PELICULEROS

lunes, 23 de febrero de 2009

Sobre una gala para recordar por culpa de una tal Penélope...

Pues sí, me juré a mí mismo que sólo vería el comienzo de la gala y que en cuanto le dieran el Oscar a Heath Ledger me iría a la cama, ya que la gala amenazaba con ser más previsible que la de la edición de El paciente inglés. Pero soy debil y morboso y al final me quedé hasta el final...Aunque ya, a estas alturas del día, poco os voy a contar de la Gala de los Oscar, ya que los medios de comunicación ya han dicho bastante sobre esta gala histórica para los españoles. Así que simplemente os contaré lo que a mí me pareció más interesante:


-Hoy leeremos millones de críticas negativas sobre la capacidad interpretativa de Penélope Cruz. Que pena de país, no me imagino a los franceses haciendo eso el año pasado cuando la maravillosa Marion Cotillard se alzó con el premio a la mejor actriz. Penélope borda su papel de María Elena y nos regaló un discurso lleno de emoción de la de verdad. A partir de ahora, la señorita Cruz va a despegar hasta el infinito y más allá...y se va a hartar de cerrar bocas maquiavélicas y envidiosas.

-¿El mejor discurso de la noche? Sin duda el de Dustin Lance Black, mejor guión original por la mediocre Mi nombre es Harvey Milk. El chaval contuvo su pluma y dio una lección sobre cómo ser reivindicativo sin ser pedante. Chapeau por él y por su defensa de los derechos homosexuales en estos tiempos de retroceso y corrección política.

-Alguien debería asesinar a Hugh Jackman porque le pega un bocado a la moral de cualquiera: guapo, morboso, carismático, buen actor, fiel con el amor de toda su vida...y encima canta, baila y es capaz de llevar él solo el peso de la mejor Gala que se ha visto en años. Eso sí, ¿por qué tuvo que salir al escenario con los dos mongolos protagonistas de High School Musical? No hay nada más ridículo que una pareja que va de virginal cuando todo el mundo sabe (vía fotos e internet) que el único agujero de su cuerpo que permanece virgen es....ninguno.


-Bravo, bravísimo por el discurso de agradecimiento de la familia de Heth Ledger. Lo que podía haber sido un mar de lágrimas y de sensiblería facilona, se convirtió en toda una lección de saber estar y de agradecimientos de corazón. Muy emotivos los planos de los actores en la platea, todos al borde de las lágrimas. Heath Ledger ya forma parte de la historia del cine. Estés donde estés, te echaremos de menos Ennis del Mar.

-Kate Winslet es grande, grande, grande, grande. Y encima iba guapísima y era, de lejos, la estrella más real y de carne y hueso de toda la red carpet. Que no haya tenido NI UNA SOLA MALA ELECCIÓN en toda su carrera como actriz, lo dice todo de este animal cinematográfico. Un oscar que tenía que haber llegado con su primera película, la magistral Criaturas Celestiales, pero que corona ahora una carrera impecable que no ha hecho más que empezar.

-Como me temía, El curioso caso de Benjamin Button se fue de vacío con sólo tres premios técnicos. Pero tiempo al tiempo, la película de David Fincher será mucho más recordada dentro de unos años que todas sus competidoras.

-Muy buena la decisión de que cinco actores con premio dieran los galardones de interpretación, presentando cada uno a un nominado. Eso sí, se echaron de menos los vídeos de presentación.

-¿Por qué se le dio tantísima presencia a Wall-E en los vídeos cuando la Academia la había ninguneado a pesar de que era mucho mejor película que cualquiera de las cinco finalistas a mejor filme?

-Slumdog Millionaire es una justa ganadora pero algo me dice, no sé porqué, que dentro de unos añitos nadie se acordará de esta fábula mágica. Y, siendo sinceros y a pesar de que admiro desde Tumba abierta a Danny Boyle, ocho Oscar me parecen muy excesivos.


-El Oscar al mejor actor demuestra que Hollywood no perdona los errores del pasado. Mickey Rourke era el justo ganador de este premio y no un Sean Penn que a mí me resultó muy cargante....aparte del pequeño detallle de que no me creí en ningún momento su personaje de homosexual reivindicativo, sobretodo porque no basta con darle un pico a tu compañero de reparto cada hora de metraje. O se arriesga todo en estos papeles, señor Penn, o mejor escoge otra película para lucirte.


Poco más que añadir...yo me conformo con mi Oscar de plástico que corona mi estantería. Y si un día voy a la Gala prometo decir eso de: "I grew up in a place called Algodonales..."

2 comentarios:

Amador dijo...

Lo que viene a decir algo así como... señor alcalde, póngame una plaza coño!!! jajajajaja.

Gracias por el resumen, yo no lo pude ver, y felicidades por el Óscar, que sé que te hacía mucha ilusión ;-)

Un besote.

Jomve dijo...

No vi la gala pero vi a Pe y me confirmé en mi admiración por ella y por muchos de sus trabajos. Es una estrella en el buen y amplio sentido de la palabra. La única estrella española porque a Banderas le falta 'peso interpretativo' y Bardem no ejerce y probablemente hace bien.

Winslet es muy buena pero tampoco me parece lo nunca visto. Finalemente vi 'El asombroso caso...' y confieso que no me entusiasmó ni me conmovió mucho. La parte de look 'anciano' se me hizo larga y Kate Blanchett es una gran actriz pero en esta ocasión no le encajé bien en el personaje de la bailarina. Opiniones...