PELICULEROS

domingo, 1 de febrero de 2009

Sobre un gran descubrimento llamado Álvaro Cervantes...


El día de los Goya tengo la tonta costumbre de apurar para ir al cine a ver alguna de las películas que tienen presencia en la gala y que aún no he visto. Así que hoy he aprovechado para refugiarme en el cine del Diluvio Universal que está cayendo (juraría que incluso he visto a Noe con su arca desde mi ventana) y ver El juego del ahorcado del casi siempre excelente Manuel Gómez Pereira. La película aspira hoy al Goya al mejor actor revelación para Álvaro Cervantes...pero de eso hablaré un poco más abajo.

De entrada, cada vez me da más pena entrar en una sala a ver una película española y encontrármela medio vacía, que sólo faltan los rastrojos del Oeste. Y más cuando la película es un auténtico descubrimiento y mucho mejor que algunos de los engendros nominados hoy como mejor película (sinceramente, después de la anticampaña que estoy haciendo contra Los Girasoles Ciegos, espero que José Luis Cuerda nunca jamás lea este blog) Pero bueno, el caso es que hoy me he sentido como en el salón de casa viendo yo solo (la de años que hacía que no iba solo al cine y lo que me ha apetecido de repente hoy, oiga) esta fascinante historia sobre el paso de la adolescencia a la madurez, contada en clave de cine negro y, sorpendetemente, saliendo bastante airosa del entuerto.


Si sois lectores de este blog, ya sabréis que soy adicto a las historias de jóvenes (siempre que no nos retraten como subnormales obsesionados con meter y sacar) y sobre el tránsito hacia eso tan asqueroso que se viene a denominar como vida adulta. Y siempre me da coraje no encontrar una película que sea mínimamente decente sobre este tema. Pero la verdad es que desde la estupendísima AzulOscuroCasiNegro, no veía una historia joven que me llegara tanto como la relación obsesiva y el despertar al sexo entre David (un inmenso Álvaro Cervantes) y Sandra (una sorpendente Clara Lago) Sexo, muerte, celos, besos, secretos y obsesiones se entremezclan en El juego del ahorcado...y todo queda en su sitio.

Y lo que más me ha gustado de todo es la capacidad de la película para enseñarnos a una futura star de este nuestro país. Porque hay veces en que ves a un actor y te das cuenta de lo grande que va a ser. Desde Verónica Echegui en Yo soy la Juani, no veía a un actor joven comerse la pantalla de la manera en que lo hace Álvaro Cervantes, que roba cada fotograma en el que sale, le da mil matices a un personaje muy difícil, heredero directo del James Dean de Rebelde sin causa, y se convierte él solo en LA PELÍCULA, eclipsando todo lo demás. El señor Cervantes va a ser grande, muy grande, y sobra decir que será una injusticia como un piano (o sea, que teniendo en cuenta los premios de nuestro cine tampoco sería nada raro que pasara) que esta noche no se llevara el Goya al mejor actor revelación. Clara Lago también está genial en la película, y mira que iba predispuesto contra ella porque no me gusta nada, pero me tengo que tragar mi opinión y decir que está fantástica. Eso sí, no deje de pensar en toda la película, lo bien que le hubiera sentado el papel de Sandra y a mi idolatrada María Valverde.

Lo dicho, id corriendo al cine porque dentro de unos años El juego del ahorcado será recordada como la película que dio a conocer a Álvaro Cervantes.

No hay comentarios: