PELICULEROS

martes, 17 de junio de 2008

El último mago del cine


Los que tenemos hermanos pequeños (aunque sea uno, como yo) sabemos que no se sorprenden absolutamente por nada de lo que vean en una pantalla de cine. Están absolutamente inmunizados a efectos especiales, explosiones, bichos mutantes, naves espaciales y demás parafernalia del séptimo arte. Ellos nacieron en la época en que a nosotros se nos abría la boca de la sorpresa por última vez al ver algo que jamás creíamos que veríamos: el hundimiento en todo su esplendor del Titanic. Era el comienzo del cine del nuevo milenio y el fin de la inocencia para toda una generación de espectadores, los mismos que en 1994 nos sentábamos en el borde del asiento y abríamos muchos los ojos mientras veíamos como un Tiranosaurio Rex atacaba un coche con dos niños dentro. Era Parque Jurásico y el comienzo de un nuevo cine en que todo era posible gracias a la magia de los ordenadores…

Soy de esa generación para los que una película era más que eso, era una experiencia única y que marcaba tu vida. La primera vez que vimos al T-1000 salir entre las llamas y solidificarse; la de veces que nos tapamos los ojos para no ver cómo Alien babeaba ácido; todos los dinosaurios que adornaron nuestros dormitorios porque Parque Jurásico marcó un antes y un después en nuestra manera de ver películas...Y ahora se nos ha ido el padre de todas estas criaturas, el último mago del cine, el gran Stan Winston

7 años de lucha contra un cáncer terminaron ayer con la vida del genio de los efectos especiales…para el recuerdo nos deja una colección de monstruos, alienígenas, situaciones imposibles convertidas en realidad y magia digital. Y para los de mi generación nos deja el mejor recuerdo que un niño puede tener del cine: haber asistido a una película donde veíamos por primera vez algo que nunca jamás se había hecho.


Gracias por todo Stan Winston que estás en los cielos...


2 comentarios:

jomve dijo...

Resulta curioso comprobar una vez más que los blogs los lee poca gente. Y en tu caso, que tienes un concurrido fotolog, todavía más. Probablemente se debe a que en el fotolog tus visitantes no escriben, chatean. Este es otro nivel y como en el cine, tú lo ya lo has alcanzado porque el otro no te basta. Suele resultar más difícil mantenerlo porque las motivaciones cambian, lo sé por experiencia. Pero si entre tantos blogs de cine hay uno que esté justificado, es el tuyo, porque lo conoces muy bien y porque lo vives. Los demás solemos ser aficionados, curiosos o cinéfilos de los que hay multitudes. Pero creo que tú llevas el cine en ti. Un saludo

Shura dijo...

Ya sabía yo que te expresarías así de bien ^^

Tienes toda la razón sobre las 'películas acontecimiento'... sin darnos cuenta, a finales de los 80 y durante todos los 90 hubo películas de ese estilo, que nos marcaban. Ahora todas lo intentan, sin disimulo comercial (me parece bien), pero les falta precisamente enseñarnos algo 'nunca visto', tarea en la que Stan era experto.

Confío en Avatar, de James Cameron, aunque como sea una especie de Beowulf, me voy.

Hasta siempre Stan, y gracias por enseñarme dinosaurios vivos y creíbles.