PELICULEROS

lunes, 29 de septiembre de 2008

Diario de rodaje Vol.3 (El Síndrome de Estocolmo)

Amanda, una de las chicas de producción del largometraje, me decía el otro día que lo que teníamos era síndrome de estocolmo a lo que añado que tiene que ser del tamaño de un piano. Es decir, el jueves pasado, último día de rodaje, a las 6 de la madrugada no podíamos evitar desear que la película terminara pronto porque 30 días sin parar nos había dejado un poco...exhaustos, hechos polvo, con horas de sueño atradadas, con unas ojeras que nos daban aspecto de zombies recién salidos de 28 días después...Y sin embargo fue oír el último ¡¡corten!! y ya echaba de menos lo que se ha convertido en mi primer trabajado remunerado en esa fábrica de sueños (y de vicio y drogas como diría mi madre) que es el cine...

Esta mañana he echado en falta levantarme a las 7 de la mañana para que Sinuhé me recogiera en la puerta de mi casa y nos fuéramos al rodaje, muertos de sueño pero con la cámara siempre en REC para ir dándole forma al making of del primer largo del director malagueño Rafael Robles "Rafatal", Los minutos del silencio. Y a pesar del cansancio acumulado me encantaría que el rodaje se hubiera alargado otros 180.000 días más. Lo dicho, un síndrome de estocolmo como un piano. Y es que son muchas las cosas que voy a echar de menos:

Adiós a las jornadas maratonianas de rodaje, al cátering del Centro Cívico, a las payasadas de Fele Martínez, al encanto de Silvia Rey, al buen humor de Alberto Ferreiro, a lo cachonda que es Terele Pávez...Adiós a la mítica frase de "Melina ¿me copias?, a las torrijas matutinas de Patri, al mundo interior de Gabi, al equipo encantador de producción, al encanto de Rafatal, a la espalda de Vicente que aparecía cada vez que empezábamos a grabar making of, a las mil historias de rodaje...Pero sobre todo adiós a las mil horas que he compartido con Sinuhé, Alberto y Laila con los que he convivido el último mes como si fuera "Gran Hermano". Como le dije a Lulu, la genial segunda ayudante de dirección: "qué chungo va a ser volver a la vida real después de este rodaje"

Aunque para Sinu y para mí aún no ha terminado el rodaje. Y no lo digo porque tengamos que montar las 20 horas que tenemos grabadas para dejarlas en 20 minutos de making of...No, no es eso. Lo digo porque el viernes tenemos que pagarle una cena a Laila, maquilladora de la película y, curiosamente, de mis cortos, por no haber reventado en el rodaje y haber arrancado más de una cabeza. Se portó como una campeona y se contuvo por lo que ahora toca apechugar por no haber confiado en su paciencia y pagar la apuesta en forma de cena que Sinu y yo hemos perdido...

Pero eso es otra historia para ser contada en otro día.

domingo, 28 de septiembre de 2008

Ha nacido una estrella


Es lo que tiene el cine español, que no tiene star system. Nada, es que no hay manera. En cuanto tenemos algún astro de estos que arrastra a la gente al cine y que garantiza la calidad en una película se produce la temida frase de que "en España no me dan buenos papeles" y a continuación el astro hace las maletas y se va a Hollywood donde todo el mundo sabe que los buenos papeles se regalan en las esquinas. Al paso que vamos la única estrella que ha permanecido fiel a este nuestro querido país ha sido Almodóvar y eso que ofertas para largarse no le han faltado. Bueno, y Anita Obregón pero a ésta yo creo que más bien es que la prohíben salir del país para que no nos deje en evidencia por ahí.

Verónica Echegui es de esos pocos casos en que sabes que ha nacido una estrella en cuanto le dan una oportunidad. Yo soy la Juani nos enseñó que a la chavala no le falta magnetismo ni capacidad de convertirse ella solita en LA PELÍCULA. Y es que la Juani no hubiera sido nada sin la voz ronca de la Echegui, su flequillo alisado, su aspecto de chica dura a la vez que de princesita y su talentazo como actriz. Todo en una. Qué grande es la Echegui. Nuestro desvalidado star system agradece de vez en cuando la aparición de peña como la Echegui, mi adorada María Valverde, el todoterreno Juan José Ballesta y un muy escueto etcétera porque no abundan demasiado gente como los anteriormente citados.
Verónica Echegui en Yo soy la Juani

Y como la presencia de la Echuegui es motivo más que suficiente para desplazarse hasta el cine, anoche Pili, Marcelo y yo nos fuímos derechitos a donde mejor se está en una noche de lluvia: una de las salas del Plaza Mayor donde proyectaban El patio de mi cárcel de Belén Macías. Y allí descubrimos una de las mejores películas españolas que nos ha dado este annus horribilis (para el cine español) 2008. A priori es una colección de tópicos de las películas carcelarias, y es que hay como en bótica, un poco de todo: la protagonista yonka e incapaz de recuperarse, la funcionaria de prisiones mala malísima, la funcionaria de prisiones buena buenísima, las bolleras, las navajas y los apuñalamientos, las reclusas cabronas que matan y pegan palizas, los bis a bis, la capacidad de superación, las drogas, el sexo y la muerte...Tópico tras tópico. Pero el caso es que funcionan las mil maravillas porque los tópicos no importan cuando hablamos de una película hecha desde las entrañas, sobretodo porque El patio de mi cárcel está contada a través de unas actrices en continuo estado de gracia. Impresionantes desde la primera hasta la última, de la siempre excelente Candela Peña (¡¡qué grande eres coño!!) a la aún por descubrir Natalia Mateo o el papel secundario de Blanca Portillo. Y por encima de todas, y mira que es difícil, sobresalen la Echegui y Ana Wagener, esta última impresionante en su papel de gitana de buen corazón y culpable de muchos de los golpes cómicos de la película.

Fotograma de El Patio de mi cárcel

Un dulce de película sobre lo puta que es la vida y las risas que hay que echarse para sobrellevarla. Por ahora lo mejor que llevamos en el cine español en lo que llevamos de año, a años luz de la horrible Los girasoles ciegos que encima nos representará en los Oscar. La Echegui cada vez camina con paso más firme hacia su lugar privilegiado en el star system español. Esperemos que tarde mucho tiempo en decir eso de que en España no le dan buenos papeles.







jueves, 25 de septiembre de 2008

Primer festival de "Varices"

Teaser poster de Varices

Bueno, bueno, bueno...Pues a pesar de que las Varices hacen que las piernas duelan como ellas solas las jodias, Marga (Mariví Carrillo), Ángel (Juanje Vargas), Bea (Macarena de Rueda), Raúl (Sergio Vega) y todos los clientes de esta peluquería de barrio han empezado a andar con paso firme y ya van derechitos a su primer festival de cine.

Varices ha sido seleccionado para competir en el Festival de Cine Fantástico de Málaga donde optará al premio al mejor cortometraje andaluz. Un primer paso dado por estos personajes a los que tengo tanto cariño que casi me parecen reales...Así que si queréis tener unas cuantas Varices y saber cuál es su origen sólo tenéis que pasaros por este festival del 6 al 14 de noviembre cuya gala de inauguración será presentada por Rafatal y Alaska. Por cierto, me voy corriendo que hoy es el final de rodaje de la película de Rafatal y vamos a poner punto y final a 30 días de mucho trabajo, mucho esfuerzo y mucho cine.


¡¡Recordad!! En Noviembre volveréis a tener Varices...Pinchad sobre el título si queréis ver el corto y dejad un pequeño post con vuestra opinión.


Mariví Carrillo como la enigmática Marga

miércoles, 24 de septiembre de 2008

Lluvia de verano

Creo que Juanje, Alberto y yo somos las únicas personas sobre la tierra que creemos que El camino de los ingleses es un películón y una obra poética sobre el paso de la adolescencia a la madurez (uy, que cursi y repipi me ha salido) La película del señor Banderas fue criticada a diestro y siniestro pero a mí me sigue pareciendo una excelente historia, un poco pedante pero muy, muy bonita (así, con esta palabra tan empalagosa) sobre el último verano como adolescentes de un grupo de jóvenes que descubre lo que es hacerse mayor a la sombra de unos meses calurosos que terminan con una noche de lluvia torrencial que les cambia la vida para siempre.

Si es que en el fondo soy un sentimental. En Málaga está pasando un poco lo mismo en estos días. Los meses insoportables de calor han dado paso en dos días de lluvia a un otoño gris que está viendo cómo nos hacemos mayores. Época de cambios absolutos. Hoy hace un día de esos asquerosos, grises y monocromáticos. Pero yo estoy que necesito salir a la calle a gritar y a reírme como un loco...Porque la lluvia me ha dejado el mejor regalo que me podía dejar.

Como en El camino de los ingleses una tarde de lluvia ha dado paso a mil cambios, sólo que esta vez son muy esperados, deseados y currados. Y hasta aquí puedo leer.

Os dejo con la secuencia, maravillosa, de la lluvia en El camino de los ingleses, dsifrutad de ella:




domingo, 21 de septiembre de 2008

Sobre actores de la familia


Guille, mi queridísimo técnico de sonido, me dijo el otro día que íbamos a tener que hacer virguerías para reunirnos una vez al año para rodar. El equipo de Interrumpidos Films, juntos desde hace ya 5 años en esta locura que es querer hacer cine, se hace irremediable y tristemente mayor y estamos empezando a sentir lo asquerosamente doloroso que es crecer. Más que nada porque estamos empezando a volar y a buscarnos la vida fuera de esta nuestra Andalucía. Que si un actor se me va a Madrid, que si mi actriz fetiche se me pira a los Ángeles, mi técnico de sonido y mi montadora a Londres, mi coguionista y encargado del vestuario se queda en Málaga, mi productor idem, yo mismo me voy en 9 días a vivir a la capital donde también se me va mi cámara...Vamos, que llevo dos semanas donde lloro un día sí, otro también y cuando paro es para sonarme los mocos de tanta llorera.

El señorito que aparece arriba en la foto, Andrés Suárez, ha sido uno de los chicos Interrumpidos más célebres y uno de los primeros que decidió lanzarse a ese paso obligado que es vivir una temporadita en Madrid para buscarse la vida con lo que mejor sabe hacer, ser actor. Mi historia con él es curiosa, se presentó al primer cásting para nuestro primer corto y casi lo elegimos pero al final me decanté por Chico García para que interpretara al atormentado César en Las últimas palabras de Kurt Cobain. Aquellos lejanos, torpes y horribles experimentos en dv que llamábamos cortos dieron paso a un intento serio de hacer cine, así que en 2006 decidí ponerme las pilas y dar forma a lo que sería mi primer trabajo con recorrido en festivales y premio, ¿A quién te llevarías a una isla desierta? Para el reparto final me traía de cabeza encontrar al protagonista, Eze. En el cásting que organizamos en la Escuela de Arte Dramático no hubo manera de encontrar a nadie con la química, el magnetismo y la tristeza que necesitaba para Eze. Así que hice lo que todo director hace en estos casos: tirarme de los pelos, desesperarme y convertirme en un drama king.

