PELICULEROS

jueves, 30 de abril de 2009

Sobre el programa más cruel de la historia de la televisión...

¿Recordáis aquel lejano fin de año de 2001 y comienzo de 2002? Sí, cuando fuéramos donde fuéramos escuchábamos aquello de "a tu lado me siento seguro..." sin necesidad de que fuera un anuncio de compresas. Ese año en que España entera se paralizó y el día de la final de un concurso las calles se quedaron vacías y desiertas mientras todos los televisores sintonizaban el mismo canal...que sí ¿no os acordáis? Cuando de repente todos quisimos ser cantantes aunque nuestras gargantas no dieran para otra cosa que no fuera ingerir alcohol y comida. Estoy hablando, of course, del año en que se emitió por primera vez una variante de reality-show (recuerdo estar en la cafetería de la facultad y que Ismael me dijera: "¿no viste anoche ese Gran Hermano donde cantan?") llamado Operación Triunfo.

Sin saberlo, nuestro querido ente público TVE 1 sentó las bases de un nuevo tipo de concursos que consistía en:

-encerrar a 16 jóvenes, preferiblemente de buen ver, con cierto talento para algo concreto (empezamos por la música pero terminamos por ser modelos, bailarines, trapecistas de circo y como nos descuidemos cualquier día emiten un talent-show para ser cuidador de cerdos) Es INDISPENSABLE que los concursantes utilicen una frase comodín, "esto es mi sueño", y que la usen al menos una vez cada cinco segundos.

-a esos chavales hay que ponerle un claustro de profesores (si son profesionales fracasados pues mejor que mejor) que utilicen la palabra "sueño" incluso más que los concursantes...y es que entre OT y Fama le están quitando el sentido a la palabra.


-una vez que tenemos esto hay que lanzar a los pobres chavales a una Academia de Alto Rendimiento (me encanta el nombre, es tan chic) donde se les convence que lo que están haciendo es el trabajo más sacrificado, duro, exigente e importante del mundo...ains, a picar piedras o limpiar wáters los mandaba yo a ver qué pensaban de estar tocándose los reaños sentados en unos puff de diseño mientras lloran porque no les sale una nota.

-Y aquí llegamos a mi parte favorita...les hacen creer que cuando termine el concurso van a ser superstars, sus vidas cambiarán y se moverán entre conciertos, giras masivas y orgías con polvos blancos. Unos meses después de la final, sin embargo, son lanzados al olvido más absurdo y atroz, incapaces de ser recordados por nadie ni contratados e imitando sus días de gloria televisiva delante del espejo con un cepillo a modo de micrófono.


Ojo, después de esto creeréis que soy uno de esos que cree que es más listo e inteligente por criticar estos reality-shows que buscan nuevos talentos. Nada más alejado de la realidad, es de los pocos programas que sigo de la televisión junto a "Perdidos" y "Sé lo que hicisteis". Sí, no lo puedo evitar, será ese componente cruel que tiene pero es como una droga para mí, que me vacía el cerebro y me hace desear tener una voz prodigiosa para que algún día Jesús Vázquez me dijera eso de: "¡¡cruza la pasarela!!" y yo empezara a llorar y pasara entre un montón de niñas que alargan sus brazos hacia mí como si fueran zombies en busca de cerebros....no lo puedo evitar, es que esa imagen de las fans intentando tocar a los concursantes siempre me recordó mucho a La noche de los muertos vivientes.

Anoche empezó OT de nuevo y a mí me da que se va a pegar un batacazo de audiencia de los que hacen historia y obligan a acercar la final cuanto antes, despachando a los pobres concursantes como puedan. Lo dicho ¿existe algún programa más cruel? Y eso sin contar con que los nuevos participantes parecen recién salidos de la guardería, tanto que me tuve que poner las gafas y acercarme al televisor para comprobar que detrás del título OT no aparecía la palabra "school" ni nada parecido. A uno casi que le da grima comentar la belleza de tal o cual concursante porque se siente un pederasta.

En fin, yo rezo porque se adapte pronto a España el formato On the Lot, una especie de OT americano creado por Steven Sipelberg donde se sigue al pie de la letra todos los pasos que antes he descrito pero donde los concursantes son aspirantes a directores de cine. Que feliz sería yo llorando todo el día en la Academia, diciendo que persigo mi sueñoy cruzando la pasarela....ains.....

Os dejo con la valoración del jurado a una de las pobres concursantes de On the Lot:



2 comentarios:

caotico_jq dijo...

¿Cómorrrrl? ¿He visto a Wes Craven en el jurado de "On the lot"? Por Dios, sí que está mal el tema de la crisis mundial, sí...

Me gusta tu análisis de OT y, sobre todo, tu idea de que es el programa más cruel, porque posiblemente lo sea (si obviamos ese nuevo de la máquina de la verdad, no sé si lo conoces). Me ha partido de risa lo de "y pasara entre un montón de niñas que alargan sus brazos hacia mí como si fueran zombies en busca de cerebros..."

Gizela dijo...

UFF!!!
Qué alivio leerte.
Pensé que sólo era yo y mi excesivo instinto de madre vieja, que me hacia ver esos programas, como la cámara de tortura, moderna.
Me siento aliviada, que gente joven, coincida conmigo.
Acabo de perder una cana jajaja
Muy buen post
Abrazos