PELICULEROS

jueves, 30 de octubre de 2008

¿Boogie Nights a la española?



Voy a zanjar rápido el tema más polémico de este post. En los últimos días siempre se ha producido la siguiente conversación:

JAVI: Tengo muchísimas ganas de ver Los años desnudos.

AMIGO /COLEGA/ DESCONOCIDO: Uy, pues yo no pienso ver una película donde salga la Mar Flores.

Cualquier persona con la que hablara del tema me decía lo mismo. Pues bien, Mar Flores lo hace francamente bien en la película, no desentona en absoluto, tiene un papel dificilísimo que aprueba con nota, sus primeros planos son pura tristeza y el único pero es el que tiene cualquier actriz que tenga al lado a la grandiosa Candela Peña, que ésta le hace sombra a cualquiera.

Punto y final respecto a este tema. Sinceramente, he visto peores actuaciones de actrices supuestamente muy respetadas y profesionales. No me quiero remitir a los terriblemente mal y sobreactuados que están los actores de la bazofia que nos va a representar en los próximos Oscar.

Ahora hablemos de Los años desnudos, la mejor película de los muy mediocres, en mi opinión, Dunia Ayaso y Félix Sabroso. Y es que este dúo de directores no ha dejado de imitar, para mal, al Almodóvar de los 80 desde aquella estupidez sin sentido llamada Perdona bonita pero Lucas me quería a mí. Con Los años desnudos, sin embargo, consiguen una muy buena película donde el petardeo queda en un segundo plano, justo detrás de tres prodigiosas actrices (incluso Goya Toledo está bien y mira que es mala la jodia) que bordan sus papeles de mujeres usadas y tiradas por un tipo de cine, el clasificado "S", que utilizó las tetas y los culos como símbolos del paso a la democracia.

La película no nos cuenta nada nuevo: tres aspirantes a actrices viven el auge y decadencia de un tipo de cine, conocen el éxito y el fracaso. Entre medio ya se sabe: drogas, sexo, prostitución, abusos, embarazos y un vistazo a las bambalinas más oscuras y ocultas del séptimo arte. Todos estos tópicos contados con mucho cariño hacia los personajes y con una estética y una BSO excepcionales, lo que la hace sobresalir por encima de la media. Eso y, repito, tres actrices que se dejan el alma y la piel, nunca mejor dicho, en dar verdad a tres mujeres que se quejan de que no las tratan como tal.



El único problema de Los años desnudos es que sus directores se piensan que el público español no ha visto la grandiosa obra maestra de finales de los 90, una película que en España apenas tuvo repercusión pero que hay que reivindicar ya pero ya. Estoy hablando, por supuesto, de la genial Boogie Nigths de mi idolatrado Paul Thomas Anderson.
Para que os hagáis una idea, Boogie Nights trata sobre al auge y caída del cine porno en la década de los 70 y los primeros 80. Un grupo de actores y directores conviven entre drogas, sexo, el sida y toda una radiografía de un país, EEUU, que quizás no estaba preparado para tanta libertad. Pues bien, Los años desnudos trata sobre el auge y caída del cine "S" para adultos durante la década de los 70 y los primeros 80. Tres actrices conviven entre drogas, sexo, el sida y toda una radiografía de un país, España, que quizás no estaba preparado para tanta libertad.
Curioso ¿no? Pero ya la repera es la secuencia en que Eva (Mar Flores) empieza a pegarle patadas a un hombre que la insulta y la intenta magrear. Un plagio descaradísimo de la secuencia de Boogie Nigths en que Roller Girl (Heather Graham) patea a un chico que la ha insultado e intentado magrear. Plano por plano copiada. Eso sí, sin la violencia y el sentido del cine del señor Thomas Anderson.
Pero bueno, en este annus horribilis del cine español dejaremos pasar estos detalles porque la verdad es que disfrute mucho de Los años desnudos a pesar de que creo que 20 minutos más de metraje le hubieran venido de maravilla para no contar tantos años de manera tan precipitada.
Eso sí, qué grande es Candela Peña. Candela es Dios disfrazado de mujer pequeñita y con la voz cascada. Candela es grande, así de simple. Creo que sólo hay tres actores con los que me encantaría trabajar en un futuro cercano: Eduardo Noriega, María Valverde y la gran Candela. Pocas actrices tienen unas lágrimas tan bonitas como ella, una facilidad para ser dura y vulnerable a la vez y una capacidad innata para arañar el corazón del espectador. Candela, te quiero y sé que te tengo escrito el papel de tu vida. Call me.

El tráiler de Los años desnudos:

No hay comentarios: