PELICULEROS

sábado, 4 de abril de 2009

I´m gonna live forever, baby remember my name....


La de arriba es Jennifer Beals en la obra cumbre del horterismo, las lentejuelas y el ochenterismo en estado puro: Flashdance. Sobra decir que con esos adjetivos es más que obvio que a mí me encanta, que tengo el dvd en edición hipermegacoleccionista y que hasta me sé al dedillo la coreografía final de la pobre soldadora ante el jurado de la Academia de Baile al ritmo de Irene Cara. Y es que creo que la vida es más bonita si la ves desde los ochenta: te pones unos calentadores en los pies, te cardas el pelo un poco, te pones tus mejores hombreras y el mundo es tuyo.

En los ochenta las películas eran películas de verdad y la generación de Naranjito apendimos que se podía ser soldadora y bailarina al ritmo de What a feeling; que podíamos buscar tesoros piratas con nuestros amigos y llamarnos Los goonies; Cuenta conmigo nos enseñó que crecer es una mierda; todos deseamos perdernos en el jardín como en Cariño he encogido a los niños, lloramos como condenados por no tener un amigo marciano y cabezón como E.T. y sí, deseamos decir eso de "remember my name" al ritmo de Fama.

Y es que esta actualización viene al cuento de esa palabra que para las nuevas generaciones significa un reality show con veinte petardos dando botes, un claustro de profesores de risa y una jefa de estudios que es como una mezcla entre un travelo y Hillary Swank en Million Dollar Baby. Pero los veinteañeros que crecimos en los ochenta sabemos que no, que Fama significa eso de "la fama cuesta y aquí vais a empezar a pagarlo" y que la secuencia más petarda de la historia de los ochenta es poner un coche en mitad de la calle y hacer esto:


La película de Alan Parker contiene todas las virtudes y defectos de las películas de los ochenta, pero debajo de su aparente superficialidad no deja de esconder una historia demasiado triste y amarga sobre todos los colgados (porque no merecemos otro nombre) que nos queremos dedicar al artisteo...y brilla como pocas en secuencias como el abuso a Irene Cara en un cásting o el patético encuentro de dos actores con un tercero que les atiende en un restaurante cuando se supone que estaba triunfando sobre un escenario. Y el caso es que Fama vuelve con un remake que se estrenará a finales de año y que es el motivo de esta actualización: enseñaros el tráiler:


¿Qué es un pecado capital tocar uno de los clásicos más petardos e imprescindibles de los ochenta? Seguro...pero que queréis que os diga. Yo me muero por entrar en una sala y volver a escuchar aquello de "i´m gonna live forever, people remember my name...Fame!!" Un servidor tiene ya mono de volver a sentirse en los ochenta, con pocos añitos, mocos en la nariz y una madre con un peinado como el de la novia de Frankenstein...porque aunque la película sea de 1980 y yo naciera en el 82, mi querida madre tenía el VHS de la película gastado...y luego se extraña de que yo haya salido así....




6 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo, a pesar de ser de tu quinta, no soy demasiado del cine de los 80's. Nunca me han gustado Spielberg y compañia, pero vivan los musicales ochenteros!!!
Bueno, que vivan los musicales de toda la historia del cine...

Fdo. Un atrezzista (imagino que sabrás quién soy)

Jota dijo...

Ei, los musicales de los ochenta son geniales....que grande es miss Irene Cara....

y no sé quien eres que mi atrezista es mujer,je,je,je,je...

Jota dijo...

coño Jesús, mira que eres complicado...que soy muy cortito y tardo en pillas las cosas,je,je,je,je...

El otro día estuve currando en una peli con una Script de "El internado" pero creo que me dijo que se fue de la serie antes de que tú entraras...

Un abrazo!!

Anónimo dijo...

Jeje, sí, soy yo.
Yo en el Internado he estado muy poquito tiempo, sólo la cuarta temporada (y empezada...)
De scripts coincidí con Alejo y Geraldine.

Un abrazo! Ya me mandarás links de tus últimos trabajos, que desde "¿A quién te llevarías...?" no he vuelto a ver nada tuyo...

Jota dijo...

http://www.vimeo.com/interrumpidos

Ya me comentas que te han parecido...

un abrazo genio

Hedda dijo...

¡Qué ganas de verla!

Hedda