PELICULEROS

lunes, 28 de julio de 2008

Y se vio "Varices" por primera vez...

Edu y yo presentando Varices el pasado jueves 24


Probablemente sea la pregunta que más me han hecho desde el jueves: ¿qué tal el estreno? Y la respuesta, como si me la hubiera aprendido de memoria, siempre es la misma: muy bien, en nuestra línea. O hemos despertado pasiones u odios, no me ha pillado por sorpresa. A la gente que le ha gustado le ha entusiasmado y le ha emocionado y a los que no pues se quejan de lo de siempre: la cámara se mueve mucho y el corto desconcierta demasiado hasta que te enteras de lo que está pasando.

Es decir, exactamente lo que me esperaba. Ni más ni menos. Ya me figuré que con cada historia nos iba a pasar lo mismo desde que presentamos en 2006 (sólo han pasado dos años y a mí me parece una eternidad) ¿A quién te llevarías a una isla desierta? y el corto empezó a ser seleccionado en festivales. Y ya entonces nos dijeron desde que la historia tenía magia a que era aburrida y simple, desde que era de lo mejor que se había visto a que se le podía haber sacado mucho más partido. Yo me quedo con una carpeta de mails donde guardo los correos de más de 30 personas que se molestaron en escribirme para darme las gracias por la historia y por lo que cuenta, llegándome a decir que les había cambiado un poco y les había animado a ser valientes para dar un paso decisivo. Con Un cuento de hadas y El hombre del saco me pasó exactamente igual así que no veía motivo ninguno para que la cosa fuera a cambiar con Varices.

Viendo las reacciones de la gente en la sala supe que el corto estaba cumpliendo, para bien o para mal, lo que pretendíamos Paco y yo desde que escribimos el guión: desconcertar, sorprender y, en los espectadores donde se habían conseguido las dos sensaciones anteriores, emocionar. Eso sí, conseguimos sorprender y que muchos nos pidieran un segundo visionado para poder captar mejor ciertos detalles que adquieren un nuevo significado la segunda vez que se ven. De lo que pase a partir de ahora ya no tengo yo la culpa, Varices está en la calle y está empezando a ir a festivales, a mí ya sólo me queda dar las gracias y esperar a ver qué pasa con esta pequeña historia de peluquerías, peluqueras, clientas y secretos que no se dicen pero se saben...

Eso sí, siempre me ha gustado creer que el corazón y el alma de mis cortos son los actores. Y estoy encantado con las críticas estupendas que me están dando de todos y cada uno de ellos. Así que mil gracias a Mariví, Juanje, Macarena, Sergio, María, Paqui, Yaye, Antonia y Fabrice por dejarse caer en mis manos, aguantar mis neuras y dar forma y corazón a Varices. Sois grandes...


No hay comentarios: