PELICULEROS

viernes, 3 de julio de 2009

Sobre cumplir años y llevarlo fatal .....


Es curioso que uno de los regalos que me han hecho por mi cumpleaños y que más me han gustado haya sido la edición especial acompañada del cuento original de F. Scott Fitzgerald de El curioso caso de Benjamin Button, una de mis películas favoritas y una historia donde la edad y el hacerse mayor (o más joven) son los ejes principales ...... Y es que llevo mal, mal, muy mal, rematadamente mal, esto de avanzar a pasos agigantados por la veintena rumbo a los treinta.

Creo que por eso me ha costado tres días actualizar usando la palabra maldita "cumpleaños". Y es que el 1 de julio de hace 27 años Catalina Linares pasaba el mayor calor de su vida para traer al mundo a Juan Manuel Linares al que unos días después le cambiaría ese nombre por el no menos original de Javier. La pobre inauguró el verano dilatando en un viejo hospital de Cádiz que hoy es la Facultad de Económicas de la ciudad. Todo muy normal, ya véis, yo no puedo decir eso de "nací en circunstancias extrañas" como empiza El Curioso caso de Benjamin Button. Lo más destacable es la vieja historia que siempre me contaba mi abuela: se supone que en la misma habitación de hospital había una mujer rica con un bebé igual que yo y que un día las enfermeras nos cambiaron y ninguna de las madres supo reconocer a su hijo verdadero así que se quedaron con el que ellas creían que debía ser. Mi abuela me decía que probablemente yo debería ser rico, vivir en una mansión y que sin embargo me habían llevado a un pueblo de Cádiz de 5.000 habitantes .....

A mí esta historia siempre me hizo mucha gracia. Igual que cumplir años, que al principio me entusiasmaba, sobretodo cuando cumplí los 18 años y me sentí a un paso de abandonar el pueblo e irme a la gran ciudad a estudiar, como si fuera el protagonista de El Bar Coyote (curiosamente, ésta fue la primera película que vi al mudarme a Málaga para empezar la facultad) Pero cada vez lo llevo peor, empecé a notarlo cuando cumplí 22 y terminé la carrera de Periodismo; empecé a sufrirlo cuando llegaron los 24 y aún hacía malabarismos para malvivir sin un trabajo fijo; empecé a lamentarme cuando aparecieron los 26 y terminé de estudiar Comunicación Audiovisual y ahora es una pesadilla el día en que es 1 de julio y tengo que añadir un año más a esta carrera de fondo. El día en que cumpla los 30 seguramente oiréis mi grito desgarrador en toda España y parte del extranjero....

Mientras tanto, que mejor manera de ahogar las penas de la edad y el hacerse mayor que emborrachándose...

1 comentario:

Javier dijo...

Happy Birthday... Mr. Director... Happy Birthday, tou youuuuu


(Léase en tono Norma Jean Baker)

¡Felicidades con retraso nene!