PELICULEROS

lunes, 27 de julio de 2009

Sobre un prometedor debut ....


Lo que son las cosas de la vida. Hace un año ya tenía casi olvidada la carrera festivalera de Un cuento de hadas, sabía que se iba a proyectar en varios sitios pero daba por perdido cualquier premio o mención. De hecho, en uno de los últimos festivales que hizo ni siquiera fuímos porque todo el equipo al pleno nos encontrábamos rodando Varices. Pues mira que casualidad, justo en ese festival se llevó uno de los principales premios y lo vio Rafael Robles Rafatal, probablemente el director de cine más famoso que tenemos en Málaga, guionista y directord de los cortometrajes ¡Manuela, el cinto!, El día de mi boda y el magistral Domicilio habitual. Y unos meses después me llamó para felicitarme por el corto, pedirme una copia y ofrecerme ser el realizador, junto a Sinuhé Muñoz, del making of de su primer largometraje, el trhriller dramático Los minutos del silencio. Y así entré a formar parte del equipo técnico de este prometedor debut protagonizado por Fele Martínez, Terele Pávez, Silvia Rey, Ingrid Rubio, Antonio Dechent, Alfonso Begara, Eduardo Velasco y Laura Baena.


Como Rafatal dice en su entrevista del making of: "esta no sólo es mi primera película como director sino la primera película de mucha gente del equipo que se enfrentaba por primera vez a la aventura de rodar un largometraje". Y como toda primera experiencia vital, Los minutos del silencio tuvo mucho de aprendizaje y crecimiento personal. Supongo que se puede comparar a la primera vez que haces el amor o la primera vez que te vas a vivir solo fuera de casa, situaciones en las que sabes que vas a estar acojonadito al principio pero que unos días después te preguntarás cómo sobreviviste antes sin eso. El primer día de rodaje iba montado en el coche de Sinuhé y casi ni hablaba del miedo, pensaba que la iba a cagar de todas las maneras en que una persona la puede cagar y de que me iba a dar cuenta de mi completa nulidad para este negocio a pesar de que mi función en la película no se podía ni comparar con la de los puestos importantes que han sido los que han puesto en pie esta aventura policíaca profundamente cinéfila y andaluza. Cinco horas después se me había quitado un poco el nudo del estómago gracias a un equipo de gente fantástico que respiraba amor por el cine y pasion por hacer posible el rodaje de la primera película de un director.


Varios días después ya me había dado cuenta de que si las cosas se hacen bien, esto de hacer cine puede ser divertido y es como rodar un corto pero a lo bestia y cobrando. Además una primera película casi equivale a una ración extra de ilusión, optimismo, risas y ganas por hacer las cosas bien. Y lo más importante, descubrí (como dije hace poco en relación a Sergio Mur y Marta Hazas) de que pasta están hechos los grandes actores. Cuando me tocó entrevistar para el making a Terele Pávez casi fui a hablar con ella con un ataque de nervios, al fin y al cabo iba a hablar con la Justa de Los Santos inocentes, con la Ramona de La comunidad, con una leyenda viva de nuestro maltrecho star system español. Con la primera pregunta descubrí a una mujer encantadora, un dulce que no paraba de dar besos, abrazos y de facilitar el trabajo de todo el mundo. Cuando la entrevista terminó me besó y me dijo"que mono eres, el problema de tu generación es que os creéis que yo soy como la loca de La comunidad y me tenéis miedo" Una señora como la copa de un pino, vamos. Y el resto del reparto igual, empezando por un Fele Martínez que lo primero que hacía al llegar al rodaje era dar un beso a todo el equipo y terminando por un Alberto Ferreiro que desprendía profesionalidad y encanto a partes iguales. Toda una lección la de este cásting del que deberían aprender muchos .... en experiencias posteriores me he encontrado con actores de televisión no demasiado conocidos que en el rodaje de una película te llaman "amor" o "cariño" durante 30 días porque son incapaces de querer acordarse de tu nombre, eso aparte de ignorarte sistemáticamente por no ser un jefe de equipo y creerse que tu cometido como integrante del equipo de dirección es facilitarles un café cada cinco minutos.


Casi un año después de aquel lejano 25 de agosto se cierra hoy y mañana el ciclo de Los minutos del silencio. A partir de entonces, Rafatal lanzará su primera película y será el público el que decida y disfrute de esta intriga hitchckoniana con un sabor andaluz y un acabado impecable. Yo del rodaje me quedo con la ilusión de un equipo de profesionales, las ganas por levantar la película, el buen humor inalterable de su director y los amigos que me llevé de esos 30 días intensivos de rodaje.

Esta noche, 27 de julio, se proyecta el making of que Sinuhé y yo hemos realizado, con la imprescindible ayuda de Alberto Gómez, así como el teaser tráiler de la película y las fotos fijas del gran Vicente Holgado, una de las personas con las que más me reí y disfruté en el rodaje. Será en el Pub Reinas (C/Molina Larios 5, Málaga) a las 22:00. Mañana Rafatal se viste de largo y estrena Los minutos del silencio en la sala digital de los cines Málaga Nostrum (polígono Guadalhorce, s/n) con dos pases a las 21:30 y 00:00.


Por cierto, esta es la sinopsis oficial de Los minutos del silencio:

"Joaquín, un joven periodista que vive con su novia, tiene que trasladarse de Barcelona a un pueblo del sur del país para investigar la misteriosa muerte de un vecino del lugar que falleció mientras fue detenido en extrañas circunstancias. Joaquín irá conociendo los hechos a través de las distintas versiones de algunas personas que conocían a José e intentará reconstruir los hechos y descubrir la verdad.

Algunas de ellas tienen mucho que ocultar pero otras tienen mucho que contar. Mientras, el jefe de Joaquín le instará a seguir adelante y publicar en primicia los detalles más escabrosos que el periodista vaya descubriendo. Su novia Patricia no sabrá qué hacer cuando a Joaquín parezca que se le ha tragado la tierra ..."

Hay ganas de verla ¿verdad?

No hay comentarios: