PELICULEROS

lunes, 12 de enero de 2009

Por fin, el año de la Winslet...

Bueno, ya sabéis como va este blog. Pinchando aquí tenéis la lista completa de ganadores de los Globos de Oro, que se entregaron anoche, así que vayamos al sano y humano critiqueo.

Nuestra Pe se queda sin Globo por su desquiciada Maria Elena de Vicky Cristina Barcelona, pero bueno, se lo ha quitado ni más ni menos que la mejor actriz de la actualidad, Kate Winslet, así que esto lo perdonamos. Por cierto, esto demuestra el gafe que tiene mi amiga Nicolasa Kidman ya que no olvidemos que la Winslet ha ganado el premio a la mejor actriz de reparto por su papel en The reader, papel que curiosamente Nicolasa rechazó. Amiga Nicole, no te preocupes que el botox y yo seguimos confiando en ti.

Por otra parte, este es el año Winslet. Y yo sólo digo que ya le tocaba. Porque es una actriz valiente, arriesgada (sólo hay que verla en su complicadísimo papel de la estupenda y magistral Juegos secretos), con dos cojones para afrontar papeles dífíciles, con un olfato único para escoger papeles y la única actriz de la actualidad que garantiza con su presencia la calidad de la película. El Oscar se lo deberían haber dado por Eternal Sunshine of the Spotless Mind (me niego a llamarla por su ridículo nombre español) o Juegos Secretos, pero nunca es tarde si la dicha es buena. Y este año la dicha es doble: mejor actriz protagonista por Revolutionary Road (que ardo en deseos de ver, nadie como Sam Mendes para retratar las miserias de los americanos como ya demostró en American Beauty) y mejor actriz de reparto por The reader. ¡¡Olé tus ovarios y tus curvas Kate!!

El otro gran triunfador de la noche ha sido mi idolatrado Danny Boyle (al que ya se le debería haber reconocido como director por su impactante labor detrás de las cámaras en TRainspotting o 28 días después). En la imagen de abajo el feliz Boyle con sus Globos de Oro:
La película de Boyle, Slumdog Millionaire, se perfila ya como la gran favorita para los Oscar. Yo tengo muchísima curiosidad por ver este drama cómico sobre la historia de un joven hindú que gana la versión india de "¿Quién quiere ser millonario?". Los premios de mejor película dramática, director, guión y banda sonora avalan la película de Danny Boyle. Y yo más feliz que unas castañuelas.
El resto no dio demasiadas sorpresas: lo de Heath Ledger se veía venir desde el momento en que el actor se quita la careta de payaso en el impactante prólogo de El caballero oscuro. Yo no soy de los que piensan que sólo se lo van a dar por crear un momento tan emótivo y artificial como sólo Hollywood sabe hacer, pienso que se lo merece por su terrorífica reinterpretación de un mito del cómic. Coño, que el Joker de Ledger da un miedo brutal y pocos actores consiguen crear un mito instantáneo de una interpretación en la secuela de un blockbuster. Ledger, estés donde estés, el cine americano te echará de menos.
Y lo de Mickey Rourke como mejor actor me encanta. Creo que muchas veces se da de lado a los méritos de un actor simplemente porque en el pasado decidiera aspirar todo aquello que se pusiera por delante de su nariz. La resurreccion de Rourke está siendo grande gracias a su interpretación de un luchador de lucha libre en The Wrestler. Y yo con muchas ganas de verla, oye.
Nada más que comentar. Después de los Globos, empiezo a echarme a temblar ante la proximidad de los Premios Cutres-Goya y el previsible triunfo de lo peor que se ha estrenado en años, Los girasoles ciegos. Menos mal que siempre me quedará Kate Winslet.

No hay comentarios: