PELICULEROS

miércoles, 13 de febrero de 2008

My gift is my song

Es la película perfecta, el sitio al que siempre acudir cuando estás alegre, trisite, eufórico, melancólico, con ganas de comerte el mundo o de tirar la toalla...

La vi por primera vez una tarde de martes entre semana, en el viejo multicines América que ya ni existe y donde las entradas costaban más baratas; tenía encanto ese sitio aunque los brazos de los sillones estuvieran rotos, oliera mal y los servicios dieran miedo y terror...aquel era el lugar donde fuí por primera al cine en Málaga, recuerdo que vi "La comunidad", y donde pasé noches y películas inolvidables con los que se convertirían en las personas más importantes de mi vida.

Aquel martes entré a ver esa película porque me la habían recomendado esa misma mañana en la cafetería de la facultad...cuando las luces del América se apagaron se abrió un telón rojo en la pantalla y apareció el símbolo de Twenty Century Fox a ritmo de can can...y ya nada volvió a ser igual. A mitad de la proyección Ali y yo rompimos a aplaudir con lágrimas en los ojos ¿el motivo? Esto:




Aún sigo emocionándome como un crío pequeño cuando veo como Christian se gira hacia Satine y le dice:




Todavía hoy cuando me asaltan dudas de porqué quiero dedicarme a esto, como hoy, simplemente recurro a la segunda balda de mi estantería y elijo Moulin Rouge...

No hay comentarios: