PELICULEROS

viernes, 31 de octubre de 2008

La noche de las brujas


Hay que ver como hemos adoptado la fiesta de Halloween en España. En 2000, cuando llegué a Málaga, era casi ridículo ver a alguien disfrazado por la calle. Ocho años después, en mi bloque había ayer una nota circular pidiéndonos a los vecinos que compráramos golosinas porque los niños pasarían a pedir por las puertas disfrazados.

El caso es que a mí este proceso de americanización no me desagrada porque Halloween siempre me ha parecido una fiesta muy simpática y que me encanta. Será porque el terror es mi género favorito como espectador. Y hoy es el día perfecto para acoplarse el pijama, refugiarse debajo de una manta, escuchar como cae el Diluvio Universal y hacerse un auténtico maratón de cine de terror. Así que aquí va mi particular lista de de mis películas de miedo favoritas, esas que me acojonan hasta provocarme pesadillas y hacer que duerma tapado hasta la coronilla y sin sacar ni una mano fuera de las mantas vaya a ser que el hombre del saco me la pille.

Estas son mis películas de terror favoritas:

La noche de Halloween. Para mí la mejor película de miedo de la historia. Un clásico que creó escuela y que convirtió la elegancia en su seña de identidad, utilizando el plano secuencia como elemento pertubador y terrorífico. Vamos, que es escuchar los compases de la música de John Carpenter y cagarme vivo.


El proyecto de la bruja de Blair. O una de las experiencias más aterradoras de mi vida. Creo que es de las pocas veces que sólo he podido ver una película una vez porque no he conseguido repetir el visionado...es que no consigo aguantar los últimos 20 minutos, me echo a temblar cada vez que me acuerdo de las manos de niños sobre la pared.



Rec
. Yo no sé si al que se sentó a mi lado le gustó la película o no pero si sé que se lo pasó de puta madre sólo por verme gritando y escondiéndome detrás de mi cazadora. Salí temblando del cine. Terror puro y duro.

El Orfanato. Uno de los cuentos de terror más hermosos que he visto nunca. Emoción y miedo de la mano de una madre en un desgarrador viaje a los infiernos en busca de su hijo. Con este peliculón nació uno de los personajes más míticos de nuestro moderno cine: Tomás y su saco en la cabeza.


Alta Tensión. La mejor película de terror europea de los últimos 20 años. Los primeros 30 minutos son una experiencia única que pone los pelos de punta. Sangre, violencia, terror psicológico y pura genialidad. Para cagarse por las patas abajo, como diría mi madre.

28 semanas después. La demostración de que el cine de terror puede ser una excelente metáfora de la situación política actual. Una acojonante OBRA MAESTRA desde que empieza hasta que acaba.


Pesadilla en Elm Street.
Desde la segunda parte a la séptima, todas las películas son pura basura. Una lástima porque lastraron el recuerdo de la primera, una película de miedo con MAYÚSCULAS que aún hoy sigue dando pesadillas. El asesinato con Tina siendo arrastrada por la pared y el techo de la habitación aún no ha sido superado.

Yo intenté aportar mi granito de arena al mundo del cine de terror con el cortometraje El hombre del saco que podéis ver pinchando aquí:


En El hombre del saco, Graciela intenta olvidar una tragedia refugiándose en su trabajo en el turno de noche de un centro de menores. Una noche cualquiera los niños parecen estar inquietos y asustados por el hombre del saco. Graciela intenta convencerles de que eso sólo son cuentos para niños y que esas leyendas no existen. Y ya se sabe que los adultos siempre tienen razón...¿o quizás no?

María Jaime en El hombre del saco


Feliz Noche de las Brujas a todos...

No hay comentarios: