PELICULEROS

domingo, 8 de febrero de 2009

Sin palabras...


Sí, podría castigaros con un insufrible texto made in Javi sobre El curioso caso de Benjamin Button, hablaros pretenciosamente de las virtudes de esta obra magna del maestro David Fincher (hombre que no sólo despierta mi interés cinéfilo sino también otro más mundano y terrenal)...Podría aburriros durante horas de lo intensa que resulta la experiencia de ver la película en una sala de cine llena de gente echando mano a sus kleenek (yo lo hice a los 15 minutos de proyección y no paré hasta dos horas y media después), del extraordinario halo de peliculón clásico que desprende, de los fantásticos y maravillosos que están todos y cada uno de los actores (Cate Blanchet, como bien dice peibolchan, es lo que mi amiga Nicolasa Kidman pudo haber sido y nunca será), de lo bien que habla sobre la muerte y sobre cómo incluso nos puede ayudar a todos los que hemos perdido a alguien importante de nuestras vidas en los últimos meses. Podría rellenar todos los post de este blog y no se me acabarían los elogios para esta película que le da sentido a la palabra OBRA MAESTRA.


Pero todo lo que diga es poco...y cosas tan hermosas como el fotograma de la imagen de arriba, el extraordinario final y todas y cada una de las miradas entre Brad Pitt y Cate Blanchett, no se pueden explicar ni con todas las palabras del mundo. Simplemente hay que sentarse en una sala oscura y disfrutar del primer GRAN CLÁSICO (así, con mayúsculas) del cine del siglo XXI. Desde el 2000 ha habido otras obras maestras pero todavía no se había estrenado la película que un día se estudiará en todas las escuelas de cine y que mi hijo alguna mañana de domingo comprará con el suplemento dominical de algún periódico bajo el título de "Grandes clásicos del siglo XXI". Una acojonante experiencia de la que no se puede hablar, simplemente hay que verla y tener un multiorgasmo múltiple por culpa de todas y cada una de sus perfecciones.
Por mí, que gane todos los Oscar a los que está nominada el próximo 22 de febrero. Bueno, menos el de mejor actriz secundaria que tiene que ser para Miss Penélope Cruz.
El tráiler de esta maravilla:

5 comentarios:

Arash dijo...

Como bien dices, multiorgásmica hasta más no poder. Estéticamente hermosa. Yo también estoy sin palabras...

Jomve dijo...

He leido en varios foros comentarios sobre lo inexpresivo que está Brad Pitt en toda la película y también valoraciones mucho más bajas de conjunto. Pero, tras leer tu post, cambio mi intención y la iré a ver :)

Daniel dijo...

Yo la ví anoche y salí maravillado del cine! esta película ha conseguido lo q ninguna otra ha hecho. Nada más empezar ya tenía el nudo en la garganta. Es preciosa desde todos los puntos de vista: estético, interpetativo, argumental...

Una obra maestra como tu muy bien dices!

Mario deca dijo...

ÈStoy totalmente deacuerdo, a nacido un clásico,sin duda pienso que se llevará el oscar a la mejor película y espero que Brad se lleve el suyo correspondiente porque ya es hora de que se le reconozca lo gran actor que es( y no es por que sea mi favorito).¿Y qué decir de DAvid? De nuevo nos hace cala en nuestro ser, juega con nuestros sentimientos, hace que cuando ves una de sus tres joyas salgas totalmente en estado de chock de la sala de cine y con una mezcla de pena e ilusión, mi nota es un diez. saludos javi

Perséfone dijo...

Yo no lloro nunca y en una semana he llorado por dos películas, Camino y ésta. Indescriptible final.