiente:

56. EXT. PISCINA - NOCHE

EZE y MARCOS miran con MARTA baila al borde de la piscina.

EZE
Es preciosa. Va a ser una bailarina de la hostia.

MARCOS
Sí, ni siquiera tiene un plan B por si el plan A no funciona. Dice que tener un plan B es de cobardes, que cuando sabes que necesitas algo como si necesitaras respirar comer, dormir o follar entonces no te puedes plantear otra alternativa porque si lo haces no te tiras de cabeza sin red. Dice que no te puedes conformar con otra cosa.

Breve silencio.

EZE
Pues a mí me parece que no tener un plan B es de gilipollas.

----------------------------------------------------------------------------

En ese momento estaba expectante y lleno de optimismo, cosas absurdas de la juventud. Sin embargo, el sábado de madrugada puse FIN a mi segundo guión de largometraje, una de estas cosas que escribes porque sí, sin necesidad y sin saber si algún día verá la luz. Además me apetecía porque hacía tiempo que no firmaba nada en solitario y este guión era un viejo capricho de poder hacer un homenaje a mi género favorito como espectador, el terror, y dentro de éste al subgénero que mejor ratos me ha hecho pasar en un cine, la variante de casas encantadas.

Mi nuevo guión tiene un título raro pero que a mí me mola, El silencio de los monstruos, y en el primer acto tiene una especie de subtrama que entronca con el cine generacional que a mí tanto me gusta de ver y de hacer. En ella uno de los protagonistas, Sergio, se lamenta por un hecho que al final tendrá una importancia decisiva en el guión. Más o menos es lo siguiente:

19. EXT. JARDÍN TRASERO - NOCHE

SERGIO le pega una última calada a su cigarro y lo lanza lejos. Habla sin mirar a su hermano.

SERGIO
¿Sabes? Nadie te enseña como te tienes que comportar cuando tu vida es una completa mierda y no se parece en nada a lo que siempre creíste que sería.

------------------------------------------------------------------------------------

Últimamente estoy más cerca de este último guión. Los estados de ánimo que siempre acaban plasmados en cutres guiones de tercera ....

2 comentarios:

Javier dijo...

Supongo que esto va porque a lo mejor tú no tienes un plan B... en ese caso, dalo todo por el A, aunque sea pasando por B y C, dando un rodeo ;)

caotico_jq dijo...

Oye, pues a mí el primer diálogo me ha parecido muy interesante también, es de los que me gustan.