PELICULEROS

martes, 14 de octubre de 2008

Mi querida isla desierta


Ocurrió como ocurren casi todas las cosas importantes a los veintipocos años: en un botellón. Un grupo de amigos habíamos salido a tomarnos unas copas a la Plaza de la Merced y a alguien se le ocurrió jugar a ¿a quién te llevarías a una isla desierta? Ya sabéis: hay que elegir dos nombres del grupo de amigos para salvarlos y llevártelos a una isla desierta. La cosa se complica cuando de esos dos tienes que sacrificar a uno para quedarte con sólo un nombre. Aquel juego, en apariencia estúpido, acabó desembocando en un auténtico desembuche de secretos y de rivalidades escondidas...Toda una masacre de sentimientos. Esa noche, camino de casa, una amiga me dijo: ¿por qué no escribes algo sobre lo que ha pasado? Hay una gran historia ahí...




El caso es que aquella proposición me pareció una idea excelente y empecé a darle vueltas hasta que aquello se convirtió en una auténtica obsesión para mí. Llevaba mucho tiempo buscando una buena historia con la que poder empezar a tomarme en serio esto del cine y por fin la había encontrado. El resultado de todo aquello fue ¿A quién te llevarías a una isla desierta?, un corto rodado con 300 euros, una fotografia precaria a más no poder, un equipo técnico de 5 personas y uno artístico de otras 5 (3 actores y 2 actrices), dos días de rodaje y veinte de postproducción. En otras palabras, una puta locura. El resultado me pareció bastante digno, muy en la línea del cine independiente con textura de vídeo que tango me gustaba y me gusta. Podía haber salido mil veces mejor pero el caso es que empezó a conectar con la gente mucho mejor de lo que yo me esperaba...y en los festivales tampoco le fue nada mal llegando incluso a conseguir el premio al mejor corto andaluz en el Festival de Cine Gay-Lésbico Andalesgai 2006. Le debo muchas cosas a esa isla desierta, entre ellas un viaje inolvidable al Festival de Cine de Aguilar de Campoo para presentarlo en la sección oficial a concurso, un viaje en el que Chico (protagonista del corto), Pili (montadora) y yo nos cruzamos España entera en coche en un fin de semana que vamos a recordar toda la vida.


De derecha a izq: Chico, Pili y yo en la presentación del corto en Aguilar


Aquella isla fue el principio de muchas cosas, eso desde luego. Para mí los personajes siguen siendo los más especiales que he escrito: Marcos, Eze, Celeste, Fran y Marta...casi me parecen reales de los mucho que les quiero. Y hace un año empecé a plantearme hacerlos protagonistas de mi primer guión para largometraje cuando ni siquiera sabía si se rodaría o no. Al menos sabía que sería un buen entrenamiento para ver si era capaz de escribir 120 folios que guardaran coherencia y un mínimo interés. Ásí que empecé a plantearme qué les había pasado antes de lo que te cuenta el corto y que les pasó justo donde los dejo al final. Pero no me llegaba a convencer lo que escribía...hasta que encontré la solución. Por aquella época Paco empezó a pasarme guiones suyos y me fascinó la capacidad para la comedia y los diálogos corrientes que escribía por lo que no me quedó más remedio que plantearle: vamos a escribir el guión del largo juntos, nos puede quedar algo genial o al menos nos lo pasaremos muy bien...Aunque en el fondo yo sabía que aquello o nos unía o nos hacía matarnos y tirarnos de los pelos en una lucha de egos salvajes y desatados. Afortunadamente nos unió. Mi tendencia al drama más desatado (es que soy un drama king, no lo puedo evitar) y la tendencia de Paco a la comedia nos unió en un punto intermedio que le dió a ¿A quién te llevarías a una isla desierta? un punto agridulce que a mí me encanta.

Laura Artola Chipi fue Celeste en el cortometraje
Andrés Suárez dio vida al tímido e introvertido Eze

Y el guión del largo salió solo...¿El resultado? Una historia generacional sobre un grupo de amigos que tiene que volver la vista atrás, al día en se iban a comer el mundo y que acabó cambiándoles la vida a todos. Un guión donde a veces queremos hacerte reír, otras llorar, otras mearte de la risa y otra congelar la sonrisa. Pero, sobretodo, 120 folios que han supuesto una de las mejores experiencias de mi vida. Ya lo dice Paco: este guión ha sido como sacarnos las tripas y las entrañas y ponerlas sobre la mesa para escribir. Un poco gore la definición, lo sé, pero muy acertada. Nosotros somos muy brutos, qué le vamos a hacer.
Pero lo más importante es que este guión empieza ahora una aventura que puede acabar sobre una pantalla de cine en 2010...una aventura que podrá salir bien o mal pero donde vamos a poner las pocas tripas que nos queden dentro...
Señoras y señores, empieza el viaje más fascinante de mi vida...

4 comentarios:

Hedda dijo...

Tengo tantas ganas como curiosidad de ver este corto tuyo pero es que no hay manera, ¡jo!

No me funcionan los enlaces...

Buenas noches,

Hedda

Juanje Vargas dijo...

Soy una de las personas (no sé si pocas o muchas) que he leído el guión de ese largo. Y sinceramente, me gustó muchísimo. No lo dije por cumplir ningún tipo de compromiso por la amistad que surgía entre nosotros cuando lo leí, y no lo hago tampoco por mantenerla ahora.
Me alegro que esa historia llegue a algún sitio porque te lo mereces, genio. Un abrazo desde Getafe.

Shura dijo...

2010, suena muy lejos, pero no te preocupes, que estas cosas tienen que tomarse su tiempo para acabar en un buen sitio.

Ánimo y mucha suerte.

Daniel López dijo...

Javi ya te he dicho muchas veces que a pesar de que las condiciones técnicas del corto no fueran las mejores, la historia es para mi de las mejores que he visto o leido por tu parte.

Estoy seguro de que os irá muy bien con el guión, ya que os habeis unido dos cabezas pensantes muy originales y amantes del cine.

Estoy deseando que llegue ese 2010 o cuando sea, para ver ese primer largo de Jota Linares y Paco Anaya.

Un abrazo.