PELICULEROS

lunes, 26 de octubre de 2009

Sobre cambios de hora, tiempos condicionales y "Placer" en Cangurolandia ....


Supongo que a la mayoría no os pasará pero a mí siempre me ocurre lo mismo: me doy cuenta de que han cambiado la hora porque al día siguiente llego una hora antes o una hora después a cualquier lugar en el que haya quedado. Y es que eso del tiempo no es lo mío, mucho menos cuando tienes que alterarlo y hacer que cambie. Me pregunto cómo se tomaría el pobre Conejo Blanco, él que siempre iba esclavizado a su reloj igual que Nicolasa Kidman al Botox, el hecho de que dos veces al año tuviera que cambiar la hora y así tener menos tiempo para llegar al Palacio de la Reina o poder disfrutar, como nos pasó a la mayoría de los mortales el sábado pasado, de una hora más de vida gratis.

Y es que el Conejo Blanco siempre fue uno de mis ídolos de infancia aunque cada vez que releo ahora Alicia en el País de las Maravillas me doy cuenta de lo poco infantil que es el libro. Cosa curiosa la infancia, cuando era niño tampoco entendía muy bien de qué iba eso del cambio de hora, especialmente los 60 minutos que teníamos que retrasar el reloj justo cuando llegaba el otoño. Me acuerdo perfectamente de que para mí eso significaba que volvíamos atrás en el tiempo, que teníamos una hora más para cambiar las cosas que no nos habían gustado porque si a las 3 de la mañana volvían a ser las 2 eso significaba que lo que había pasado entre medias no tenía importancia y podíamos solucionar los errores que hubiéramos cometido en ese tiempo. Volver a empezar. Que fácil te parece todo cuando mides metro y poco ...

Todo esto viene a que ayer, por supuesto, se me olvidó cambiar el reloj de hora hasta casi que me fuí a la cama. Y también viene a que me tragué de nuevo una de esas pelis que no te cansas de ver aunque cada nuevo visionado sea como un puñetazo en el estómago. Se trata de Los puentes de Madison del tito Clint que para mí contiene la mejor secuencia de amor que se ha rodado en toda la cinema history:



¿Qué hubiera pasado si Francesca hubiera tenido la oportunidad de volver una hora atrás justo al llegar a su casa y darse cuenta de todo lo que ha perdido? ¿Si hubiera podido retrasar el reloj hubiera abierto la puerta del coche y hubiera corrido hasta el coche de Robert? Si tuvira la oportunidad de retroceder ¿podría cambiar todo lo que pasó y salir a perseguir lo que siempre quiso antes de que el semáforo se pusiera en verde?

Si, si, si, si , si .... como he odiado desde el colegio el tiempo condicional.

La putada viene cuando creces y te das cuenta de que retrasar el reloj una hora sólo sirva para que anochezca antes y los días se hagan más feos y más cortos.

En fin, cosas de la lógica aplastante de los críos y de los que nos negamos a crecer. Siguiendo en el mundo infantil no me digáis que esto no os trae recuerdos:


Sí, es el principio de Los Rescatadores en Cangurolandia que a mí de pequeño me encantaba sobretodo cuando la cámara iba a todo trapo por las praderas australianas y se detenía justo en la ventana de Cody. Además fue de las últimas pelis, creo que la última de hecho, que tuvo ese entrañable doblaje sudamericano con el que muchos crecimos. El caso es que esto viene porque Placer hace las maletas y se sube en un avión rumbo a Cangurolandia o lo que es lo mismo, Australia o el gran contienente de donde han salido Nicolasa, el tito Russell, la gran Naomi o el antisemita Mel. Nuestro pequeño corto se coloca los subtítulos en inglés para participar en el Festival de Cine Queer de Australia ... y muy emocionados e ilusionados que estamos todo el equipo, oiga. Yo me quedo con la pregunta que formuló Sergio Ocón, uno de los siete protagonistas del cortometraje, cuando se enteró de la noticia: "¿nos proyectarán boca abajo?"





1 comentario:

Javier dijo...

Muchas enhorabuenas por el viaje de tu obra a Australia, a ver si triunfa.

Me gustan mucho los 'y si...' en la ficción, pero en la vida real no sirven para nada.

Hace poco he comentado por el feisbuk que hemos encadenado el visionado de películas y series de esa temática tan condicional

¿No has visto 'Sliding Doors'? Es bien ñoña, pero tiene miga.