PELICULEROS

domingo, 21 de junio de 2009

Sobre mis terrores y paranoias favoritos .....



Las fotos de arriba son de hace unos meses, durante unas minivacaciones que me pegué con mis amigos y mi perro en Cabo de Gata. Y es que la playa me pierde, me sirve para inspirarme, allí escribo mis guiones a boli antes de pasarlos a ordenador y allí es donde me tiro las horas muertas desde marzo a octubre ..... Hace unas horas estábamos pasando el día en la Playa Los Álamos, en Torremolinos, cuando decidimos alquilar un hidropedal y perdernos un poco en alta mar, nada especial para alguien como yo que no sabe vivir sin el mar cerca (no quiero ni pensar lo rematadamente mal que lo voy a pasar cuando en septiembre me mude a Madrid) Así que cogimos uno con tobogán para tirarnos por él y empezamos a pedalear hasta que la orilla quedó lo suficientemente lejos como para que empezara a ocurrirme lo de siempre: me meto en el agua, noto que el fondo está muy lejos y en mi mente empiezan a sonar a todo volumen los acordes de la música de John Williams para Tiburón. Y de repente me entra el pánico, empiezo a nadar como si me fuera la vida en ello y me lanzo de cabeza al hidropedal sacando los pies del agua siempre con la sensación de que en el último momento algo tirará de mí hasta el fondo y mi sangre saldrá a la superficie. Es decir, que todo mi amor por el mar queda en nada por culpa de mi pasión por el cine .... Y es que esto de que el séptimo arte corra por tus venas y no sepas vivir sin él es muy bonito pero también es una puñetera mierda cuando desde pequeño te ha cargado de traumas y terrores varios que nadie comprende y que hace que tus amigos te miren como un loco cuando te preguntan eso de "¿de verdad me estás diciendo que te da pánico bañarte en alta mar por culpa de una película?"


Y ojalá fuera sólo eso .... porque obviamente me lo tengo que pensar varias veces el ir de cámping por culpa de El proyecto de la bruja de Blair, los payasos me dan terror gracias a Poltergeist, se me relaja en esfínter cada vez que veo una máscara blanca desde que La noche de Halloween marcó mi educación cinematográfica, no puedo entrar en un lugar donde haya un hacha por si pasa como en El Resplandor ...... ¿Más cosas? Cambio de canal cada vez que en la televisión hablan de la Gripe A porque me recuerda enormemente el miedo que pasé viendo 28 días después, no entro en una alacena por si me quedo encerrado igual que Haley Joel Osment en El sexto sentido y jamás de los jamases me alojaré en un hostel e intentaré viajar lo menos posible a Europa del Este por lo mucho que me impactó Hostel.



¿Qué todas estas paranoias son cosas absurdas que no debería decir en público? Probablemente, o al menos eso dice mi madre. Pero es el precio que hay que pagar por ese subidón de adrenalina que se llama cine y por querer convertir esa sensación en la profesión de tu vida .....

1 comentario:

Javier dijo...

Te comprendo bien, a mi lo de 'Tiburón' también me pasa... y mira que en Logroño no hay mar eh, pero en cuanto estoy en una playa, me adentro un poco, y pierdo la referencia del fondo, me viene el yuyu de la de cosas con dientes y tentáculos que puede haber en el azul profundo debajo de mí, y ale, a nadar como un poseso hacia aguas menos profundas xD