PELICULEROS

martes, 18 de noviembre de 2008

Sobre grandes historias de amor


Mis amigos dicen que tengo alma de pitopaúsico para ciertas películas...y razón no les falta. Mis múltiples defectos de fábrica incluyen una pasión desatada y absoluta por esas historias de amor bigger than life con una pareja de enamorados condenados a un amor imposible y tormentoso. Y sí encima hay un conflicto bélico de por medio, muchos aviones con bombas, la película dura más de 3 horas de duración y la la BSO incluye una canción de amor gritada con todas sus fuerzas por alguna diva de la canción...pues mejor que mejor. No lo puedo evitar, me apasionan. Supongo que la culpa la tiene mi madre por hacerme ver con ella de pequeño Lo que el viento se llevó asegurándome que trataba sobre un tornado que arrasaba todo a su paso.

Todo el mundo sabe que Titanic fue la última gran película de este estilo que Hollywood nos regaló. Algunos años después, Pearl Harbor intentó repetir, punto por punto, la fórmula pero se estrelló con la crítica aunque la película no fue, ni de lejos, el fracaso de público que nos quisieron vender en Europa. Pues bien, en diciembre se estrena la que promete ser la madre de este subgénero dramático en el nuevo milenio, la que grita a los cuatro vientos que va a ser la más espectacular, romántica, lacrimógena y menopáusica de todas estas películas: Australia del incomparable Baz Luhrmann.


Pobre Baz...no me gustaría estar en su pellejo. Tiene la dura misión de superarse a sí mismo después de habernos regalado (hace ocho años) la película que marcó a la presente y futura generación de espectadores, la visionaria Moulin Rouge (para saber mi opinión sobre tamaña obra de arte pulsar aquí) No me extraña que se haya cagado de miedo y haya esperado 8 años para volver a ponerse detrás de una cámara. Y lo hace con la historia de una aristócrata que se enamora de un granjero (supongo que el bueno de Baz no ha visto Memorias de África) en el contexto de la convulsa Australia de la II Guerra Mundial. Muchos aviones con bombas, atardeceres preciosos, besos románticos bajo la lluvia, sexo casto y puro y Nicole Kidman y Hugh Jackman haciendo de la nueva pareja romántica de la década.


Ni qué decir tiene que parece que Australia está hecha con un manual sobre cómo hacer grandes dramones con romance para ganar muchos Oscar. Y yo me pregunto ¿y qué? ¿Es que alguien no tiene ganas de ver esta historia de amor y volver a creer en la gran Nicole, a la que ahora parece que está de modo criticar y decir que es malísima actriz? ¿Es que alguien no tiene ganas de ver la secuencia obligatoria que incluye el contrato de Hugh Jackman por la cual tiene que enseñar sus abdominales en alguna parte de la película, sea cual sea el argumento o género?

No, ya en serio. Australia promete mucho cine del de antes, del que ya no se hace, como dirían nuestras abuelas. Cine épico y espectacular, de ese en el que entras a la película de día y sales de noche. Una historia de amor como Dios manda, que nos haga sacar los kleenek...Cine del que es un pecado ver en una televisión, del que hay que disfrutar en una pantalla gigante para volver a entender qué coño significa eso llamado "magia del cine"....


Y si no, siempre está el voto de confianza que hay que darle a Baz Luhrmann, probablemente uno de los directores más personales y admirados por mí de la actualidad.

Yo no sé vosotros, yo muero por ver Australia. Se estrena el 26 de diciembre en España. El tráiler:







4 comentarios:

Shura dijo...

'¿Es que alguien no tiene ganas de ver esta historia de amor y volver a creer en la gran Nicole, a la que ahora parece que está de modo criticar y decir que es malísima actriz?'


Estoy de acuerdo, en realidad Nicole es una grandísima actriz metida en proyectos de mierda. Así que lo que hay que criticarle es su capacidad de elección. Eso, o que es gafe.

Tengo muchas ganas de verla, pero aún más de que me comentes algo de 'La Princesa prometida' en plan oscuro que es The Fall...

Hedda dijo...

Nicole Kidman no es santo de mi devoción la verdad...
el único papel en el que me pareció realmente impresionante fue a las ordenes del gran Alejandro Amenabar en Los Otros por supuesto.

Tengo ganas de ver esta película la verdad pero con ella como co-protagonista me echa un poco para atrás... pero bueno, no soy una mujer de prejuicios.
Y si me encanta Seven y está Brad Pitt en ella, en fin.

Adoro Lo que el Viento se llevó... las comparaciones son odiosas; tengo ganas de verla y opinar.

De todas formas de este director la única película que me gusta es Romeo&Julieta con el gran DiCpario... ¡vaya tocho!

Buenas noches,

Hedda

Shura dijo...

AIEEEEEEEEEEEEEEE!!!!!!!!


http://2.bp.blogspot.com/_RrObyQ3XzcY/SSRxluKxBfI/AAAAAAAArlw/XBkUpcO-HVk/s1600-h/lost2.jpg

Oye-Juan-Kenobeo (El Maestro Jedi) dijo...

Un amigo mío que ya la ha visto me ha dicho que...

Bueno, mejor no lo digo.

:P