Y a todo esto recibo una llamada de teléfono, era Andrés diciéndome que había leído el guión (se lo pasó Chico quien ya tenía asignado el otro protagonista) y que quería hacer a toda costa el papel de Eze. Yo lo puse en duda, era demasiado guapo y exhuberante para un personaje que tenía que ser introvertido, poquita cosa y estar en un segundo término hasta que explota su secreto y acapara toda la atención. Pero Andrés me insistió como pocas veces me ha insistido un actor, estaba enamorado del personaje y quería hacerlo y demostrarme que podía interpretarlo. Desde luego que se lo curró, se lo machacó y se convirtió en el mejor Eze que podía haber encontrado, ahora no me imagino al personaje con otra cara ni con otra mirada. Me da mucha pena no haber tenido las tablas suficientes en aquella época para haberlo dirigido mejor y haberlo llevado hasta donde se merecía. Me quedé con unas ganas locas de repetir con él pero el niño se nos fue a Madrid y allí se quedó. Eso sí, es una promesa en firme ese día en que pueda volver a torturarlo con frases enrevesadas que al pobre se le atraviesan y es incapaz de decir.

¿Y toda esta parrafada a qué venía? Ah, sí. Que Andrés me pasó el otro día el enlace para ver su videobook y yo quería promocionarlo un poco desde aquí. Así que aquí tenéis a uno de mis chicos Interrumpidos favoritos:





sábado, 20 de septiembre de 2008

Sobre el señor bajito, feo y neurótico que se acuesta con su hija adoptiva...

El señor bajito, feo y neurótico que se acuesta con su hija adoptiva

Los profesores de mi facultad tienen tarea. Ya alguna vez discutí en clase con alguno de ellos sobre porqué nunca nos hablaban sobre Paul Thomas Anderson, David Fincher, Sofia Coppola u otros cineastas jóvenes que habian revolucionado el cine del nuevo milenio, ese del que los que estamos estudiando audiovisuales o cine ahora mismo va a ser del que más bebamos y aprendamos. Sin embargo, todos esos profesores nos muestran su admiración incondicional por el señor bajito, feo y neurótico que se acuesta con su hija adoptiva (es decir, Woody Allen), nos dicen hasta la saciedad que es un genio entre los genios, nos hacen escribir trabajos sobre él y nos hacen creer que el cine moderno termina con su figura. Obviamente, nadie nos dice que desde Balas sobre Broadway ( y eso fue en el 95) el director neoyorkino no ha vuelto a tener una obra maestra o ni siquiera una película digna de alguien a quien mis profesores llaman genio. Sí ha estrenado mucha mierda, muchas cintas mediocres y sólo ha brillado en Match Point (2005)...una muy buena película en diez años donde ha estrenado una cinta por año. ¿Genio? Yo diría más bien que es un genio en horas bajas, muy bajas.

Que conste que no quiero despotricar contra el señor bajito, feo y neurótico que se acuesta con su hija adoptiva. Me parece un execelente director de actores que brilló como pocos en los 70 y 80 a base de escribir diálogos como nadie. Pero siempre hay que mantener la objetividad y no creo que haya que chuparle la entrepierna a un director haga lo que haga sólo porque tiene un nombre. Estoy más que convencido de que a ciertos profesores les pongo una película de su última etapa sin créditos y se echan las manos a la cabeza...sin embargo ven su nombre al principio del filme y haga lo que haga ya es una obra maestra. ¿Perdona? ¿Me pueden mirar a los ojos y decirme que Scoop es una buena película, como afirmó en clase cierto profesor, y no una bazofia absurda y hecha sólo para mirarle las tetas a la Johanson por el combo?


Bueno, el caso es que soy débil como el que más y anoche no pude evitar la tentación de caer en el morbo más mediático y me desplacé hasta el único cine de Málaga donde proyectaban la V.O de la última película del señor bajito, feo y neurótico que se acuesta con su hija adoptiva, Vicky Cristina Barcelona. Y salí del cine gratamente sorprendido por haber visto una comedia inteligente, muy bien dialogada, excelentemente fotografiada (qué grande eres Aguirresarobe) y para nada ligera como dicen la mayoría de las críticas. A mí me pareció una muy dura y triste reflexión sobre la dependencia emocional de las personas, sobre el amor frustrado y sobre la insatisfacción crónica de la que solemos hacer gala a veces. Como muestra un botón, el diáogo que mantienen Cristina (una muy sosa Scarlett Johanson) y Juan Antonio (un Bardem más guapo que nunca):

CRISTINA: ¿Por qué tu padre no publica sus poesías?
JUAN ANTONIO: Es su manera de vengarse del mundo, escribe cosas preciosas y luego se las niega. Así se venga de la raza humana.

CRISTINA: ¿Por qué odia a la raza humana?

JUAN ANTONIO: Porque dice que en miles y miles de años aún no ha aprendido a amar.

Una preciosidad de diálogo, y como este muchos más. Pero lo más grande de Vicky Cristina Barcelona llega a mitad del metraje cuando aparece en escena ELLA, Penélope, y se hace dueña y señora de la película. Pocas veces en los últimos años se ha visto a una actriz comerse de tal manera la pantalla aunque sea en detrimento del propio filme porque a partir de su entrada todo pierde interés si ella no está en escena. Impresionante. Todos aquellos que siguen diciendo que la señorita Cruz es mala actriz que la vean como la desquiciada María Elena y si luego siguen pensando lo mismo...pues que me expliquen que carajo es una buena actriz porque yo me doy por vencido.

La espectacular entrada de Pe en la película

Así que señor Allen, hágase un favor a usted y a nosotros y deje de hacer películas como churros y dedíquese a rodar sólo aquellas historias que usted sabe que merecen la pena: Match Point, Vicky Cristina Barcelona...Que cuando usted quiere es muy bueno.
Eso sí, haceros un favor y ved la película en V.O porque es completamente absurdo verla en versión doblada.

martes, 16 de septiembre de 2008

Diario de rodaje, Vol.2

Esta semana hemos pasado el ecuador del rodaje deLos minutos del silencio, el primer largometraje de Rafael Robles Rafatal donde yo estoy encargado de la realización del making of y las entrevistas al equipo técnico y artístico junto a Sinuhe y Alberto Gómez.

Deciros que estoy disfrutando como un crío de dos años es quedarme corto. E insistir en que estoy aprendiendo más que con Espinete, los Lunnies y la plantilla entera de Barrio Sésamo juntos es ser ya un poco redundante. La experiencia está siendo brutal, enriquecedora, divertidísima y fascinante...me encantaría poder poneros mil fotos del rodaje pero quiero dejar ese privilegio a ese gran director que es Rafa.

Eso sí, no me podía quedar sin compartir en este mi rincón la experiencia de hoy. Y es que si un rodaje para mí es como un juego lo de hoy ha sido como cuando entrábamos de pequeños a la casa abandonada del huerto de Capachero y nos poníamos a contar historias de miedo a pesar de que nos cagábamos vivos. A las 8:30 de la mañana Sinuhé y yo llegábamos al Sanatorio Marítimo de Torremolinos donde vamos a grabar durante días algunas de las secuencias más importantes de la película. El jefe de producción nos manda al pabellón 1 y allá que vamos para descubrir un inmenso edificio abandonado desde hace más de 20 años y donde el equipo de arte ha hecho un trabajo espectacular al convertir parte de sus habitaciones en una reproducción exacta de un hospital de pueblo. Chapeau por ellos, sois grandes. Eso sí, no hemos podido evitar la tentación de explorar como críos toda la parte del hospital que aún sigue abandonada y Laila, Sinu y yo hemos emprendido una búsqueda que hubiera hecho las delicias de Iker Jiménez. Sobretodo cuando encontramos el área de maternidad y descubrimos imágenes como estas (a mí especialmente me dio pánico una especie de silla de hierro que parecía una reproducción exacta del garrote vil) :








Laila comenta que menos mal que no tenemos que rodar ahí de noche. La verdad es que el lugar pone los pelos de punta de día, no quiero imaginármelo de noche aunque la situación puede ser divertida: un equipo de rodaje de una película desaparece misteriosamente en el pabellón abandonado de un sanatorio. Mientras pienso esto no puedo evitar mirar una bañera cubierta de suciedad. Ves demasiadas películas de terror, me digo a mí mismo cuando mi imaginación se dispara. No tardamos ni diez minutos en hacer el gran descubrimiento: unas celdas de seguridad cubiertas de polvo y suciedad donde se supone que encerraban a los presos más peligrosos. El espectáculo es este:


Sinuhé atrapado en una de las agradables celdas


Más miedo aunque nos lo estamos pasando bomba. Una chica de producción se acerca a nosotros y nos comenta que el día anterior se pasó por el pabellón una mujer que estuvo ingresada de pequeña allí. Le comentó a los de producción que a los niños los ataban a las camas, les pegaban y los encerraban...A Laila y a mí nos cambia la cara, no puedo evitar preguntarle que a qué hora está previsto terminar de rodar en el pabellón. Ella me dice que a las 20:00, yo le respondo que si la cosa se retrasa y se nos hace de noche allí lo voy a pasar muy, muy, muy mal. Afortunadamente se respeta el plan de rodaje y Sinu y yo conseguimos salir del pabellón antes de que atardezca...

El rodaje sigue pero eso es otra historia para ser contada en otro momento...

El cine español va mal, el cine español va mal...

El cine español va mal, el cine español va mal, el cine español va mal...


Probablemente sea la frase más célebre de nuestra cinematografía. Y desde luego que a uno no le extraña nada cuando se despierta con la noticia de que las tres películas españolas pre-seleccionadas a los Oscar son: Los girasoles ciegos de José Luis Cuerda, Sangre de mayo de Garci y Siete mesas de billar francés de Gracia Querejeta.






¿Indignado? Mucho, mucho, muchísimo....Porque a uno le tocan los reales cataplines que nuestra querida Academia decida que las vacas sagradas de nuestro cine hacen obras maestras porque sí, porque su nombre (como L´Oreal) lo vale. Señoras y señores ¿estamos locos o qué? José Luis Cuerda es uno de los grandes (en todos los sentidos, en el artístico, en el personal y en el físico) de nuestro cine, en eso estamos todos de acuerdo porque sólo uno de ellos podría parir peliculones como Amanece que no es poco, El bosque animado o La lengua de las mariposas. Pero de ahí a considerar que Los girasoles ciegos es una buena película hay un gran camino porque la última película del señor Cuerda es una insufrible historia mal contada, mal llevada, mal realizada pero, sobretodo, cae en un pecado mortal como es estar pésimamente interpretada a pesar de contar con una cabeza de cartel que ya quisiera para sí el mejor director del mundo. ¿Qué clase de crítico puede decir que es una buena película cuando actorazos como Javier Cámara, Raúl Arévalo, Roger Princep o José Ángel Egido están horriblemente sobreactuados? Sólo la inmensa, maravillosa, fantástica, genial, sublime, hermosa y divina de la muerte Maribel Verdú consigue brillar en una de las cintas más mediocres que un servidor ha tenido la oportunidad de ver en mucho, mucho, mucho tiempo. Sólo una súplica: déjemos la guerra civil en paz a no ser que sea para darle una nueva visión como en aquella maravillada llamada El laberinto del fauno.

De Garci no hablo porque me enciendo. Si este hombre rueda una hora y media de un plano fijo sobre una moñiga de vaca seguro que los críticos de este país le aplauden como borregos diciendo que es un homenaje al clasicismo. Gracia Querejeta es la única del trío finalista que me inspira simpatía y que creo que sí ha logrado una muy buena película con Siete mesas de billar francés, espero que sea ella la que se lleve el gato al agua finalmente.



Blanca Portillo y Maribel Verdú en la película de Querejeta

Pero lo que más me jode de todo esto es que nuestra Academia ha vuelto a demostrar una vez más que no puede innovar, ni arriesgar ni ver más allá de los más rancios clichés del cine español. Porque sino no me puedo explicar que películas como [REC] no hayan sido preseleccionadas a pesar de contar con más de 30 premios en festivales nacionales e internacionales, de haber conseguido una brillante carrera comercial y crítica en todo el mundo y haber marcado un punto cumbre en la historia del cine fantástico español en el mundo. Pero alá, ¿qué más da si tenemos al Cuerda y al Garci?

No, si desde luego que nuestro cine tiene lo que se merece. Aunque no sé de que me extraño teniendo como presidenta de la Academia de cine a la pava repava de la González Sinde...

Indignado me hallo...

domingo, 14 de septiembre de 2008

Brrrrrrrrrrrrrrrrrrr de enfado

Edu dice que curiosamente no sé poner cara de enfado en las fotos a pesar de que todo el que me conoce sabe que mi mala leche, también conocida como la javi-ira, es legendaria. Pero más o menos la cara de arriba es la que se le queda a uno cuando se entera de cosas como lo que nos ocupa en esta actualización.


Resumamos. En Málaga se lleva haciendo desde hace 3 años un concurso de cortometrajes consistente en rodar una pieza breve con temática libre pero con la única condición de ser rodada en un enclave precioso de la ciudad como son los Baños del Carmen, un antiguo balneario junto a la playa (lugar, por cierto, donde estrenamos Un cuento de hadas) El año pasado nos invitaron a proyectar fuera de concurso mi cuento de superheroínas y yo acepté encantado porque el festival se celebra de noche, al aire libre, junto a la playa y con un ambiente de muy buen rollo. Hasta aquí todo bien. Anoche se celebró la III edición pero yo no pude ir porque....bueno, no busco excusas, porque estaba de fiesta con unos amigos. Pero ¡¡oh, sorpresa!! esta mañana me comenta un compañero de facultad, Serjismundo, que anoche se proyectó en el festival El hombre del saco. Todo perfecto sino fuera porque ni el director y guionista, o sea, yo, ni ninguna persona del equipo técnico o artístico tenía ni puta idea de la proyección. Es decir, que esas cosas tan monas que son los derechos de autor se ve que no importan...coño, por lo menos una llamadita al móvil para decir: ei, hola. Vamos a poner un corto tuyo en el festival, simplemente era para que lo supieras más que nada porque suponemos que detrás del corto hay un equipo que se dejó los cuernos rodando y a los que seguramente les encantará volverse a reunir para unas cervecitas y disfurtar de la proyección. Pues nada, lo dicho, que os paséis por el balneario la noche del sábado. Un abrazo, adiós.

Teniendo en cuenta que ni mandamos el corto al festival (obviamente no cumplía las bases de estar rodado allí) ni nadie nos dijo absolutamente nada de poyectarse fuera de competición...pues el cabreo y la javi-ira que tengo son más que comprensibles.

Ni divismos ni pollas. Estas cosas te cabrean porque hay mucho curro de mucha gente detrás de un corto y no me gusta nada que se nos ignore a todos a la hora de proyectarlo en cualquier sitio. ¡¡Qué para eso uno se deja su buen dinerito en el registro de la propiedad intelectual!! Ea, es que si no escribía esta actualización reventaba. Pero bueno, aprovecharé la situación para darle un poco de publicidad a El hombre del saco.



Probablemente sea mi trabajo menos logrado pero es, junto a ¿A quién te llevarías a una isla desierta?, el corto al que más cariño tengo. Porque costó mucho hacerlo y porque tenía unas ganas locas de hacer algo en mi género favorito como espectador: el terror. El hombre del saco empezó siendo un delirio gore pero acabó convirtiéndose en un cuento oscuro sobre los miedos infantiles y la incapacidad de los adultos para entenderlos. Y aún hoy sigue siendo uno de los rodajes donde mejor nos lo hemos pasado, encerrados durante 3 días en el gigantesco Centro Cívico de Málaga, con 5 niños que convirtieron la grabación en un juego inolvidable y la innegable diversión de rodar con litros de sangre y efectos de maquillaje de monstruos...Fue una experiencia divertidísima de hacer por todas las referencias cinéfilas que volcamos en 12 minutos, toda una declaración de amor a un género que de pequeño me aterraba y que ahora me fascina. Lo podéis ver pinchando aquí. Os dejo con algunas de las fotos fija del rodaje:


Una pequeña parte del equipo técnico de El hombre del saco


Los cinco niños protagonistas huyendo entre las sombras



Mariví Carrillo en una de sus secuencias más duras


Rodando la secuencia cumbre del corto, vol.1


Rodando la secuencia cumbre del corto, vol.2


Mariví Carrillo interpretando a Graciela








sábado, 13 de septiembre de 2008

90210


Por fin lo he conseguido...Me ha costado sangre, sudor y lágrimas pero el jueves por la tarde ya estaba disponible en mi querido pc el episodio piloto (con excelente calidad y subtítulos en español) de 90 minutos de (no me perdáis el respeto por esto) 90210, el remake-secuela-spin off de Berverly Hills 90210, o lo que es lo mismo, Sensación de vivir como la conocimos los pre-adolescentes españoles de principios de los 90.

Enfrentarse a 90210 supone un ejercicio de indudable nostalgia para todos los que éramos unos críos cuando conocimos a Bradon, Brenda, Kelly, Dylan and company. Y es que uno no puede evitar recordar las carpetas de cartón de la Superpop con las caras de los protagonistas, los cromos de la Pronto, los Ken con forma de Brandon que nuestras amigas se compraban, los viernes por la noche pegados a la televisión mientras nuestras madres chillaban histéricas porque eso que veíamos no era para niños...

Pero ¿qué nos cuenta 90210? Recapitulemos, la original Beverly Hills 90210 nos contaba la historia de la familia Walsh que se muda de la muy cateta Minnesotta a la glamourosa y superficial Beverly Hills donde sus hijos, los míticos Brandon y Brenda, estudiarán en un institituto hipermegalujoso y pasarán las horas muertas en el Peach Pit. Pues bien, 90210 nos cuenta la historia de la familia Wilson que se muda de la muy cateta Kansas a la glamourosa y muy superficial Beverly Hills donde sus hijos, Annie y Dixon, estudiarán en un instituto hipermegalujoso y pasarán las horas muertas en el Peach Pit. Sí, da gusto ver cómo los guionistas de Hollywood se ganan el salario a base de esfuerzo y creatividad. Pero no nos pongamos exquisitos porque para ver un producto como 90210 uno tiene que tener unas expectativas apuntadas en una lista e ir tachando lo que esperaba ver de una serie como ésta. Así que veamos cuáles son esas expectativas:

1. Ver a actores de 30 años interpretando a niños de ¡¡¡15 años!!! ( de hecho en el piloto se celebra la fiesta de 16 cumpleaños de la nueva mala malísima de la TV americana). Expectativa número uno superada con creces. Lo más novedoso de esto es que los actores que interpretan a padres y profesores seguramente se lleven en la vida real sólo unos meses de edad con respecto a los actores que interpretan a sus hijos y alumnos. Una bizarrada genial no superada ni por Al salir de clase . Aquí tenéis unos ejemplos:
Annie, la puritana y pueblerina protagonista


Naomi, la chica popular de profesión arpía


El profesor del instituto Beverly Hills (¡¡ja!!)


La madre (¿o hermana pequeña?) de Annie


2. Disfrutar de los más rancios clichés del género. Expectativa número 2 superada con creces también. En 90210 tenemos a la protagonista mojigata insoportable (Annie), a su hermano rebelde y malote (Dixon), al quaterback sin cerebro pero con buen corazón (Ethan), a la chica popular del instituto que promete convertirse en la mayor arpía del género y que obviamente es la novia del quaterback (el personaje de Naomí va a ser grande, muy grande, lo sé), a la chica malota y gótica que odia a la chica popular pero sólo porque de pequeñas eran superamigas y después la dejó de lado (Silver), a lo padres comprensivos y superenrollados que hablan con sus hijos de sexo y drogas (los padres de Annie y Dixon)...

3. Expectativa número 3: ver cada semana una retahíla de situaciones que rozan la ciencia ficción. Superado también. Tan sólo en el piloto podemos disfrutar de: hijos secretos, adicciones a las drogas, parejas que se ponen los cuernos, amores y desamores, amigas que dejan de serlo y juran por su bolso Dolce&Gabanna que se harán enemigas eternas, problemas con el alcohol, primeros besos...Y eso en tan sólo 90 minutos. No me digaís que la cosa no promete.

4. Y por último, uno espera cierta referencia a la añorada Sensación de vivir. Superado este punto también. La mítica Kelly (Jennie Garth) y su nariz cambiante reaparece en la serie como la orientadora hipermegaenrollada del instituto y madre soltera. También hace apariciones especiales Brenda (Shanen Doherty) a la espera de que la larguen cuando empiece a tirarse de los pelos hasta con el apuntador (no olvidemos que la actriz es despedida de toda serie donde trabaja por ser...bueno, dejémoslo en una chica difícil de tratar) Y el dueño del Peach Pit que no recuerdo como se llamaba pero que vuelve a poner cafés a los protagonistas. Ah, se me olvidaba, el personaje de Silver es la hermana pequeña de Kelly y, en consonancia con los nuevos tiempos, utilizará el blog para putear a los populares del insti (¡¡donde han quedado aquellas míticas notas en papel de la mano negra en Al salir de clase!!)

Llamadme hortera pero a mí me ha enganchado de mala manera. Ya tengo un buen motivo para superar mejor la espera hasta que se estrene la quinta temporada de Perdidos.

Os dejo con la promo de 90210:

jueves, 11 de septiembre de 2008

Aquel lejano 11-S

Las Torres Gemelas reflejadas por última vez

Lo recuerdo como si fuera ayer. Yo estaba viendo Friends en la cocina de mis tíos mientras le echaba un ojo a los apuntes de imagen fija del que me examinaba al día siguiente. De repente mi tío empezó a gritarme desde el salón: ¡¡Javi, ven corriendo que se ha estrellado un avión contra las Torres Gemelas, lo están poniendo en directo!! Yo me levanté corriendo y fuí al salón donde mi tío estaba de pie y nervioso mientras Matías Prats daba la noticia del supuesto accidente...Inocentemente pregunté: ¿qué está pasando? Lo demás es historia: el señor Prats histérico al ver cómo un segundo avión se estrellaba y él no esperaba a confirmar la noticia para gritar que aquello no era un accidente, el mundo enterado pegado a la televisión, un día en que creímos que iba a estallar la III Guerra Mundial y la acojonante sensación de que estábamos siendo testigos de algo que se estudiaría en todos los libros de historia como el hecho que cambió para siempre el mundo moderno.

Al día siguiente tuve que coger un autobus hacia Málaga para hacer mi examen. Quizás sea porque pienso en imágenes pero lo que más me impactó del 11-S fue subirme al bus y ver todo un océano de periódicos abiertos, uno por cada pasajero. Nadie hablaba, nadie comentaba, nadie se reía...sólo leían el periódico. Me cagué de miedo, me di cuenta de que aquello fue el primer paso de un mundo que se había vuelto completamente loco...

Desde enano siempre me he criado con una película. Cuando de mayor he ido visitando diferentes sitios siempre los he relacionado con una secuencia, con una imagen, con un personaje, con un diálogo...La Torre Eiffel era el símbolo de mil historias de amor, la Complutense de Madrid (sí, fue a verla sólo por eso) era el escenario donde Ángela sufría en Tesis, Escocia era donde William Wallace gritaba ¡¡¡libertad!!, el estado de Madison era donde Francesca y Robert se enamoraban....y el skyline de New York, con sus imponentes Torres Gemelas de fondo, era el escenario imaginario donde yo me imaginaba rodar algún día una historia de amor, de acción o una peli de superhéroes. Y aquel 11-S me di cuenta de que ya no iba a ser posible, que el hombre es capaz de las mayores atrocidades del mundo y de que el celuloide es el único recuerdo donde las cosas vivirán para siempre.

Durante mucho tiempo me imaginé que el ojo de Spiderman había sido el último en ver las Torres Gemelas, que había intentado salvarlas pero no había podido porque ni un superhéroe es capaz de detener algo así. Por eso aquí va mi más sentido homenaje cinéfilo a aquel acto que cambió el mundo tal y como lo conocíamos, la última vez que las Torres Gemelas vieron su esplendor en celuloide aunque jamás pudo ver la luz...el tráiler prohibido de Spiderman:

domingo, 7 de septiembre de 2008

¿Apuntes? ¿Qué apuntes?


Septiembre es duro. O más bien dicho, un auténtico coñazo. Pero bueno, una vez que aceptas que Sistemas multimedia es la típica asignatura que olvidarás una vez hayas salido del examen y que cuando cubras los escasos 20 metros que hay entre el aula y la cafetería ya no serás capaz de recordar ni el apellido del profesor (si es que a eso se le puede llamar profesor)...una vez que aceptas eso la cosa está en empezar a recopilar excusas con las que llenar esas horas en las que tú y tus amigos se supone que estáis haciendo algo útil.

La señorita de la foto, Mar, y yo (el que duerme plácidamente en su hombro tal y como si estuviera en una clase de Sistemas) decidimos hacer algo provechoso por nuestro futuro profesional este fin de semana. Dado que estudiar sistemas tiene la misma utilidad para mi futuro como pasarme el día sacándome mocos (incluso esto último es más útil ya que me permite respirar mejor), Mar y yo intentamos varias cosas:


Round 1 de estudio, viernes tarde:
Buscando la máxima tranquilidad para estudiar nos desplazamos hasta la Biblioteca General para alejarnos de dvd, amigos, internet, botellas de alcohol o cualquier cosa que no fuera un folio subrayado en diferentes colores cual bandera gay. Gran error, en la biblioteca general de Málaga se hace de todo menos estudiar...A la media hora de estar sentado ya estaba histérico por culpa del ruido de los taconazos de aguja de las chicas al pasearse por la sala: clok, clok, clok, clok...¿Cómo se puede ir a estudiar subida sobre 15 cms? ¿Y por qué van pintadas como si estuvieran estudiando para la profesión más antigua del mundo? ¿Y los tíos...? ¿Por qué van cómo si fueran al cásting de Queer as folk? Joder, de hecho creo que dos de ellos empezaron a hacerse ojitos y se fueron directos al baño uno detrás de otro...El pequeño puritano que llevo dentro no tardo mucho en despertarse y Mar y yo corrimos escandalizados fuera de aquel antro de perversión, lujuria y glamour llamado Biblioteca General.


Round 2 de estudio, viernes tarde-noche:
Mar se está quedando estos días en un precioso y coqueto piso de unos amigos que están de vacaciones fuera. El lugar perfecto para que podamos concentrarnos. Muy bien, sacamos los apuntes, nos hacemos café, hacemos una primera pausa para una segunda taza de café y nos ponemos a estudiar...No pasan ni cinco minutos hasta que descubro en la estantería del salón una película que llevaba mucho tiempo queriendo ver, The Host. Obviamente decidimos desconectar y ponérnosla, ya estudiaríamos por la noche. Por cierto, un auténtico despropósito de película que acaba siendo genial. Sólo os diré que es una mezcla delirante de Tiburón y Pequeña Miss Sunshine.




Round 3 de estudio, viernes noche:
¡¡Ostias Mar, si llevo en la mochila una película que te va a encantar, es la nueva película de mi vida!! A pesar de que tengo memoria pez, de ven en cuando a la puñetera le da por funcionar bien aunque no sea el momento más adecuado. Total, que después de recordar que llevaba en la mochila esa obra maestra llamada Across the universe decidimos que Sistemas Audiovisuales podía esperar hasta el sábado. Y le puse a Mar la historia de amor entre Lucy y Jude al ritmo de las canciones de Los Beatles. Cuando llegamos al final me volví hacia ella y le dije: en este punto de la película estaba llorando como un niño chico en el cine...No me dio tiempo a terminar la frase cuando vi como la pobre Mar estaba hecha una Magdalena. Y es que quien no se emociona al ver este pedazo de final:





Nos fuímos a la cama con el corazón encogido, la sonrisa tonta que te dejan las películas que son como un trocito de ti y la firme promesa de que al día siguiente seríamos unos empollones.


Round 3 de estudio, sábado mañana:
Nos despertamos tres horas más tarde de lo previsto, tardamos como una hora en desayunar y directamente nos obligamos a graparnos el culo a la silla para tragarnos esa tortura china de apuntes. A la media hora decidimos ponernos una canción para quitarnos estrés...así que saltamos por todo el salón al ritmo de esa adorable yonki llamada Amy Winehouse. Sólo una canción y nos volvimos a sentar. Diez minutos más tarde descubro que en la estantería mágica donde ya descubrí The Host también se encuentra mi disco favorito de U2: All the things that you can leave behind. No lo pude resistir y nos pusimos a todo volumen la canción más perfecta para pegarte un chute de buen rollo, el temazo que nos pusimos en mi piso todas las mañanas durante cuatro años para despertarnos e ir a la facultad:





Saltos y más saltos por el salón. Qué grande es Bono. Tanto buen rollo era incompatible con los apuntes de sistemas así que lo más lógico era ir a la playa a filosofar sobre la vida y nuestro futuro...


Round 4 de estudio, sábado tarde:
Al volver de la playa directamente decidimos ser sinceros con nosotros mismos y pasar de los apuntes...



Sí, septiembre es un auténtico coñazo.






miércoles, 3 de septiembre de 2008

Happy Birthday to you Mr. Paco

El muñeco articulado Paco Anaya en plena acción

¡¡Próximamente a la venta el muñeco articulado de Paco Anaya!!

El nuevo y fantástico G.Joe de Paco Anaya es el más completo muñeco articulado del mundo: para las niñas más hacendadas puede hacer de comer increíbles recetas a la vez que luce un primoroso delantal y guarda en el congelador un fantástico helado de crema catalana para el postre. Para las más mariliendres puede coser y crear muy coquetos trajes para vestir desde una princesita a una miss autoescuela 1963 o una puta de fantasía.

¡¡Pero también pueden usarlo los niños!! Los más guerreros podrán activar su botón de mala leche para cabrearlo y así romper todo lo que se ponga en su camino (especialmente dotado para destruir habitáculos secretos de gays diabólicos) Los más estudiosos también pueden usarlo como coguionista y así escribir con él fantásticos guiones a cuatro manos...eso sí, también podéis dejarlo escribir solo para crear fantásticas comedias al más puro estilo Paquito Anaya.

¡¡Y aún hay más!! Los más mayores podéis jugar con él a ver quién puede beber más. Y cuando el calor aprieta en la noche, también podéis descubrir la cara más verde del fantástico G.Joe Paco y ver como se convierte en una auténtica sex-machine.

No esperéis más y corred a por este fantástico juguete sólo disponible por tiempo limitado...

Ya en serio...hoy cumple 22 años una de las personas a las que más quiero, mi Paquito, que a veces me saca de quicio pero otras me lo quiero comer a besos. Culpable de parir conmigo esas historias surrealistas y locas que luego los dos convertimos en guiones. Y ya habéis visto lo completo que es.

¡¡Happy Birthaday to you Mr.Paco!!

Hoy te dedico esto con todo, todo, todo mi amor cinéfilo: