PELICULEROS

domingo, 2 de agosto de 2009

Sobre películas que son lecciones de vida ....


Hablar de Pixar ya aburre mucho a estas alturas. Ya lo comenté hace un año respecto a Wall.E, todo lo que hacen son películas extraordinarias, algunas obras de arte y en una filmografía de diez títulos sólo han tenido, en mi opinión, un título simplemente correcto que es Cars. Pero lo de Up no tiene nombre, es una de esas cosas que es más que imágenes en movimiento, es una lección de vida capaz de enseñarte en 100 minutos lo que es la muerte, la amistad, los sueños perdidos y reencontrados y el amor. Pero Pixar también representa lo injusto que es esto del cine porque ya debería tener en su estantería tres Oscar a la mejor película (en general, no simplemente en la categoría de animación) por Monstruos S.A., Buscando a Nemo y, sobretodo, Wall.E que fue de lejos, y junto con El Caballero Oscuro, lo mejor del año pasado. Pero la animación es lo que tiene aunque el hecho de que en la próxima edición de los Oscar sean diez las nominadas en la categoría de mejor película parece indicar que por fin hará que Pixar se cuele, por derecho propio, entre los finalistas. Y sino es que no hay justicia en este mundo.


Pero eso es lo de menos, a Pixar no le hace falta ningún premio para seguir demostrando que son genios del séptimo arte. En Up consiguen que llores a los cinco minutos de proyección, que luego te pases riendo sin parar los siguientes cuarenta o sesenta minutos para conducirte a una secuencia preciosa donde te enseñan los momentos que se recuerdan a lo largo de una vida y a lo que conduce esta aventura que un día todos terminaremos. Porque Up parece que trata de una casa que vuela y de una aventura entre buenos y malos en Sudamérica pero no, trata de la mayor aventura que una persona tiene que afrontar y que se llama vida.


Mucho se ha hablado de la secuencia de cuatro minutos sin diálogo donde se narra la historia de amor entre Carl y Ellie. Al igual que la primera parte del metraje de Wall.E esa secuencia se convierte en CINE puro y duro con un poder emotivo bestial que concentra en nada y menos el amor, el matrimonio, la pérdida de un hijo, los sueños que no se cumplen, los que surgen sin que nadie se lo espere, la enfermedad, la cuesta abajo de la vida, la muerte y la soledad. Todo ello concentrado en cuatro minutos que son una obra de arte por sí solos, una extraordinaria experiencia que eleva a Up a una categoría distinta de película. Sales del cine siendo mejor persona y eso es algo que explica eso tan complicado que es la MAGIA del cine, el poder que tiene éste para cambiar a las personas y ser una lección de vida .... porque no me cabe duda de que si un día vinieran los extraterrestres a la tierra (en plan Inteligencia Artificial) y me pidieran que les enseñara lo que es el amor, la vida y la muerte no les diría nada y simplemente les pondría Up.

Desde luego que ha merecido la pena tragarse toda la basura cinematográfica de este año sólo para llegar a Up.

Os dejo con un tema de su maravillosa BSO deMichael Giacchino:








2 comentarios:

Javier dijo...

Creo que será una de esas películas que me añujan el corazón al verla.

Una puesta al día de la muerte de Mufasa, tal vez.

Esas lecciones tienen más valor en una película cortita, aunque supongo que esas ideas tienen algún punto en común con ese seriazo que es Six Feet Under. Su último capítulo es cine y vida. Vélo.

Arash dijo...

Ha sido una pasada, acabo de venir a verla y las palabras se quedan muy cortas. Estoy totalmente contigo en todo. Un beso!