PELICULEROS

jueves, 12 de junio de 2008

Bienvenidos al cine del nuevo milenio, bienvenidos a las series...

Ya lo sabréis todos, el 20 de junio las chicas de Sexo en Nueva York desembarcan en los cines españoles después de haber destronado al mismísimo Indiana Jones del primer puesto de la taquilla estadounidense. Carrie and company volverán a pasearse por las calles de la Gran Manzana luciendo modelitos y demostrando lo feministas que son y lo liberadas que están porque hablan de sexo (porque de practicarlo y enseñar carne poquito o nada) sin tapujos y como hombres. Un mes después, el 25 de julio, Mulder y Scully volverán a enfrentarse a misterios sobrenaturales y a intentar descubrir la verdad que, como todos sabemos, está ahí fuera. Expediente X 2 llega 10 años después de la primera parte y con los dos actores originales que convirtieron a la serie en una de las más míticas de la historia de la televisión, sólo que ahora están más viejos, más experimentados y con la gran duda de si sus fans, entre los que me encuentro, aún sienten curiosidad por saber todos los tejemanejes que esconde el Gobierno de EE.UU. Dos series de gran éxito ahora en pantalla de cine...¿contradicción? Puede, aunque como me dijo hace poco un buen amigo: Bienvenido al cine del nuevo milenio, bienvenido a las series.



Sólo hay que echarle un vistazo a la cartelera de cine para que te entren unas ganas tremedas de correr hacia tu tele más cercana y refugiarte en las series, la mayoría con una calidad mil veces mejor que cualquier película de éxito. Así es normal que las series acaben en las salas de cine para aliviar a los pobres cinéfilos y su hambre de buenas historias. Y que conste que no soy nada seguidor ni defensor de Sexo en Nueva York, me pasa lo mismo que con Queer as folk, ambas series me parecen dos pretextos absurdos para conseguir audiencia gay (y es que a Carrie y sus amigas las siguen más público homosexual que mujeres heterosexuales) con la promesa de ser un producto escandaloso y transgresor. Me río en su cara de estos adjetivos, quien quiera ver algo escandaloso de verdad, hecho con base y con sentido del riesgo que eche un vistazo a Irreversible de Gaspar Noé, todo un peliculón hecho con dos reaños muy bien puestos y que no deja indiferente a nadie. Y es que quien se escandalice por ver a cuatro treinteañeras hablando de cómo practican el sexo oral es que tiene un problema muy grave. Pero bueno, no se puede negar que la serie ha creado tendencia, ha marcado un antes y un después en la televisión y ahora salta a la gran pantalla con éxito de público y masacare de la crítica incluidos. Este es el tráiler:

Que las series actuales son cine 100% no se pueden negar. Sólo hay que echar un vistazo a los capítulos de Mujeres Desesperadas, Héroes, Prison Break y sobretodo Perdidos o, lo que es lo mismo, esa maravilla hecha serie gracias a un cerebro prodigioso que ha creado un juego endiabladamente adictivo, inteligente y único. Hay que disfrutar cada segundo de cada capítulo para comprender porqué los supervivientes del vuelo Oceanic ya son como uno más de la familia. Igual que todos acabamos siendo íntimos amigos de Phoebe, Joey, Mónica, Rachel, Chandler y Ross. Por cierto, no me extrañaría nada que los seis amigos de Nueva York acabaran pasando por las pantallas de cine para enseñarnos cómo es su paso a los 40.
Pero lo tengo que reconocer...mi serie favorita siempre ha sido Dawson crece. Sí, ya sé que era ridículo poner a unos veinteañeros haciendo de quinceañeros y que éstos hablaran de la vida y la muerte como si fueran filósofos de la Grecia antigua. La serie siempre caminaba peligrosamente entre la ñoñería y la seriedad pero el caso es que la historia del chico que sueña con ser cineasta, Dawson, y su paso al mundo adulto acompañado de sus amigos siempre me emocionaba, me hacía lagrimear un poco y se me antojaba un poco autobiográfica. Y ni que decir tiene los mares de lágrimas que me provocó el último capítulo del que me estuve recuperando una semana.
Os dejo con el final del episodio piloto donde se puede ver en todo su esplendor la ñoñería (es decir, lágrimas y balada pop a todo volumen para estrujar la fibra sensible del espectador) que tanto me gustaba. Os lo resumo: Dawson es un chico de 15 años que sueña con ser como su ídolo, Steven Spielberg. Su mejor amiga, Joey, le advierte de que sus hormonas están cambiando y que ya no pueden ser amigos porque acabarán enamorándose. Dawson afirma que eso es imposible pero Joey le pregunta que cuántas veces se masturba...él no quiere contestarle, ella le dice que no pueden hablar de esas cosas porque son chico y chica, no amigos. Joey sale corriendo hacia su barca (porque la serie está ambientada en un idílico pueblecito con lago incluido) y en el último momento Dawson se asoma a la ventana para gritarle: "¡¡Todas las mañanas antes del show televisivo!!" En ese momento el temazo "I´ll stand by you" de The Pretenders sube el volumen a toda hostia, Joey sonríe mientras llora y cortamos a negro para créditos...
¿Ñoño? Por supuesto...pero es taaaaaaaaan bonitoooooooooo....

No hay comentarios: