PELICULEROS

jueves, 15 de octubre de 2009

Sobre "After" o la mejor película española de 2009 ...


Pili y yo fuímos ayer al preestreno de After pero antes paramos para tomarnos unas cañitas (aunque lo mismo hubiera sido irnos a que nos robaran a las Tres Mil Viviendas porque 3,50 por caña no tiene otro nombre que atraco) y la conversación pre-cine derivó hacia un tema recurrente debido a la nueva aventura que Pili e Ismael emprenderán en apenas unos meses: "¿podríamos volver a ser tan felices como lo fuímos durante los cuatro años de Universidad? Porque parece que a partir de la graduación todo va cuesta abajo y sin frenos."

Poco nos imaginábamos que esta conversación iba a verse amplificada hasta mil en cuanto las luces de la sala se apagaron y Alberto Rodríguez, probablemente junto a Benito Zambrano sea el mejor director que tenemos en Andalucía, Tristán Ulloa y Guillermo Toledo nos presentaban After.


Probablemente una de las críticas más acertadas que he leído de After sea la de Cinemanía donde se dice que "si los protagonistas de Historias del Kronen hubieran crecido se hubieran convertido en los pijos de After." Y bastante razón que tiene esta afirmación. Nada más empezar la película asistimos a la curiosa teoría del "lost paradise" donde se nos explica que cada vez quedan menos primeras vecez por experimentar y que con los años estas iniciaciones se van acabando ... Primera bofetada (¡zas! en toda la cara) al espectador y sobretodo a Pili y a mí que veíamos acojonados como nuestra conversación pre-cine empezaba a hacerse realidad sobre la pantalla de cine ....

Decir que After es una película sobre sexo y drogas es quedarse tan, tan, tan en la superficie que ni merece la pena molestarse. Es cierto que la mayor parte de la historia gira alrededor de una noche de desfase, cocaína, cubatas, sexo y pajas pero eso sólo se convierte en una excusa para hablar de frustraciones, mentiras, máscaras, vidas perfectas pero no deseadas y personalidades repugnantes que luchan por salir a la superficie y lo hacen sólo cuando se está a solas y se cree que nadie puede vernos. Es una película sobre las noches en que creemos que somos los reyes del mundo y, sobretodo, sobre la desastrosa realidad con la que nos enfrentamos a la mañana siguiente. Cuando salimos del cine me sorprendió muchísimo ver como la gente comentaba la película en voz muy bajita, como si le diera verguenza reconocer lo mucho que se había identificado con la historia y los personajes, no por el tema droga+sexo sino por el patetismo y el ridículo al que llegan alguno de los protagonistas en su intento por alargar la fiesta (aunque en realidad lo que intentan estirar es su falso sentimiento de felicidad) hasta el infinito.



Y ojo a los actores porque están INMENSOS. Tristán Ulloa está tan bien como siempre pero los que se llevan la palma son Guillermo Toledo y una espectacular Blanca Romero. El señor Toledo se marca algo muy difícil de hacer: conseguir hacer creíble una borrachera y un desfase de drogas sin caer en la caricatura fácil ni en el ridículo. Su progresivo desgaste, hasta que no se tiene en pie y casi no puede ni hablar, es una fantástica demostración de hasta donde se entrega y hasta donde puede llegar un cómico cuando se pone serio.

Pero la que se quedó con toda mi atención fue Blanca Romero que brilla en la película con luz propia, se adueña de todas las secuencias donde sale, se atreve a ser una hija de puta (la secuencia con la perra es antológica) pero también una tía perdida, vulnerable y vengativa ... en definitiva, es el personaje más humano de todos. Me jode mucho que haya gente que la catalogue y tenga prejuicios contra ella (he escuchado ya demasiados comentarios de gente que afirma que no irá a ver After porque no piensa ver una película de Blanca Romero) pero la verdad es que la señorita Romero es todo un descubrimiento y probablemente sea la pieza más importante de After. Ojo con ella porque si sabe jugar bien sus cartas, más o menos como hizo Belén Rueda después del éxito de Mar Adentro, podemos estar ante una de las nuevas actrices más importantes de los próximos años.


Por cierto, After me recordó mucho a Gordos en el sentido de que ambas son películas muy arriesgadas, valientes, atrevidas, con unos personajes que se te antojan antipáticos pero con los que acabas identificándote y una estructura compleja y poco habitual en nuestro cine. Para el que esto suscribe desde luego estamos ante la mejor película española de 2009 ...

El tráiler:




1 comentario:

MAN dijo...

Tengo muuuuuchas ganas de verla y más después de lo que he leído aquí pero macho, soy uno de los que piensan eso de "¿Blanca Romero? Argh".