PELICULEROS

domingo, 2 de noviembre de 2008

Como Nicolas Cage en "Leaving Las Vegas"...


Cualquier persona que me conozca medianamente bien sabe que tengo una fobia incontrolable a las serpientes...Y cuando digo fobia es fobia. Sólo diré que soy incapaz de ver Anaconda o que Serpientes en un avión me dio más miedo que la bruja de Blair, la niña Medeiros y Michael Myers juntos. Pues una boa de 15 metros voy a tener que pedir que pongan en la puerta de la Fnac de Málaga para impedir mi entrada. Antes era muy fácil y podía poner de excusa que en Málaga no había para gastarme una millonada en películas cada vez que pisaba la de Madrid o Marbella. Era para aprovechar, me decía a mí mismo. Pero tener una Fnac a 5 minutos es algo que me obliga todos los días a practicar mi escaso autocontrol...

Normalmente el procedimiento siempre es el mismo. "Voy a darme una vueltecilla por la Fnac" me digo. Esa vuelta suele acabar con una media de 30 euros menos en la de por si maltrecha economía de Javi. Aunque suele merecer la pena si uno encuentra joyas como la edición especial de un peliculón como Leaving Las Vegas de Mike Figgis, director éste que me cae como una patada en mi santa entrepierna porque es de esos pedantes que considera que una buena película sólo está al alcance de una minoría intelectual y que el cine tiene que ser vanguardia estúpida y pedorra. Aunque se merece mis respetos por haber hecho una excepción en su carrera y haber parido esta obra de arte sobre la historia de amor entre un guionista que quiere suicidarse a base de ver cuánto puede beber y una puta guapísima con un corazón que no le cabe en el pecho. Todo ello iluminado por las luces de neón de Las Vegas y por una delicadeza y unos planos que ponen la piel de gallina...


Sí, ya sé que tengo debilidad por las putas. Quien tenga algún tipo de duda sólo tiene que echarle un vistazo a mi corto Un cuento de hadas. Pero pocas veces había visto en una película una puta como la Sera de Leaving Las Vegas. Elisabeth Shue da luz, alma y piel a un personaje que ya me marcó cuando vi la película en el cine con 13 años, ante la mirada atónita de mi madre que no entendía porque prefería ver eso en el cine antes que Jumanji. Y es que Sera es mucha Sera...y podría ver mil veces la escena en que se desnuda para dejar que el tequila baje por sus tetas y dárselo de beber a un pletórico Nicolas Cage que sólo quiere morir bebiendo. Supongo que ella es la culpable de que me enamorara de esas actrices que alguna vez en su carrera se calzan unas plataformas, se pintan los labios de rojo pasión y alquilan su talento para dar vida a una mujer que alquila su entrepierna.

¿Qué la historia de amor de la película es rara y autodestructiva? Puede...pero es que ser normal es taaaaaaaaaan aburrido. Y nadie dijo que el amor fuera normal.


Lo que pasó con Leaving Las Vegas es vox populi: éxito atronador de crítica y público, un Oscar al mejor actor para un fantástico Nicolas Cage (cuando se molestaba más en ser un buen actor que en ocultar su calvicie detrás de ridículas pelucas) y una nominación a la mejor actriz para Elisabeth Shue. Ese año lo ganó Susan Sarandon por Pena de muerte pero la señorita Shue nos dejó este regalo maravilloso en forma de puta con las lágrimas siempre asomándose a sus ojos pintados pero nunca cayendo...Una pena que perdiera el rumbo de su carrera y nunca jamás volvimos a ver su talento.
Os dejo con el pequeño homenaje en forma de canción que Amaral, o Amargal según mi compañera de piso, hizo a Leaving Las Vegas:

3 comentarios:

4nigami dijo...

Hola!
Pues nada, que llegué aquí de casualidad buscando a gente que tambén le gusta El Rey León por pasar el rato... Y me puse a ver tu blog... Lei esta actualización y la verdad es que ya tengo ganas de ver la peli de Living las Vegas... Jeje! Y me pasé por lo de tu corto de "Un Cuento de Hadas", y en fin, que es precioso... ahora voy a ver el de Varices ;)

En fin... Espero que no te moleste que me haya pasado a curiosear un poco, y que si quieres te puedes pasar por mi blog a hecharle un vistazo, aunque no tenga mucha cosa =)


Un saludo!

Pedro KPX dijo...

Nicolas Cage sólo está brillante cuando hace de sí mismo. Y es que le es imposible ocultar su cara de "tengo muchos problemas personales, tío" en 'World Trade Center' o incluso haciendo de motero chungo en ese bodrio llamado 'Ghost Rider'. Ni siquiera me lo creo sobreactuando en la flojita 'Snake eyes'. (Vamos a acabar soñando con las serpientes, que diría Silvio, ¿eh, Javi?)

Por cierto, creo que Figgis no sólo se merece nuestros respetos por 'Leaving', sino también por ser el inventor de ese artilugio que amas (amamos): el Fig Rig. ;)

Saludos.

Shura dijo...

A Elizabeth Shue no la hemos vuelto a ver el talento, ni a ella, que ya no se deja ver que yo sepa.

Ya podría tomar nota Nicolas Cage y desaparecer de las pantallas de cine durante una temporada, porque desde hace mucho tiempo no encadena más que mierdas, una detrás de otra, y basta que vea su nombre en un cartel para que prefiera ver llover.

Creo que ganó el Oscar, hizo Con Air y La Roca y luego mierda, mierda, mierda, repeat until fade away... Se puede comprobar en su filmografía en IMDB, todo caca.

Quiero una Fnac en Logroño, jo... que tengo que hacer los pedidos por internet...Este verano la de Málaga aún no existía, ¿no? De todos modos ya me dí una vuelta por la de Sevilla