PELICULEROS

martes, 16 de septiembre de 2008

El cine español va mal, el cine español va mal...

El cine español va mal, el cine español va mal, el cine español va mal...


Probablemente sea la frase más célebre de nuestra cinematografía. Y desde luego que a uno no le extraña nada cuando se despierta con la noticia de que las tres películas españolas pre-seleccionadas a los Oscar son: Los girasoles ciegos de José Luis Cuerda, Sangre de mayo de Garci y Siete mesas de billar francés de Gracia Querejeta.






¿Indignado? Mucho, mucho, muchísimo....Porque a uno le tocan los reales cataplines que nuestra querida Academia decida que las vacas sagradas de nuestro cine hacen obras maestras porque sí, porque su nombre (como L´Oreal) lo vale. Señoras y señores ¿estamos locos o qué? José Luis Cuerda es uno de los grandes (en todos los sentidos, en el artístico, en el personal y en el físico) de nuestro cine, en eso estamos todos de acuerdo porque sólo uno de ellos podría parir peliculones como Amanece que no es poco, El bosque animado o La lengua de las mariposas. Pero de ahí a considerar que Los girasoles ciegos es una buena película hay un gran camino porque la última película del señor Cuerda es una insufrible historia mal contada, mal llevada, mal realizada pero, sobretodo, cae en un pecado mortal como es estar pésimamente interpretada a pesar de contar con una cabeza de cartel que ya quisiera para sí el mejor director del mundo. ¿Qué clase de crítico puede decir que es una buena película cuando actorazos como Javier Cámara, Raúl Arévalo, Roger Princep o José Ángel Egido están horriblemente sobreactuados? Sólo la inmensa, maravillosa, fantástica, genial, sublime, hermosa y divina de la muerte Maribel Verdú consigue brillar en una de las cintas más mediocres que un servidor ha tenido la oportunidad de ver en mucho, mucho, mucho tiempo. Sólo una súplica: déjemos la guerra civil en paz a no ser que sea para darle una nueva visión como en aquella maravillada llamada El laberinto del fauno.

De Garci no hablo porque me enciendo. Si este hombre rueda una hora y media de un plano fijo sobre una moñiga de vaca seguro que los críticos de este país le aplauden como borregos diciendo que es un homenaje al clasicismo. Gracia Querejeta es la única del trío finalista que me inspira simpatía y que creo que sí ha logrado una muy buena película con Siete mesas de billar francés, espero que sea ella la que se lleve el gato al agua finalmente.



Blanca Portillo y Maribel Verdú en la película de Querejeta

Pero lo que más me jode de todo esto es que nuestra Academia ha vuelto a demostrar una vez más que no puede innovar, ni arriesgar ni ver más allá de los más rancios clichés del cine español. Porque sino no me puedo explicar que películas como [REC] no hayan sido preseleccionadas a pesar de contar con más de 30 premios en festivales nacionales e internacionales, de haber conseguido una brillante carrera comercial y crítica en todo el mundo y haber marcado un punto cumbre en la historia del cine fantástico español en el mundo. Pero alá, ¿qué más da si tenemos al Cuerda y al Garci?

No, si desde luego que nuestro cine tiene lo que se merece. Aunque no sé de que me extraño teniendo como presidenta de la Academia de cine a la pava repava de la González Sinde...

Indignado me hallo...

6 comentarios:

estudiantesalbordedeuntaquedenervios dijo...

Nene ayer vi la de Los girasoles...Y si me dices que Maribel (si grande) no esta SOBREACTUADISIMA...que venga DIOS Y LO VEA!!EN serio, no me fiaba mucho de ti...pero al final te voy a tener que creer!
QUE MALA!Yo creo que la han montado como ciertas personas escogen su vestuario!
Sinceramente, estoy viendo que la van a mandar...porque somos asin!
Y lo de REC, querido, tu sabes que discrepo!La peor peli del año pasado SIN DUDA!XD

Tenemos que hablar sobre tu despedida!

Jomve dijo...

Me molesta darte la razón no porque seas tú :), sino porque creo que lo del 'cine español está mal' a menudo es una especie de coletilla obligatoria y además tiene connotaciones políticas que no comparto. Pero en este caso lo de los 'Girasoles' no tiene justificación alguna y de Garci no puedo ni hablar con calma por lo insufribles que me parecen sus películas. Como tú, espero que se la lleve Gracia Querejeta

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo con Jomve,la frase de "el cine español va mal"... es un lloriqueo que hay que repetir constantemente para mamar de la teta del gobierno.Se lamentan de ganar varios millones en vez de varias decenas de millones,es así,cuando a un trabajador medio le costaría unos tres años ganar lo que gana un director mediocre en un mes y medio,y ojo no me quejo porque a mí me interesa,a todos los que estamos en este mundillo nos interesan esas cifras alocadas, es más, me alegro de que se embolsen millones,pero por favor que no lloren.
Aunque otra cosa también diré: el cine español no va mal ,pero tampoco va todo lo bien que debería ir...y la culpa es de los de siempre y por lo de siempre:por cobardía.En España somos cobardes,no nos atrevemos a innovar sobre nuevos productos y obras que puedan revitalizar el mercado...y una buena muestra de ello es la elección de las pelis para los Oscar...año tras año digo...
Me quedo con Siete Mesas como favorita aunque no he visto la de Garci, ejem.
Gracia se lo merece.
Por cierto la Verdú y Raúl Arévalo hacen doblete asi que con seguridad acaban seleccionados...que guay, pues creo que ya se le ha dado muchas oportunidades a Garci en los Oscar y esta vez no se va a comer nada.
Eso suponiendo que al final la Academia de los Oscar acabe cogiendo una peli española...

Un saludo
Kike

www.fotolog.com/lobo_films

Jota dijo...

Querido /jomve...ya te echaba de menos por aquí. Y es un placer volver a leerte, sobretodo para una cosa en la que ¡por fin! estamos de acuerdo.

Supongo que habréis visto que opino como vosotros, Kike y /jomve, sobre que la coletilla de nuestro cine es un lloriqueo innecesario y absurdo pero que, lamentablemente, es cierto (o al menos eso opino) Y no por nada, sino porque nos empeñamos en seguir creyendo que una película buena equivale a cine social con mucha pena y muchas lágrimas. De ahí que nuestros cineastas sean capaces de innovar y si alguno lo hace es ignorado por la crítica y por la Academia. Porque no me digáis que lo de la pasada edición de los Goya no fue para echarse las manos a la cabeza. La estupendísima [REC] fue ignorada en premios como mejor película, mejor director (la dirección de esa película es magistral y mucho más difícil que películas como "La Soledad") en favor de bodrios pseudointelectuales que se pajean a sí mismos como "La soledad". Y luego los del negocio se preguntan porque la gente no va a ver películas españolas...

Lo que más fastidia es que está demostrado que cuando la Academia se da cuenta de que tiene que apoyar a los nuevos directores que innovan el resultado es muy positivo. Porque habría que preguntarse donde estaría el amigo Amenábar sino hubiera arrasado por sorpresa en aquellos Goya del 96 con "Tesis", película que fue un fracaso y que pegó el pelotazo con toda la publicidad extra de los Goya...

En fin, sigamos con nuestros dramas sociales y nuestro cine intelectualoide a ver donde llegamos...

Un abrazo...

Oye-Juan-Kenobeo (El Maestro Jedi) dijo...

Los Cronocrímenes, [REC] y La Habitación de Fermat debía haber sido la tríada de preseleccionados.

Pero no, Garci, que sólo ha estrenado la película en Cuenca (verídico), debe de estar. Película que por cierto ha pagado INTEGRAMENTE Telemadrid.

Si al final siempre son los mismos los que se retroalimentan, si en el mundo del cine al final somos cuatro putas y un tambor.

Jomve dijo...

Aclaro que no comparto los lloriqueos ni las connotaciones políticas para las ayudas porque creo que ese es el punto que más hay que mejorar: la forma de conceder las ayudas y también las ayudas a los jóvenes directores. No estoy en contra de lo que llamáis 'cine social' porque el cine debe reflejar muchas cosas y también esos problemas. Aunque comprendo que os impacientéis a menudo comprobando que se ayuda poco a los que tratan de innovar. Pero aquí y en todos lados el dinero privado se arriesga muy poco y debería ser el dinero público el que arriesgara más. Aunque es fácil de decir eso y cuando fracasa un proyecto ayudado siempre hay personas insaciables y malintencionadas que ponen a parir a los que han 'tirado el dinero del contribuyente' en proyectos que no tienen éxito de taquilla. Por eso deberían tratar de nuevo de acordar un sistema de ayudas que no rechace el PP, si es que eso es posible. Confieso que no conozco la solución.